Suben de tono ante la indignación popular y el silencio del gobierno

Italia: La derecha fascista prosigue sus ataques racistas contra la ministra de Integración

Cecile Kyenge, ministra de Integración de Italia

Cecile Kyenge, ministra de Integración de Italia

Credito: AFP

Roma, julio 5 - No se aplaca la polémica desencadenada ayer en Italia por el insulto racista que el vicepresidente del Senado, Roberto Calderoli, le dedicó a la ministra de Integración, Cecile Kyenge, de origen congoleño y piel negra.

Calderoli, uno de los más destacados líderes de la Liga del norte, comparó ayer a Kyenge con un orangután, desencadenando una tormenta política y numerosas críticas. Pero hoy otro miembro de la Liga, Daniele Stival, asesor para la inmigración de la región Veneto, ha vuelto a las andadas.

"Estamos profundamente indignados por los términos ofensivos utilizados por Calderoli con una criatura de Dios como es el orangután. Consideramos vergonzoso que se pueda comparar a un pobre animal indefenso y sin escolta con un ministro congoleño", escribía Stival en un post con la imagen de Cecile Kyenge colgado en su página de Facebook, que ya ha hecho desaparecer pero del que existen fotos que demuestran su existencia.

Stival, como ya ocurriera con el propio Calderoli, ha tratado de defenderse asegurando que se trataba sólo de un chiste. "Era sólo una broma, una de las muchas que hago y que cuelgo en Facebook. Me he dado cuenta de que era pesada y me he disociado de ella borrándola", se justificaba. "A mí la política de esta ministra no me gusta, y en ese frente me mantengo en mis posiciones, aunque soy consciente de que se trata de dos planos distintos y que por tanto esa imagen debía de quitarla".

Desde que hace menos de cuatro meses a Cecile Kyenge le fuera asignada la cartera de Integración, convirtiéndose en el primer ministro negro de la historia de Italia, los ataques xenófobos contra ella protagonizados por miembros de La Liga del Norte (de derecha, fascista) no dejan de sucederse. Mario Borghezio, europarlamentario de esa formación, aseguró que con su nombramiento Italia tenía un "Gobierno de bonga-bonga" y que sus pretensiones de cambiar la legislación sobre la nacionalidad (ahora mismo vinculada a la nacionalidad de los padres, no al lugar de nacimiento) eran "un intento de imponer sus tradiciones tribales del Congo".

"Los africanos son africanos, pertenecen a una etnia muy distinta de la nuestra que no ha producido grandes genios", remató Borghezio, que se vio obligado a pedir públicamente perdón y, antes de que le echaran a patadas, abandonó él solito el grupo del Parlamento Europeo al que pertenecía.

Posteriormente Dolores Valandro, ex consejera municipal en Padua por las filas de la Liga del Norte, pidió a través de su página de Facebook que alguien violara a la ministra Kyenge como represalia por el caso de un africano detenido en Génova por tratar de abusar sexualmente de dos chicas.

Y ayer Roberto Calderoli, ex ministro de Simplificación Administrativa y en la actualidad vicepresidente del Senado, aseguró en un mitin ante unas 1.500 personas en la localidad de Trevignano: "Cecile Kyenge hace bien en ser ministra, pero quizás lo debería ser en su país. Me consuelo cuando navego por Internet y veo fotos del Gobierno. Yo amo a los animales, sobre todo a los osos y a los lobos como es bien sabido, pero cuando veo las imágenes de Kyenge no puedo no pensar, aunque no digo que lo sea, en las semejanzas con un orangután".

Esa manera de pensar y de ofender de la derecha italiana, no es sólo de ella. Los fascistas en todo el mundo piensan de forma similar. En Venezuela la derecha golpista ha dado muestras de eso en varias ocasiones. Los ataques racistas están asociados a sectores oligárquicos y pro imperialistas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5497 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter