¡Sabino Romero es inocente!

(VIDEOS) Juicio en El Tukuko- Caso Sabino Romero (Actualizado)

Julio 14 de 2011.-Llegamos a Machiques a eso de las 6 de la mañana del día domingo 12 de junio, luego de 12 horas de viaje desde Caracas. Fuimos a La Morena donde nos desayunamos con unas empanadas mínimas, la música vallenata resuena por toda la zona, en donde trajinan Wayús, Watías y Yukpas con sus rutinas cotidianas, allí tomamos a la chirrinchera, una especie de camioneta de carga de pasajeros en los que todos los espacios fueron aprovechados al máximo, en esta camioneta comenzamos a recoger pasajeros a lo largo de una carretera en muy buen estado y la cual íbamos serpenteando mientras cruzábamos el valle de la Sierra de Perijá. Allí nos encontramos con Ana y su familia, quienes iban a uno de los eventos más importantes del pueblo Yukpa, en los últimos tiempos. Tibisay Maldonado, Evelia Ochoa, Giomar Rodríguez del Tejido de la Diversidad y el equipo de aporrea, la cámara y yo, viajamos embelesadas por el paisaje lleno de azules contrastados por una diversa gama de verdes. La sierra y los valles forman un paisaje espectacular. La Sierra de Perijá está ubicada en el suroeste del estado Zulia, hace frontera con Colombia, está habitada por los Yukpas, descendientes de los Caribes. Hasta allí nos trasladamos para presenciar el juicio según la tradición yukpa de Olegario Romero, Sabino Romero y Alexander Fernández, quienes fueron declarados inculpables por las leyes ordinarias. Y a en el Tukuko, en un galpón frente a una encrucijada de calles el juicio comenzó a las 12 del mediodía y fue mediado por la cacica Reina Uribichi y siete caciques yukpas. Se habla de la resistencia, tenacidad y valentía de los yukpas, pero es impresionante ver a las familias con sus hijos resistir tantas horas sin ninguna queja.

El debate se fue dando por las partes implicadas, la mayoría de los presentes eran por una parte la familia de Sabino Romero, por la otra, la de Olegario Romero y la de una de las víctimas, Antonio Romero, con bastante ahínco y emociones represadas. A las dos de la tarde hubo una caída eléctrica, lo que no constituyó la interrupción del juicio, en donde se presentaron testimonios determinantes. Casi sin agua, sin luz y con apenas unas cuantas velas se prosiguió, hasta que a las dos de la madrugada, el padre de Antonio Romero, pudo sacarle la verdad a Olegario. Sacar la verdad en la cultura yukpa, tiene un significado muy grande. El juicio terminó, después de 17 horas seguidas a las 5 y media de la mañana, con la firma de un acta en la que las partes se comprometieron a cancelar 700,000 Bs F por cada víctima y 100,000 por cada herido, cifra que nos pareció desmedida para las posibilidades económicas de los envueltos en el caso; Olegario, también se comprometió a abrir el portón del camino para que Sabino y su familia pudieran pasar. Finalmente, se pudo comprobar, por la ley yukpa, la inocencia total de Sabino, quien ha sido criminalizado y satanizado por algunos sectores del gobierno. Sabino, sólo defiende los derechos ancestrales de sus tierras, las cuales han sido invadidas poco a poco por los colonos ganaderos quienes están ocupando grandes extensiones de tierra. Los yukpas sufren también una campaña de desprestigio en la zona de Machiquis, son acusados por los watías (criollos) de ser bandidos y forajidos, que les invaden sus tierras y roban su ganado. Cualquier parecido con la campaña que hicieron los colonos sajones en el exterminio de los indígenas norteamericano, es pura coincidencia o con los palestinos, también puede ser casualidad.

A lo largo de la sierra, se pueden ver las grandes haciendas ganaderas, al estilo gringo, contrastando con las casitas yukpas, de las cuales, las originales, se ven cada vez menos, siendo sustituidas por casas de bloques, muy alejadas de las tradicionales. Uno ve la magnitud de la belleza de estas tierras y se sobrecoge ante el verdor, se respira paz, y se entiende el furor de los Yukpas en su defensa de su territorio.

Salimos a chaktapa a eso de las seis de la mañana del día lunes 13, en un camión de estacas, llevando una carga de alimentos y a casi toda la familia de Sabino , quien se fue por su cuenta, en yegua y mula con su fiel Lucía. El camino se encontraba en muy mal estado, por las lluvias recientes, y así bajándonos y empujando el camión nos remontamos por la sierra, cuya belleza lo deja a uno perplejo, por la profusión de helechos, orquídeas y bromelias, araguaneyes encendidos en lo tupido y denso de los bosques húmedos, a cada curva se escuchan las caídas de agua, el escenario se va poniendo mágico en la avanzada. Llegamos al río Yaza, por donde cruzaba una recua de ganado que iban al sacrificio a la otra orilla, hasta allí pudimos llegar, porque el río estaba sumamente crecido y el camión no pudo pasar, tampoco pudimos usar un puente que cruzaba el río, pues el dueño del puente no estaba y no había con quien negociar el paso, acá muchos ganaderos tienen sus propios puentes. Con un puente de guerra me dice Tibisay, que se podría resolver fácilmente el transito hasta Chaktapa. La familia de Sabino, decidió seguir el camino en unas mulas que tuvieron que alquilar para pasar la carga de alimentos, muy necesarios, pues con lo del juicio y tanto viaje, perdieron sus cosechas de verduras, todavía les quedaba más de una hora de viaje, ya habíamos transcurrido como hora y media.

Regresamos a machiquis, tranquilas por Sabino, porque a pesar de haber sido atacados y hostigados en estos ataques, la familia Romero mantiene la cordura y quiere la paz. Sabino es un símbolo de resistencia ante los intereses del explotador, del capitalismo, de la burocracia y de todos los poderes que atentan contra la dignidad de los pueblos indígenas y su justa lucha por la defensa de sus tierras.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8662 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter