Vida y sueño

No se puede saber con plena seguridad qué es realidad y qué sueño. El obispo George Berkeley sostuvo que la realidad es una mera y dudosa percepción del espíritu. Immanuel Kant aventuró algo más turbador: no es posible una experiencia directa de “la cosa en sí” (das Ding an sich). Si la realidad, incluyendo la gente, tú, por ejemplo, está solo en mi mente, entonces soy Dios. Jorge Luis Borges decía que las tesis de Berkeley no pueden refutarse, pero que no inspiran la menor convicción. Para Borges este idealismo solipsista vale solo como formidable instrumento para inventar literatura. Por ejemplo:

Un personaje de García Márquez soñó que soñaba y luego que soñaba que soñaba y después que soñaba que soñaba que soñaba. Fue pasando de un sueño a otro hasta que ya no supo si había despertado a la realidad o se había extraviado en algún sueño por ahí.

La cosa en sí se embrolla por el trato que le dan los medios de comunicación golpistas. Su inventiva es incalculablemente perversa porque invisibilizan sus propias invenciones, como el golpe mediático que dieron en 2002 y el Paro “flexibilizado”.

Descartes decía que debemos suponer que hay “un genio maligno” torciendo siempre nuestras percepciones de la realidad. Como si no fuese suficiente con nuestras equivocaciones, tenemos encima que estar pendientes de estos genios malignos que son los medios golpistas que nos promulgan armas de destrucción masiva y hacen que la versión oficial del desastre de las Torres Gemelas sea más extravagante que la más extravagante de las teorías conspirativas que denuncian una operación de bandera falsa. Operaciones de bandera falsa son, por ejemplo, los supuestos ataques vietnamitas a unos barcos gringos en el Golfo de Tonkin en 1964, que luego se supo que fueron una operación yanqui para justificar aquella guerra. Por eso hay quienes temen más fantasías estrafalarias como la abolición de la propiedad privada que realidades bien verificables como el crédito indizado para dejarte sin propiedades.

En Venezuela el genio maligno de los medios de comunicación privados está obsesivamente torciendo nuestras percepciones todo el tiempo. Así que mejor ignora esos medios y conquista tu derecho a extraviarte en tus propios sueños.


roberto.hernandez.montoya@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2198 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a94224.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO