Ayúdame San Carriles Ratonsky


Joselo ya puede cambiarle la cara al San Escuálido a quien reza en el micro "El Oligarca". Los oposicionistas ya tienen un nuevo santo, casi un mártir.
Surgido de las tenebrosas mazmorras del Helicoide donde lo mantuvieron en un hueco de 20 metros cuadrados con televisión c/c (con control remoto), ventilación natural supervisada por las ONG-franquicias de derechos humanos de Venezuela, que han jurado que si les da tiempo visitaran al resto de detenidos de la edificación, con cama matrimonial, computadora portátil y un chorro de billete para pagar un cintillo diario, durante 120 días en todos los diarios de circulación nacional a un costo mínimo de 2.000.000 de bolívares, viene a salvar al mundo Carriles Ratonski.

Justo en el momento en el que su congénere cubano Ratada Carriles es indultado por una presidente saliente de Panamá, al mejor estilo del indultado que le concediera R.J Velásquez al difunto Larry Tovar.

San Carriles está suelto y predicando.
San Carriles ungido de la fuerza que da el estar en libertad condicional con presentaciones cada 15 días, prohibición de salida de país y de dar declaraciones sobre el delito que cometió contra la Embajada de Cuba al violar la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas que no permite la requisa de las locales, mobiliarios y transporte (el hombre no solo quería registrar la embajada sino que
no digo ni esta boca es mía para que su policía impidiera los destrozos a los bienes de la misión diplomática) y de secuestrar personas (en EEUU le darían cadena perpetua). La policía de Carriles son los ángeles guardianes de sus devotos guarimberos.

San Carriles, el mismo que echó al ministro Rodríguez Chacin en manos de una turba, no pareciera ser un implicado que estuvo preso 120 días sino un monje que acaba de llegar de un retiro espiritual; un profeta que va llevando la voz divina a los mortales. Es, a todas luces, otro milagro de la televisión venezolana: Convertir a un flagrante delincuente en un santo varón de la justicia.

Sus primeras reprimendas fueron contra el poder electoral: "Renuncien y crean en mi evangelio. Fuera, fuera". Y sus palabras fueron escritas en la prensa alternativa de Puente Nuevo, la Avenida Urdaneta y San Martín "habló San Carriles".

De inmediato las puertas de los templos del Apocalipsis en la Florida, Barcenas, La Salle, Horizonte, Atlanta, Londres se abren y desde sus pulpitos rodeados de acólitos proclama sus malaventuranzas "No creo en el CNE pero iré a la reelección. Yo no soy CNE por eso no doy resultados…Si pero NO… …la dueña de la vaca, Manuitt, se quedó presa por su mala leche. Escribiré mis anécdotas (parábolas) de la cárcel" (¿En cintillos?).

A la mañana siguiente se le mete en la oficina del Presidente del TSJ para señalarle el camino de la justicia y dictarle sus diez mandamientos. El puede hacerlo porque estuvo preso "y no me visitaste". Porque todos los procesados de Venezuela (unos 4 mil) que esperan por un juicio, que apenas pueden escribir un graffiti en su celda compartida sin ventana "Sólo Cristo Salva", que no tienen
un abogado que demuestre que se robó una gallina por hambre, que nunca han visto una cámara de TV y que a veces ni siquiera saben como se llama su juez de control, menos aún "quien carajo es el presidente del TSJ", todos pueden salir algún día bajo "libertad condicional" y presentársele a los magistrados y decirle "Pórtese bien magistrado, se lo dice un preso".

El Presidente del TSJ recibió por dos horas a San Carriles y después de escucharlo durante dos horas sólo le quedo decirle "habla con los otros magistrados". O sea, algo así como cuando uno ve una película mala y para vengarse se la recomienda a todo el mundo o lo que es lo mismo "no voy a ser yo solo quien se cale a este loco con complejo de Mandela". Desde ya le aviso a Lucas Rincón que si se me ocurre visitarlo de sorpresa, aunque yo no sea preso condicionado, no puede negarse a recibirme. La justicia es igual para todos (¿?).

Y detrás del mártir su humilde sequito de camarógrafos, "periodistas" y gualda espadas diciendo amen al ritmo de una música bufa que se mofa del himno nacional.

De seguro San Carriles estará pensando en su próxima misión: rescatar a todos los políticos presos del país. Su máxima es "Si después de gastar millones para que la magistrada hermana de Pablo Mármol te deje en libertad luego de andar enconchado 40 días en la Ahumada te capturan, pon cintillos millonarios en los periódicos, vayas en las calles, reparte franelas con tu rostro barbudo, habla
con los medios de comunicación privado para que sentencien a tu favor y exige que tu celda sea la habitación del un subdirector policial, las ONG de derecho humano patrocinada por USA te ayudaran".

San Carriles Ratonsky, desplaza a San Nicolás De Barì, del patronato de los presos. Con esta son ya varias las festividades dedicadas a este ilustre santo de Baruta: San Carriles es patrono de los guarimberos, de los tranca distribuidor de Altamira, de los que cacerolean en los restaurantes del Este de Caracas, de los
asediadores de embajadas, de los que trajeron a paramilitares-
mercenarios a la finca de Roberto Alonso, del bloque de prensa y los periodistas bozaleados, de los mata curas.

Orratón (sic) fuerte a San Carriles

Oh San Carriles Ratonski
tú que a semejanza de tu primo Posada Carriles
lograste evadir a tus perversos captores
enseñarnos a redactar cintillos incoherentes
con "más futuro que pasado"
pasar 20 días trabajando 80 luchando
y 20 llorando en el Helicoide
pero sobre todo pichanos
unos milloncitos para pagar
abogados, escribas y fariseos
y un buen calabozo como el tuyo
si nos agarran con las manos en la masa.
No nos dejes solos
como están dejando al mata curas.
Muéstranos el deposito de cauchos
para hacer las guarimbas
mándanos tus ángeles uniformados
para que tranquen las calles con sus patrullas
y nos canten la zona mientras
le cortamos la luz y el agua
a las embajadas.
Ayúdanos a llenar nuestras alacenas de comida
mientras los asediados
comen alfombras.
Envíanos muchos camarógrafos
y periodistas que no hayan leído
el Código de Ética
para que así nadie dude de nuestra verdad.
Muestra a los incrédulos
que lo tuyo no solo son películas en circuito
ni juegos de bingo.
Repáranos un buen asilo diplomático
Ayúdame San Carriles.
No comas solo.
Amen,

(Rece está oración 10 veces. Pídale a un ex obispo roba monjas de Mérida o un ex cardenal jubilado a destiempo que viva Aragua que se la ensalme).
Pero no olvides que la justicia divina tarda pero llega y se manifiesta de cualquier manera "El viento sopla donde quiera y cuando quiera". Sin Justicia NO hay paz.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4119 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas