Revolución y Contrarrevolución

Parece que ninguno de los contrarrevolucionarios fueron testigos de cada una de las páginas de la historia venezolana, quizás hasta olvidaron todo para su conveniencia. Un venezolano que ame y sienta a su país, jamás podrá olvidar que desde 1958 cuando se inicia el proceso democrático venezolano, la firma del pacto de punto fijo jugó un papel de gran importancia, donde se fijaban las reglas y normativas de convivencia entre los partidos y cuya finalidad era afianzar el nuevo proceso que se iniciaba. Ahora bien, no hay que hacerse ciegos ni sordos, ni hacer creer que nada pasó. Si de nombrar algunos gobiernos se trata, el gobierno liderado por Rómulo Betancourt fue considerado para muchos “pleno de tumultos” gracias a todas las revueltas militares y al mismo atentado efectuado contra el propio presidente. Durante el gobierno de Caldera se triplicó el costo del barril del petróleo, con Carlos Andrés Pérez se nacionaliza el petróleo en 1976 y comienza a incrementarse la deuda externa. Herrera Campins, sigue incrementándose la deuda del país y el dólar paralelo que se institucionaliza a través de RECADI. Uno de los gobiernos que más hizo estragos en la realidad venezolana fue el segundo período presidencial de Carlos Andrés Pérez, donde se implanta el paquete de medidas económicas, se incrementa el costo de la gasolina, todo esto da como resultado un estallido social y el pueblo sale a la calle a reclamar sus derechos ciudadanos y lo que se denominó el “caracazo”. Es cuando aparece la figura de nuestro presidente Chávez y en 1992 comienza a escribirse las líneas de la historia revolucionaria “cambio radical y profundo”. Aunque Chávez es apresado comienza la esperanza de un pueblo que vivía en democracia pero era reprimido por sus gobernantes y explotado bajo la sombra de la corrupción. PUEBLO VENEZOLANO, que abre los ojos para dar un nuevo paso transformador. Luego sigue J. Velazquez, Caldera, es en 1999 que comienza nuestra historia revolucionaria.

Chávez viene a materializar el gran sueño de los venezolanos, iniciar el paso a la revolución, erradicar a los partidos de turno, se crea la nueva constitución venezolana y se instaura el nuevo plan de desarrollo económico y social de la nación. En la actualidad, esto es lo que no han logrado perdonarle a nuestro presidente, aquellos que vieron terminados sus objetivos que solamente iban dirigidos a embolsillarse el dinero del estado, haciendo uso de sus privilegios, y atropellando al pueblo ¡no podrán perdonarle jamás a nuestro Presidente! todos los logros y avances alcanzados para beneficio del pueblo. Lo más lamentable de esto es que siguen haciendo estragos y no sólo se encuentran los contrarrevolucionarios vistos desde la acera de enfrente, sino, que se infiltran en nuestras filas, se atreven de hablar de nepotismo y lo practican, osan mencionar la palabra “autócrata” haciéndose llamar revolucionarios rojos, rojitos y gritan a los cuatro vientos los revolucionarios que son, se reúnen en cogollos y generan una lucha interna, pero la verdad es que mueven cada una de sus piezas a favor de sus propios intereses. Al parecer sólo se conocen de memoria dos leyes del poder, “el gran poderoso consigue que otro haga el trabajo y se lleva el mérito” y la otra que habla de “mantener a los demás en un estado de terror y suspenso para así alimentar su imagen de impredecible” (Ley 7 y 17, como lo diría Robert Greene en su libro las 48 leyes del Poder ).

Esta revolución necesita de hombres y mujeres dispuestos, CONVENCIDOS en el proceso transformador que vive Venezuela y que ha trascendido a los espacios de América Latina y el Caribe. Necesita de hombres que sean FIELES seguidores del Presidente y no de aquellos que aparentan ser revolucionarios ante el Presidente y que con sus acciones son adversarios de esta revolución. Algo es seguro, si el Presidente pudiera gobernar él solo, sin aquellos que pretenden disfrazarse de grandes revolucionarios, Chávez sólo podría… Gracias a DIOS, nuestro presidente cuenta con personas que desean que esta revolución no se olvide, perdure y no desfallezca jamás. Una verdadera Revolución se construye trabajando. Un verdadero SOCIALISMO, se construye con humildad. ¡TRABAJEN!. Trabajo, trabajo y más trabajo.

Patria, Socialismo o Muerte

vanessa.maneiro@free.fr


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6029 veces.



Mariess Vanessa Maneiro


Visite el perfil de Vanessa Maneiro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Vanessa Maneiro

Vanessa Maneiro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición