(Los escuálidos también son pendejos)

No compre al por mayor, hágalo chiviao

Si dispone de algún tiempito a diario o de mandaderos, deje de comprar al por mayor durante esos engorrosos 15 y último de c/mes. Le sugerimos comprar al por menor por las razones siguientes:

El tiempo que usted “pierde” en colas para comprar dentro de los supermercados y en otras tantas c. para pagar es el más valioso para la mayoría de las familias. Generalmente la empleada o ayudante domésticos también gozan de descanso semanal.

Son días de descanso laboral en fábricas y oficinas, pero se trata de un tiempo necesario para cubrir todas aquellas necesidades hogareñas pendientes de satisfacción y acumuladas de lunes a viernes: Lavado y aplanchado, limpieza profunda de la casa, baños y lencería; tiempo para colocar aquella repisita que tanto necesita, que la compró pero la tiene guardada por falta tiempo para horadar, colocar ramplús, fijar tornillos, etc. Tiempo para visitar a sus padres asilados, al enfermo y familiares con quien no ha cumplido ni le ha dado sus personales condolencias funerales, cosas así.

Si a ver vamos, esos días de asueto semanal los ha requerido la propia empresa u oficina para darle mantenimiento, “aceitar” y afinar sus medios de producción o maquinarias y equipos.Pero también son días de asueto demagógicamente vendidos como reivindicaciones laborales arrogadas por el sindicalismo patronal que ya conocemos de sobra, pero de lo que se trata es de que sólo mediante esos días el patrono podrá contar con un asalariado menos problemático, más sonriente aunque sean muecas las que exhiba.

Irá a trabajar de lunes a viernes con mejor presencia, y de resultas hasta le rinde un poco más ese salario de hambre que su patrono (el dueño de la empresa, no el jefe de personal ni el presidente de la Compañía) tiene el tupé de reconocérselo a regañadientes luego de pactos colusionarios entre esos sindicalistas, los obedientes gobernantes y el asesor jurídico involucrados.

Pero hay a más: resulta que los dueños de esos abastos están reduciendo costes administrativos salariales y de capital constante y variable. Así, sólo los días críticos de 15 y último, o los fines de semana, ese patrono se ve técnica y contablemente obligado a adaptarse a los volúmenes de compras “al por mayor”. Entendemos por “c. a por m.” la cesta básica semanal o quincenal del consumidor. Lo hacemos para marcar diferencia con las compras al por menor o “chiviadas”

Efectivamente, usted podría hacer compritas todos los días, inclusive dos y hasta más veces por día. Por las mañanas daría cuenta de lo estrictamente necesario para el almuerzo y la cena, si fuere el caso. Por las tardes compraría el poquito de mercancías que necesita para el “amanezco”.

Cuando usted adopte esa modalidad mercantil estará forzando a los vendedores a dotarse de suficiente personal tal como actualmente lo hace sólo los congestionados días de asueto.

Pero usted no es persona de comprar “chiviado”, usted gusta de hacer compras “grandes”o al mayoreo, usted necesita exhibir su status económico, y comprando hasta de lo que podría no carecer, cosas así. La alienación del “escuálido” es tal que este prefiere ayudar al dueño del supermercado aliviándole costes diarios y ahorrándole personal trabajador a que los demás (sus vecinos) vayan a pensar que usted es pobre o pendejo, aunque lo sea.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1971 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: