Gobierno egipcio reprime las protestas tanto islamistas como laicas

Veinte islamistas egipcios, entre ellos 14 mujeres, fueron condenados a prisión por pertenecer a la ilegalizada Hermandad Musulmana, mientras que fiscales ordenaron la detención de más de 20 manifestantes laicos por violar una nueva ley antiprotestas.

En Alejandría, 14 mujeres y seis hombres fueron condenados a penas de 11 y 15 años de cárcel, respectivamente, y otras siete mujeres deberán esperar a la mayoría de edad en un centro de detención juvenil por ser miembros de la Hermandad Musulmana, una organización considerada "terrorista" por el gobierno de facto.

Las jóvenes menores de edad tienen entre 15 y 16 años, mientras que las que fueron condenadas a penas de cárcel no superan los 22, informó Mustafa al Jatib, vocero de la Hermandad Musulmana.

La organización islamista impulsó la candidatura presidencial de Mohammed Mursi después de la caída de Hosni Mubarak, en 2011, fue su principal apoyo durante su año en el poder y se convirtió en punta de lanza de la oposición contra el gobierno de facto que derrocó a Mursi con un golpe cívico militar el 3 de julio pasado. El gobierno de facto egipcio aprobó una ley que limita dramáticamente el derecho a la protesta, lo que provocó el rechazo de los sectores tanto islamistas pro Mursi, como de manifestantes laicos

Hace dos meses, el gobierno cívico militar ilegalizó la organización, la calificó de "terrorista" y arrestó e imputó a cientos de militantes y dirigentes islamistas, logrando finalmente desalentar masivas manifestaciones callejeras contra el golpe que se extendieron durante varios meses.

El domingo pasado, el gobierno de facto egipcio aprobó una ley que limita dramáticamente el derecho a la protesta, lo que provocó el rechazo no sólo de los sectores islamistas pro Mursi, sino también de manifestantes laicos que pelearon por la caída de Mubarak en 2011 y apoyaron el golpe contra Mursi dos años después.

La agencia de noticias oficial Mena informó hoy que la Fiscalía egipcia ordenó el arresto de dos hombres que lideraron las protestas contra Mubarak, el líder del movimiento de jóvenes 6 de abril, Ahmed Maher, y el bloguero Alaa Abdel-Fattah. Los dos serían acusados de violar la nueva ley.

Según la Fiscalía, los dos activistas habrían convocado "sin autorización" una protesta realizada ayer contra la ley antimanifestaciones en la que cientos de egipcios intentaron llegar a la sede de la Cámara Baja del Parlamento y fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

La policía arrestó a 28 manifestantes, y la Fiscalía anunció hoy que prolongará por cuatro días la detención de 24 de ellos para investigar los cargos que se les imputan.

En un comunicado difundido hoy, la Fiscalía explicó que los manifestantes "cantaron consignas críticas contra el Estado", se negaron a disolver la protesta, "interrumpieron el tráfico y afectaron los intereses de los ciudadanos". También los acusó de atacar a un policía y quitarle su teléfono celular.

Lejos de calmar los ánimos en la calle, los arrestos y las nuevas órdenes de detención contra dos reconocidos manifestantes laicos provocaron hoy nuevas manifestaciones en el centro de El Cairo.

Cientos de jóvenes se concentraron en la plaza Talaat Harb para volver a pedir que se derogue la nueva ley que limita el derecho a protestar. Lo hicieron al grito de "Ministerio del Interior son matones" y "La revolución continúa".
"Este es el espíritu de la revolución contra la Hermandad Musulmana y el gobierno de los militares", afirmó el periodista independiente Ahmed Abdin.

En su página de Facebook, el Ministerio del Interior egipcio dijo que la protesta de hoy contó con su permiso, aunque no especificó quién pidió la autorización, algo que, según la nueva ley, debe hacerse con al menos tres días de anticipación.

Pese a que los jóvenes del movimiento 6 de abril y otros manifestantes laicos siguen reivindicando la caída del presidente islamista Mursi, los aliados del mandatario derrocado ofrecieron hoy su solidaridad con los jóvenes reprimidos y detenidos ayer.

"Estas escenas trágicas de ataques a los activistas, con esa arrogancia de las fuerzas de seguridad que refuerza su completa impunidad, recuerda al régimen de Mubarak y su tiranía", aseguró en un comunicado Hamza Zawaba, vocero del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de la Hermandad Musulmana.

Aunque los islamistas están lejos de ganarse la simpatía de los sectores laicos, el gobierno de facto intentó hoy volver a explicarse y emitió un nuevo comunicado para defender la nueva ley.

La vinculó con "la guerra contra el terrorismo", denunció que hay sectores que quieren "debilitar al Estado" y prometió actuar con "firmeza y fuerza" para que "la libertad no se convierta en caos".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2785 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter