Diálogo con un comerciante especulador

(Denuncia de un ciudadano que ejerció su derecho de contraloría social)
(El deber ser de un ciudadano y de INDEPABIS)
César Prieto Oberto*

¡Buenos días, señorita!, soy el señor que estuvo aquí la semana pasada interesado en comprar una nevera, un microondas, una lavadora y una cocina. Aquí tengo anotados los precios, consulté con mi mujer y traigo el cheque a nombre de la empresa.
¡Caramba señor, tendrá que hablar con el dueño, los precios han cambiado! Él está alli en la oficina.
Buen día señor, soy el que estuvo aquí la semana pasada, hablé con Ud. Y me dio los precios de los electrodomésticos que me quiero llevar. Aquí traigo el cheque, pero me dice la empleada que los precios acaban de cambiar.
Así es, acabo de subir los precios, usted sabe, la devaluación, con eso han cambiado los fletes, en mayo subirán el salario mínimo, ya sabe que la unidad tributaria pasó de 90 a 107 bolívares, los gastos administrativos, el papeleo, el pago al contador, todo está subiendo...
¡Señor, por favor, yo no vengo del monte! Esos artefactos están apartados desde la semana pasada, de manera que usted no ha pagado por ellos con bolívares devaluados, ni con nuevos costos los fletes, ni los sueldos, ni los gastos administrativos, ni la luz, ni el condominio, nada....
¡Usted parece que no sabe nada del comercio! Yo tengo que pagar los gastos de reposición, con lo que tengo que comprar los nuevos artículos que seguro vienen aumentados, usted sabe, todo aumenta...
Señor, yo voy a llamar a INDEPABIS, porque esto que usted está haciendo se llama especulación. Usted no puede sacar del bolsillo de los clientes eso que usted llama reposición. Eso es la inversión que usted tiene que hacer. Usted, cuando abrió y puso a funcionar este negocio, lo hizo con un préstamo del banco que ya pagó con todo e intereses, recuperó el capital invertido, ha hecho sus ganancias con lo cual ha crecido este negocio. Con esas ganancias, o con un nuevo préstamo usted tiene que comprar la nueva mercancía, no con el dinero de nosotros los compradores. Eso que está haciendo es una especulación, lo cual es un delito y los que cometen delitos son DELIIINCUEEENTEEESS, y los delincuentes deben estar en la cárcel. ¡Alóoo, ¿INDEPABIS?
Síiii, INDEPABIS, A LA ORDEN.
Señor, le estoy llamando desde la tienda EL OFERTÓN, aquí en la Avda.10 con calle 74 de Maracaibo, le llamo por un caso de especulación.
¡Ya vamos para allá! ¿Nos espera, por favor?
Sí, como no.
A los veinte minutos llega una delegación de INDEPABIS
Buenos días, el dueño de este negocio, por favor. Señor, ¿es usted quien nos llamó hace unos minutos?
Sí, señor, soy yo. El dueño del negocio está en aquella oficina.
Buenos días, señor ¿es usted el dueño de este negocio? Somos funcionarios de INDEPABIS y venimos a atender una denuncia.
Sí señor, yo soy el dueño, ¿en qué puedo servirles?
Tenga la bondad de facilitarme los papeles de propiedad del negocio, las planillas de liquidación de impuestos, la lista de los precios de adquisición y venta de todos la mercancía que usted vende aquí, y por favor, me muestra la mercancía con los precios marcados. Eso por lo pronto. Señorita secretaria, por favor, levante acta del procedimiento-

Una vez hecha la inspección, y constatados los sobreprecios y la consiguiente especulación, se levantó el acta respectiva, se ordenó el cierre preventivo del negocio y se entregó boleta de citación al comerciante especulador.


cepo39@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4208 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a159910.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO