¿De que apolitización hablan esos señores?

El monstruo de PDVSA

Me llamó mucho la atención el artículo que escribió Dany Di Fazio, trabajador de PDVSA-Anaco (Ver: A PDVSA me la robaron, nos la robaron), porque me parece muy valiente su posición por salirse de la norma que muy bien describió el recordado "Camarada Acero" Rodolfo Quintero en su libro La Cultura del Petróleo. Por contraste me causó náuseas cuando vi por la televisión la "protesta" de la casta de la nómina mayor en contra de lo que ellos llaman la politización y en defensa de la meritocracia.

Aunque nunca he sido empleado u obrero de PDVSA, si puedo decir recordando a Martí, que "Conozco el mounstruo por dentro". He vivido muchos años en zonas petroleras y por desgracia he tenido que chocar muchas veces con la terrible realidad que magistralmente caracterizó Quintero (Por cierto, no ha habido cambios sustanciales aunque el libro fue escrito en la época anterior de la llamada nacionalización). ¿De que apolitización hablan esos señores? para nadie es un secreto el alto grado de antinacionalismo que tienen en el cerebro y que manifiestan con la conductadiaria. Invito a cualquier venezolano a que visite un campo petrolero para que constate con sus propios ojos unos verdaderos enclaves coloniales, para que vea gente que maldice el día que nació en esta tierra y no en el adorado país del norte. ¿Es o no es esto una política? Preguntémosle a estos señores "tecnicos puros" si es posible que un ñangaroso pueda entrar a trabajar en la industria petrolera. ¿Digan si es mentira que existen listas negras elaboradas por cuerpos de inteligencia? ¿Existe o no una política que pretende la entrega definitiva de PDVSA al gran capital transnacional y que muchos de esos gerentes representan esos intereses? ¿De cuál meritocracia? Eso es una vulgar hipcresía. Para lograr entrar a trabajar en PDVSA el mérito no es precisamente el requisito fundamental, basta ser primo, compadre, hermano amante, bajarse de la mula y no se cuantos etc. ¡Ah! y después cuando pobre a logrado el paraíso (Recordemos País Portátil, el tipo enjenado logró que el gringo lo deje vivir dentro de la cerca, en las casitas lindas) por supuesto, la lealtad y el encubrimiento es requisito de permanencia, o sea un verdadero partido corporativo, en otras palabras Fascismo.

Si nos metemos con los contratos es mejor decir como Erasmo en el Elogio de la Locura "Es mejor no mover ese légamo podrido". Esa meritocracia es buena para hacer grandes bacanales y disfrutar los privilegios de la empresa, pero para la productividad y la eficiencia son una cagada, allí están los estudios comparativos con otras empresas. Esos señores, los muy bien bautizados por el pueblo como Pdvagos y Meritocaca, no pasan de ser en estos momentos más que una pieza clave del partido del golpismo, hay que enfrentarlos.

Irán Aguilera


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2811 veces.



Irán Aguilera


Visite el perfil de Irán Aguilera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas