Guerra mediática, insurgencia y desestabilización

Lo que hoy conocemos como Guerra de IV Generación (antesala de acciones más directas), es una vieja práctica de los manuales de guerra a los fines de crear condiciones y escenarios favorables para la intervención imperialista. Como tal, es usada a objeto de debilitar los cuadros internos revolucionarios y de resistencia; como también, desmoralizar a la población tal que, una vez ocurran los eventos finales, la resistencia sea ninguna o casi nula.

La historia política venezolana está preñada de eventos desarrollados por los tiranos internacionales y sus lacayos internos, en el marco de la guerra revolucionaria y de resistencia del pueblo, para establecer matrices de opinión a través de todos los medios de comunicación privados, desfavorables a los hijos más preclaros y comprometidos de la revolución. La idea final es, sacarlos del juego político sino es que antes los eliminan físicamente. Para ello, los asocian a cualquier tipo de canallada, miseria humana y todo cuanto es antítesis de los valores ético-morales de la sociedad. A todo evento buscan convertirlos en parias políticos para debilitar sus opciones reales de liderazgo y credibilidad social y política. O sea, sacarlos del juego político.

Con el avance tecnológico (a diferencia de la lucha emancipadora de nuestros Padres Libertadores), el recurso de los laboratorios de guerra sucia es infinito por lo que pueden usar todo tipo de medios de primera línea para desacreditar acciones de gobierno, conducta personal de cuadros de vanguardia y bajo la tesis gueveliana de…“repetir una mentira mil veces para que se convierta en “verdad”…, la opinión pública la aceptaría como un hecho cierto. Todos nuestros países y experiencias de lucha libertaria en nuestro Continente desde hace más de 200 años y más recientemente en el siglo XX y XXI, están sembrados de experiencias como la que nos ocupa; de allí, que este frente de combate no puede ser soslayado por los revolucionarios pues como tal, es un escenario más en el cual hay que derrotar al enemigo de clase.

En el marco de lo anterior y como consecuencia de materiales que me han llegado al correo personal e visto con asombro y preocupación como los enemigos del pueblo se han dedicado a la tarea de atacar y vilipendiar al Presidente Chávez como también difamar cuadros políticos de la Revolución Bolivariana (que yo no dudaría en denominar “comprometido”), como sería el caso de una Sra., a quien no conozco personalmente, Lina Ron, pero de quien no dudo de su lealtad y compromiso –sus actos así lo confirman- con el Presidente Chávez y la Revolución Bolivariana y Socialista que él lidera.

En esta ocasión, un sitio (“periodismo” digital), que por primera vez pude leer denominado, informe25.com, escrito bajo el seudónimo, Candelario Candela, refiere varios eventos relacionados con el interés del gobierno bolivariano.

Dos me llamaron la atención. El primero, una especie citada por el columnista según la cual la dirigente bolivariana, Lina Ron (no la nombra pero se infiere), habría sido filmada en compañía de varios hombres en intimidad en un supuesto campamento parapolicial. Dicha especie, según el escribidor, la hicieron correr y circular a través de un presunto video telefónico –que lo cita más no presenta- en el oriente del país (Edo. Anzoátegui). La segunda – otro video- refiere sobre una entrevista realizada a un ciudadano que vive en Miami según la cual la reciente visita del comandante de la revolución cubana, Ramiro Valdez, sería con el propósito de fraguar un golpe de Estado en favor de Chávez, para que éste se perpetúe en el poder tal como lo hizo Fidel Castro Ruz. Ambas situaciones son lo que se conoce como “Propaganda de Guerra” dirigida y orientada por laboratorios especializados a debilitar acciones de gobierno; políticas públicas desfavorables a los intereses del capital; difamar a cuadros revolucionarios o potenciales y futuros dirigentes políticos con quienes no podrían hacer negociaciones a objeto de traicionar los procesos.

En el caso de la Sra., Lina Ron, a quien como señale supra, no conozco personalmente, me tomé  la molestia de hablar con algunos amigos bien informados en esa zona oriental del país donde presuntamente circula el video para verificar sobre la especie y efectivamente me pudieron informar que si se regó el rumor, pero que nadie ha podido mostrarlo. O sea, es mentira pura y silvestre. No es la primera vez que la atacan.

Las grandes preguntas que surgen son: ¿Por qué? ; ¿Quién o quiénes dentro y fuera de la revolución están interesados en sacarla del juego político?

No cabe la menor duda que la compatriota Lina Ron, si es que desea continuar en la palestra pública y política, con el respeto que se merece, deberá revisar quiénes son realmente sus amigos, aliados, adversarios y enemigos; sus actuaciones públicas -algunas de las cuales se le ha percibido como utilizada en el pasado reciente- y por sobre todo, su proyecto político y de partido al lado del Líder y único Jefe de la Revolución Bolivariana y socialista, Comandante Presidente, Hugo Chávez.

No dudo que en este momento de la Patria, Lina Ron, como tantos otros solapados por la burocracia política que pretende secuestrar al Presidente, se deslastre y pase a jugar un rol preponderante. De parte de ella está, que los vientos adversos no se conviertan en huracán anti histórico.

(*) Politólogo e Internacionalista

     Magister en seguridad y Defensa

monlan2001@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2222 veces.



Manuel José Montañez (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: