Vamos a reflexionar, para actuar

A 10 años de la llegada de la Revolución bolivariana, al gobierno de la República de Venezuela. Con la fuerza y convicción, que emana de las premisas y enseñanzas legados a las futuras generaciones de venezolanos, por el Libertador Simón Bolívar, el maestro Simón Rodríguez, y los patriotas que acompañaron la gesta independentista.

Venezuela presenta un desarrollo económico social y político, definitivamente importante y muy distante y diferente en grado superlativo; del que presentaba en el año 1999 y que el pueblo venezolano arrastraba, desde hacía mucho tiempo, como si fuera una carreta pesada y sin ruedas.

Aún cuando no estamos conformes con los importantes niveles de desarrollo que hemos conquistado a pesar de los obstáculos que ha estado oponiendo contra la gestión de gobierno del presidente Chávez, la oligarquía -egoísta y canalla- criolla.

Es bien cierto, que el impulso dado al progreso del país, por el presidente Chávez, ha alcanzado al pueblo venezolano –antes excluido- mejorando, en consecuencia el poder adquisitivo del mismo.

Han sido precisamente los oligarcas, ricos y equivalentes, los más favorecidos con la eficiencia administrativa, y con la certeza en la escogencia de las políticas económicas y sociales aplicadas por el gobierno revolucionario del presidente Chávez.

No obstante que muchas de las políticas y leyes propuestas y aprobadas por la Asamblea Nacional y el poder Ejecutivo, han favorecido en manera muy significativa a la clase media baja y alta. Tales como las que han mejorado las condiciones de venta leoninas que venían aplicando las empresas promotoras de viviendas, y las empresas vendedoras de bienes y servicios.

Así como también la mejor gestión de indepabis, en defensa de los consumidores, los adelantos cuantitativos y cualitativos en la educación en todas sus fases e instrucción para el trabajo, y la gestión del gobierno a través de las empresas Mercal, PDVAL, CMA, en el sector alimentos.

La oposición solo se ha dedicado a torpedear, todas estas acciones que de todas maneras se están aplicando con provecho de la misma opositora clase media y los escuálidos. Provocando en respuesta, a esta buena acción gubernamental, por parte de la oposición canalla, un odio y animadversión totalmente desquiciada.

Es de hacer notar que la oligarquía, burocrática y poderosa, ante la eficiencia y eficacia de la acción gubernamental. A ellos lo único que se le ocurre hacer es sabotear, en lugar de coadyuvar. En el fondo lo que mas le molesta a la oposición es que cuando ellos -los cuarto republicanos- estaban gobernando. Por su docilidad y jalabolismo al imperio y la oligarquía no fueron capaces de realizar las políticas de gobierno, que se ha atrevido a ejecutar el presidente Chávez.

Sin hacerle caso a los designios e instrucciones del imperio y sus lacayos, o como lo diría algún conspicuo dirigente oligarca escuálido; “sin temor a afectar los intereses de los americanos”. El presidente Chávez ha llevado no solo en Venezuela sino al resto del mundo una predica o gesta Libertaria, como otrora lo hiciere nuestro Simón Bolívar.

Recordemos siempre, que nuestra estirpe es libertaria en verdad y en esencia. No unos farsantes y en esencia sátrapas y corsarios como los estados unidos, los cuales han invadido y han perpetrado una traidora y cruel injerencia en innumerables países del planeta, con el argumento manido de hacerlo en nombre de la supuesta libertad de esos inocentes países.

Como ese predicamento del presidente Chávez en defensa de libertad del pueblo excluido del disfrute de su vida plena; ha tenido una importante acogida en otros países, como por ejemplo Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Nicaragua, Honduras, El salvador, Uruguay, Paraguay, y países del oriente medio y el continente africano.

La oposición criolla y externa ha arreciado, la guerra de cuarta generación, contra Venezuela, de ahí las incursiones con paramilitares en el estado Táchira y estado Zulia, y la infiltración de paramilitares, también en barrios de la región capital así como en otras ciudades importantes de otros estados del país.

Ahora, no debemos dejar de lado que nosotros los revolucionarios, hemos cometido muchos errores.

En lo que respecta a la gestión de gobierno, han existido y existen muchos funcionarios, de nuestro gobierno, elegidos y designados, que no se ajustan a los paradigmas socialistas. Ni siquiera a los mínimos de actitud de honestidad y ética, las cuales, son virtudes, que en el caso de revolucionarios socialistas –como nosotros- son condiciones indispensables y necesarias.

Es por lo demás vergonzoso, tener que oír, a guisa de reproche y reprobación de la gestión de algún funcionario, de gobierno revolucionario, a personas que son y han sido siempre unos excluidos funcionales, decir que: el funcionario “tal” desde que llego al gobierno ha cambiado su estilo de vida a un nivel ostentosamente mas alto en la escala capitalista y consumista, que no son como los valores socialistas los cuales son diametralmente opuestos a los capitalistas.

El gobierno y el partido socialista unido de Venezuela, tendrán que realizar una profunda depuración en sus filas, evidentemente, primero debe ejercer un seguimiento y vigilancia de todas y cada una de las gestiones de gobierno para no cometer injusticias.

Se hace sumamente necesario actuar en este sentido porque el imperio y sus lacayos en la ejecución de la guerra de cuarta generación que nos están aplicando, utilizan la corrupción existente y la que ellos provocan o inducen en funcionarios para desestabilizar al gobierno bolivariano.

En lo que respecta al partido PSUV, también estamos cometiendo errores, que se hace sumamente necesario corregir lo antes posible. Sí bien es cierto, que las elecciones que estamos haciendo en el partido, son democráticas y nos hemos empeñado en hacer la escogencias por la base. Se hace necesario en estos tiempos iníciales y de consolidación del partido, por lo menos darnos un poco mas de tiempo en la escogencia de las medidas políticas que estamos asumiendo, o realizando en el ejercicio del devenir de la nación, porque es evidente que cometimos errores en la escogencia de algunos candidatos.

Hoy lo están demostrando, algunos son muy descarados en la demostración de sus tendencias y posiciones que ni siquiera son basadas en ideologías, son simplemente mercantilistas. No puede echársele la culpa al elector, porque el error ha estado precisamente en la falta de herramientas entregadas al elector para tener elementos de juicio al escoger. Primero había que enseñarle, instruirle a los camaradas, que es, o que estamos proponiendo, hacia donde vamos, cuales son nuestras premisas, no es solo ganar, es ganar con el adecuado, con el correcto, con el consustanciado, con el que ha internalizado el proceso.

Esos errores que quedan evidenciados con la forma de accionar de algunos funcionarios elegidos, nos dan a entender que en la próxima elección de diputados estamos propensos a cometer los mismos errores.

La situación política actual no requiere, que ganemos elecciones, con operadores políticos que tienen dinero o arrastre o carisma, porque esos ya no son condiciones personales que atraigan la atención de un elector. Hoy tenemos la mayoría de electores avispados y que han internalizado el proceso socialista que estamos propugnando, hacer lo contrario para escoger elegibles será ofender a esos señores y señoras electores.

No podemos correr el mismo riesgo de elegir a otros Henry Falcón, o Días Orellana, y algunos más, alcaldes, concejales, que están conspicuamente ambiguos, y esto no es mi óptica, es sencillamente vox populi.

Esto, que sucede con los funcionarios erráticos, fue sencillamente un error en la escogencia por parte nuestra, donde los vicepresidentes regionales del partido tienen una gran responsabilidad y conste que no estoy dudando de la condición de revolucionarios socialistas, de los vicepresidentes regionales del partido PSUV, sino que fue un error, posiblemente por falta de tiempo, y que debemos corregir.

En el caso que se plantea, con las gobernaciones, que perdimos, también fue un error nuestro. Porque para que unos electores que vienen o esta en la clase social de los excluidos tradicionales, lleguen a votar contra una revolución, que por primera vez en la historia a tenido un gobierno que sacó, a esos electores de la invisibilidad o sea de debajo de las piedras literalmente.

Eso significa que los instructores, los monitores, o los programas fallaron estrepitosamente. Conste, que no uso eufemismos, porque, esto hay que entenderlo en su justa dimensión, el enemigo es real, esta ahí, al lado, gracias a nuestro vecino gobierno, y unos cuantos traidores de este lado, y además sabe de cual pata cojeamos.

Vinimos a hacer la revolución socialista, o vinimos a hacer la revolución socialista, necesario es hacerla no hay opciones y alternativas.

Debemos dejar atrás los eufemismos, y darle un trato adecuado y directo a las situaciones evidentemente contrarias, que nos han estado presentando nuestros funcionarios.

A nuestra militancia hay que hablarle claro, constante, contundente y ejemplarmente, que no haya duda en nuestro objetivos, hay que sacar de raíz la mala semilla, esta muy honda, la sembraron en 1492 y le han echado mucho abono.

La oposición no esta tirando flores, cuando ellos estaban en el poder, mataban a los opositores, físicamente. Ahora que ellos –la oposición- están en la oposición, no solo matan físicamente a quienes están con la revolución sino que los matan moralmente y síquicamente, porque atentan contra la mente del pueblo.

PATRIA SOCIALISMO O MUERTE ¡ESTAMOS VENCIENDO!




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1260 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a90051.htmlCd0NV CAC = Y co = US