Lo urgente mata lo importante

Reconstruir a un país de sus ruínas no es poca cosa. En los primeros años de la Revolución Bolivariana, lo urgente era reformular la estructura política del país para permitir grandes cambios. Y asi fue, con la Constitución del 1999 se logró reorganizar al gobierno, creando nuevos poderes, ampliando los derechos humanos garantizados bajo ley para impulsar políticas públicas sociales y colocar las primeras piedras para construir un camino económico con un enfoque social.

Después, la prioridad inmediata fue la implementación de políticas dirigidas hacia la erradicación de la miseria. Nacieron las misiones sociales, primero en educación, luego en salud. Con casi un 80% de la población viviendo en pobreza, sin acceso a los servicios básicos, era imposible hablar de “revolución” sin antes buscar mecanismos para aliviar el sufrimiento y la exclusión de esa mayoría crítica del país. Mientras tanto, sectores de la élite lideraban grandes campañas de desestabilización; un golpe de Estado, un brutal sabotaje económico, protestas, manipulaciones y distorciones en los medios.

No fue sino hasta el 2005 que la Revolución Bolivariana tenía el espacio y la capacidad para enfocar en el desarrollo industrial del país. Primero se tuvo que recuperar a la industria petrolero, casi destruida por los opositores en 2003. Y luego buscar cómo recuperar y crear otras industrias, como la agrícola, totalmente abandonada por los gobiernos anteriores. Se tuvo que buscar alianzas con otros países dispuestos a compartir y transferir tecnología para capacitar e impulsar la industria venezolana.

A pesar de los inmensos obstáculos, los avances son extraordinarios. Sin embargo, los problemas estructurales de electricidad, agua y economía que hoy vivimos resultan de una combinación de factores. Los cambios climáticos son reales, todos los percibimos. Pero más allá de lo que no controlamos, está lo que sí podemos controlar. La falta de planificación estratégica a largo plazo, y los recursos humanos capacitados para implementarla, ha sido un tema recurrente durante los últimos años. Existe una urgente necesidad para formar gente con capacidad, compromiso e honestidad. La investigación, la planificación, el análisis y el estudio profundo a nivel sociológico, científico, político y económico son esenciales para poder levantar al país. Si no estamos preparados cuando lo importante se convierta en lo urgente, nos hundirá.


evagolinger@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4009 veces.



Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a93352.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO