El pueblo sabaneando una bombona de gas

Este domingo, cuatro horas en una cola y llevando sol inevitablemente me hizo recordar los momentos del paro petrolero. En aquel tiempo las colas por la gasolina y por el gas fortaleció la conciencia de la necesidad de derrotar a los indolentes de las necesidades fundamentales del pueblo, quienes en jornadas de bailoterapia en la Plaza Altamira parecían celebrar por adelantado la “segura caída del Comandante Chávez”. En aquel tiempo los guarimberos y saboteadores se convirtieron en los seres más repudiados por las comunidades populares. Ahora y a pesar del esfuerzo que hace PDVSA- Gas Comunal volvemos a sentir la misma rabia e indignación contra los mismos personeros indolentes y escuálidos, que navegando en esa corriente del saboteo le están privando del servicio del gas a gran parte de la gente del pueblo.

Que se acabe el gas en un hogar es una calamidad porque después de haber solicitado desde hace 15 días, un mes o más la bombona a la empresa surtidora y no recibir respuesta satisfactoria  hay que iniciar la búsqueda de la bendita bombona en las estanterías, pero la respuesta siempre es la misma: “no hay”, “el camión tiene más de un mes que no pasa”, “vaya a que el señor x, allí seguro que consigue”. Resulta ser que el “señor x” viene con el camión cargado, lo estaciona en el garaje de su casa e inicia la venta por supuesto a sobreprecio. El “señor x” sí consiguió gas en la empresa surtidora, allí su contacto es eficiente, el pueblo no tiene contactos. Desde la cola veíamos al “señor x” como al salvador de la patria, no vale la insolación o el tiempo invertido, no importa la humillación o el saqueo a tu bolsillo, lo importante es que ya tienes la bombona. En la cola oímos la maldición pareja y el lamento por la situación vivida, recordándole la progenitora a los de las empresas surtidoras del gas, nudo crítico identificado por el pueblo como los causantes de los males. Si el “señor x” consigue gas y hace operativos en su casa ¿por qué las empresas  que tienen el gas no hacen lo mismo en las comunidades? ; Claro, es probable que el contacto eficiente del “señor x” no le interese esos operativos y menos trabajar sábado o domingo para calmar la angustia del pueblo.

Todavía existen los saboteadores y los guarimberos en PDVSA-Gas Comunal. Este pueblo votó por el Presidente Chávez porque quiere bienestar, tranquilidad, eficiencia y calidad en los servicios. Está dispuesto, como lo está haciendo, a manejar los camiones, colocar estanterías, formar empresas de propiedad social para socializar la distribución del gas y ampliar la cobertura del servicio. Pero los saboteadores y guarimberos parece son los que  deciden y por la imagen que muestran no les importa la necesidad y menos las angustias por las que atraviesa el pueblo sabaneando una bombona de gas.

Hablando de eficiencia y calidad socialista, creo que es un reto para la gerencia (pero la revolucionaria) de PDVSA-Gas porque el reto de la gerencia escuálida siempre será la misma, sabotear la gestión del Comandante Chávez. Ahora, el pueblo se pregunta, ¿cómo es posible que todavía exista tanto ineficiente dirigiendo procesos claves para garantizar que el pueblo tenga la satisfacción de seguir construyendo el modelo socialista bolivariano? 

scamachocastejon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1496 veces.



Salvador Camacho


Visite el perfil de Salvador Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a154476.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO