MP hizo solicitud por delicado estado de salud

Trasladan a Julián Conrado al Hospital Militar-Incluye Carta al presidente Chávez

Julian Conrado

Julian Conrado

Credito: Kaos en La red

Comandante, a Julián le indilgan el “cargo” de “terrorista” y “narco traficante” en EEUU-Colombia, igual que a nuestros generales, dirigentes y diputados patriotas .El Caso de Julián Conrado, trasciende su condición física y humana. Es un hecho profundamente ético, moral y político... 

El Ministerio Público coordinó este viernes el traslado del guerrillero Julián Conrado, conocido como el cantautor de las FARC al Hospital Militar Carlos Arvelo, a fin de que se le practiquen diversos exámenes y se le preste la atención médica necesaria, como consecuencia de que presenta un delicado estado de salud.

El pasado 22 de diciembre, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, designó a la mencionada fiscal del Ministerio Público a los fines de ordenar la práctica de exámenes médicos forenses a Conrado, quien se encuentra recluido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), razón por la cual fueron trasladados a dicho lugar la uróloga Milka Marcano y el médico internista José Ayala, quienes evaluaron su condición de salud.

Como consecuencia del deterioro del estado de salud de Conrado, el pasado 27 de enero se trasladó un médico forense al mencionado sitio de reclusión, quien sugirió que Conrado debía ser llevado a un centro de atención que contara con equipos y médicos especializados para practicar los exámenes y la atención respectiva.

A solicitud del Ministerio Público, se procedió al traslado de Julián Conrado al Hospital Militar donde está siendo atendido por los médicos Marcano y Ayala, además del doctor Carlos Enrique Arvelo.

En dicho centro de salud, se le han practicado exámenes de rutina, la prueba especializada de antígeno prostático, un electrocardiograma y rayos X de tórax. Asimismo, se practican otras pruebas para descartar un posible paludismo en razón de la sintomatología que presenta.

El Ministerio Público no descarta que, de ameritarlo su condición de salud, Julián Conrado continuará siendo traslado al Hospital Militar.

Ante esta noticia, carta al Comandante Chávez

Julián Conrado: ante “…un Estado democrático y social de Derecho y Justicia…”

Respetado Comandante y camarada:

Usted, nosotros y nosotras conocemos nuestros derechos. Tenemos décadas enarbolando la dignidad del pueblo bolivariano, por ello recurrimos a Usted para decirle: Si como Presidente, hoy máximo líder y exponente de nuestras causas libertarias en Venezuela, necesita saber algo más del caso de Julián Conrado para que el Estado venezolano haga justicia y tome una decisión digna y justa, que se siga honrando su condición revolucionaria y humanitaria como faro de dignidad y soberanía, en correspondencia con su habitual práctica bolivariana y de la república en reconstrucción, con humildad le solicitamos considere, a 8 meses del secuestro-detención del Alí Primera del pueblo colombiano, el perseguido político Julián Conrado, el petitorio de asilo y/o refugio humanitario que le hemos solicitado a través de la Coordinadora “QUE NO CALLE EL CANTOR” y FUNDALATIN, para la libertad del bolivariano combatiente Guillermo Enrique Torres Cueter.

A Usted, por sus facultades y liderazgo, le solicitamos que además del derecho legal que nos asiste, también considere la situación humanitaria de salud de cantor injustamente detenido, particularmente en está ocasión cuando por fin el Ministerio Público accedió a iniciar un primer chequeo médico “serio” del detenido Conrado (a 8 meses de solicitado), ante las dolencias y secuelas de su salud, producto de la criminal guerra que por más de sesenta años mantiene la voraz oligarquía colombiana al servicio de intereses imperiales. Como sabe Usted el gobierno colombiano, junto al norteamericano, ha ofrecido cuantiosas recompensas para su extradición para llevarlo a la “tortura la muerte”.

Con el debido respeto le sugerimos preguntarle a los médicos que lo han examinado, si es posible que un hombre como él, en este caso él cantor del pueblo colombiano insurgente, requiere atención médica, reposo y refugio humanitario como perseguido político en busca de una zona de “alivio” del conflicto social y la guerra en  Colombia, también por su precaria salud, habiendo tenido el poeta una tan particular y accidentada vida.

Un luchador social que desde 1973, siendo estudiante recibió una salvaje y brutal paliza que lo dejo inmovilizado durante semanas, con cicatrices visibles –luego de una manifestación en Cartagena, contra el golpe fascista en el Chile del compañero presidente Salvador Allende-; desde entonces, y antes, sólo recibió culatazos, patadas, trompadas y garrotazos, con detenciones cargadas de aviesa represión. Aparte del afectuosos cariño de su madre, familiares, compañeros y amigos, junto al reconocimiento, baile y sonrisas de su pueblo por sus canciones y su cantar; de ahí paso a ser trovador y combatiente en la guerra colombiana como sobreviviente del exterminio de más de 5000 patriotas colombianos de la Unión patriótica (UP) -lo que le refuerza su derecho de protección conforme al DIH- guerra que lleva más de sesenta años, en la que sufrió tres bombardeos (dos de ellos a metros de la explosión central, el otro, él que se hizo violando territorio ecuatoriano en Sucumbíos, amenazando con extender la guerra interna colombiana de manera directa a sus vecinos, lo agarro a varias decenas de metros en el último puesto de vigía (en el campamento del comandante Raúl Reyes en conversaciones para el Intercambio Humanitario de Ingrid Betancourt con el gobierno francés), aunque también voló literalmente por los aires -pero a menor distancia-; él ha padecido decenas de ametrallamientos aéreos y en combate de infantería; más de 40 brotes de paludismos y cerca de 20 de leishmaniosis; dengues, hepatitis, reumatismo -por exposición durante años al frio de las montañas y al agua- ; picadas de culebra y alacranes; plagas diversas; problemas de próstata -como consta en “EL LIBRO DE CONTROL DE EVALUACIONES Y EXÁMENES MÉDICOS A LOS DETENIDOS CIVILES Y MILITARES” de la DIM y por el chequeo del Ministerio Público (MP)-, dolores en la columna, músculos, de cabeza --por hambre y sin ella-; problemas auditivos que lo llevan a  perder el equilibrio y a caer; fiebre recurrente en las noches; problemas en las rodillas –en caminatas y “…marchas interminables cargados como mulas…”-; “estallidos descomunales dentro de mi (su) cabeza… ¡PUN!” -permanentes durante el sueño interrumpido, según nos contó. Pregúntele Usted compañero Presidente, a los galenos del Hospital Militar, como dice él que le contó a Usted por escrito, “… si no es posible que por lo menos su cuerpo esté ‘desbatao’…”, con secuelas de guerra severas.

Nos gustaría tener la oportunidad, hermano Presidente, de verle a los ojos y pedirle comprenda el profundo dolor que sentimos, la vergüenza que tenemos dentro, en el alma, por tener preso en la Revolución Bolivariana a otro Alí Primera; el dolor que nos acongoja, si al Camarada Julián lo entregaran. Sería como ver nuevamente, se le cortaran otro vez las manos a Víctor Jara, o como si se le atacara a punta de metralleta a Pablo Neruda, o como si fusilasen los sueños de Benjo Cruz (“El cantor de Bolivia”). Julián Conrado es el “Ali Primera colombiano” y así se le conoce desde hace años en nuestra Patria. No es un hecho oportunista ni aventurero hacer la comparación. Hoy se ha levantado la esperanza del refugio de Julián en cientos de artistas, trabajadores de la cultura en general e intelectuales orgánicos a nivel nacional e internacional, vinculados y adscritos muchos de ellos en la Coordinadora “QUE NO CALLE EL CANTOR”.

El Caso de Julián Conrado, trasciende su condición física y humana. Es un hecho profundamente ético, moral y político. El costo que tendría en la solidaridad internacional sería gigantesco, como referencia libertaria que es la revolución bolivariana. Intelectuales de la talla de Itsvan Mezaros, James Petras, Earle Herrera, José Vicente Rangel, Eleazar Díaz Rangel, Luis Britto Garcia han levantado su voz en defensa de Julián, entre muchos otros. Artistas como Iqui Qalam de Canadá, Lilia Vera, La Chiche Manaure, Sol Mussett, Sandino Primera, Florentino Primera, La Cantera, El Frente de Creadores Militantes, son algunos de los que “se han revelado” en pro de la justicia y el refugio para Julián. Comunidades en las Islas Canaria realizan actos de solidaridad con Julián, en plena frontera con Colombia en el Táchira, también en Barinas, Barquisimeto. Siguen dándose y preparándose muchos más en el país y en el exterior.

Desde la Coordinadora “QUE NO CALLE EL CANTOR” y FUNDALATIN, junto a otros, hemos y estamos trabajando para contrarrestar los efectos negativos en la solidaridad con la revolución bolivariana de esos perniciosos precedentes, junto a su perenne difundido propósito internacionalista de paz con justicia.

Queremos recordarle que a su edad Comandante, que es la de Julián también, en la selva colombiana, son más las bajas para los insurgentes de enfermos, o de viejos, que las del combate, y por supuesto, que las deserciones. Sin sorpresa vemos que la cifra de muertes, entre los más de 8000 presos políticos en las cárceles de Colombia, amenaza con acercarse ya con alcanzar las cifras de los muertos o discapacitados por problemas de salud en la montaña, con criminal denegación de asistencia médica en las cárceles en las que juntan , delincuentes de todo pelaje, con combatientes insurgente.

Para muchos por razones arto conocidas y denunciadas por Usted, con la guerra sicológica mediática contra los pueblos, es fácil ver el “terrorismo” en la insurgencia colombiana y hacerse los de la vista gorda con el Crimen Organizado al amparo, y como parte del terrorismo del Estado colombiano que sigue con sus “falsos positivos” y fosas comunes, con hornos crematorios incluidos. Cientos de dirigentes sindicales, campesinos, indígenas, comunitarios y activistas por los DDHH siguen siendo asesinados, desplazados o expatriados en la hermana Colombia, alcanzando las políticas santanderianas de “Paz Democrática” records mundiales en casí todos los índices de violaciones a los DDHH y el DIH.

A Julián le indilgan el “cargo” de “terrorista” y “narco traficante” en EEUU-Colombia, igual que a nuestros generales, dirigentes y diputados patriotas, pero en el caso de Conrado sus propios medios (RCN, Caracol Radio, El Tiempo, Globoterror, CNN, etc.) dicen que él es: “…Él cantante de las FARC”, “Ideólogo del Secretariado”, “Representante del secretariado de las FARC, en las mesa de ‘Diálogos para la Paz del Cagüan’ en el “Área Temática de Juventud y Cultura”. Es decir es un “criminal” con el canto, las ideas y por participar en negociaciones de la paz con amor. Mientras, el común contaminado o desinformado y el propio gobierno colombiano llaman “rebeldes” a los criminales mercenarios de EEUU/OTAN en Oriente Medio, porque “luchan contra el eje del mal”. Comandante, esos “rebeldes” si son sus enemigos, si obedecen al eje del mal, para el florentino pueblo bolivariano, y por supuesto también para nosotros los “terroristas”.

Otros personajes, que en nada lo ayudan a Usted, tratan de justificar sus conductas o silencios cómplices por supuestas razones de Estado o de Geopolítica. Los más inmorales, irresponsables y ramplones dicen: “Se trata de la cabeza de Chávez o la de Julián”, irrespetándolo a Usted y a Julián como pasa con todos los adulantes, al asociar la fuete de vida de Ustedes y/o Julián con la condición de que muera su hermano. También los hay iguales pero “más estrategas”: “… Es que necesitamos la integración en América Latina y el Caribe y para ello Venezuela como zona de paz está por encima de todos”, enarbolando un falso dilema: “entrega vergonzante para la paz vs. principios con dignidad que enfrente a los guerreristas”. Otros dicen: “… estamos amaraos, no tenemos alternativa”; o sencillamente se lamentan en voz baja: “… que vaina no…”, “… que cagada chica…”; y los hay “despistados”, “inocentes”: “… ¡veeerga panita, …no puede ser¡”. Por últimos aparecieron, los que ahora, ante la declaración de la ilegalidad de la extradición a Colombia/EEUU de la Fiscala del MP, dicen oportunistamente, para esconder sus miserables asesorías anteriores: “…si vale, hay que negar la extradición y darle asilo, la Fiscalía tiene razón…”, pero después del 7 de octubre”, olvidándose toda ética y/o traicionando así el compromiso bolivariano revolucionario, despreciando la reciente experiencia Libia entre muchas otras en el mundo. Echando por la borda nuestro futuro, en el que es obligado vencer con dignidad y soberanía. Esa ignorancia o pragmatismo sin principios nos conducen, como mínimo, a la criminalidad del secuestro-detención con el cantor, a extinguir o abolir el derecho de Asilo y/o Refugio Humanitario, que tanto ha costado en vidas y luchas a los pueblos libertarios del planeta.
Recuerde Comandante, al Profeta Isaías, al que poco le gusta citar a la cúpula eclesiástica, la que también nos llama “terroristas”, o cómplices del” terrorismo” a nuestros digno Ministro de Defensa:

“Reposará en la estepa la equidad, y la  justicia morará en el vergel; el producto de la justicia será la paz, el fruto de la equidad, una  seguridad perpetua. Y habitará mi pueblo en el albergue de paz, en moradas  seguras y  en  posadas tranquilas”

Antiguo Testamento, Profecías de Isaías, Capítulo 32, versículos del 16 al 18

Además Señor Presidente y Comandante, aparte de todo lo anterior, oiga o lea sus nuevas canciones desde la cárcel, Julián sigue componiendo y cantando para seguir amando y venciendo en patria bolivariana, no en una cárcel, no en Colombia-EEUU donde pretenden que Usted lo envíe. Haga que sea posible su lema de vida, “el propio de él mismito”: ¡Amando venceremos!

Tal vez los carceleros y médicos, seguro con buena voluntad la mayoría, no entienden lo de sus sufrimientos y dolencias; “… Debe ser que por las cámaras que tienen para vigilar, me ven cantando; lo que pasa es que yo, como dijo Alí Primera… ‘cuando recibo palos y golpes, alzo la frente y canto’…”, nos dijo al visitarlo.

De regalo a Usted Comandante, en estos 8 mese de tormento le enviamos estas estrofas de una de sus nuevas canciones que nos cantó Julián, en la última visita del pasado domingo, parida en su Carraca de Boleíta en el DIM:

Quiero decirle a Venezuela
que lo que teme mi corazón
no es propiamente la extradición
ni los candados ni las cadenas
es la triste mancha que a ti te queda
si es que toman esa decisión
Se enojaría Manuela y Simón
No la perdonaría Alí Primera
Dirá el Che Guevara con arrechera
¡Coño así no es la revolución!

Coro
Soñando un mundo mejor
soñando un mundo más bueno
descubro que el prisionero
es quien me tiene en prisión.

¡Amando venceremos!

Julián Conrado


Como lo dijo Usted en la apertura del año judicial 2012: “"Mientras más instalemos ese nuevo Estado social de derecho y de justicia, mayores grados de estabilidad tendrá la República, mayor grado de desarrollo económico, social, humano, moral tendrá la República. Mayor grado de independencia y desarrollo tendrá nuestra patria".

Seamos un “tilín” mejores, quedamos a la espera de Usted,


¡Amando venceremos!


Coordinadora “QUE NO CALLE EL CANTOR” y FUNDALATIN.- 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7644 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter