[Tiempo de Presupuestos, t. de Revisiones)

La Administración Pública debe Sincerar sus Nóminas Laborales

Todos los gobiernos nacionales, estadales y municipales venezolanos,  particularmente los “democráticos”, se acostumbraron inercialmente a no honrar oportunamente sus pasivos sociales, a entrar en mora sostenida y creciente por concepto de  una que otra obligación debidamente contraída con los funcionarios públicos. Y lo han hecho no necesariamente por falta de recursos financieros, de ninguna manera, sino porque al gobierno central de ayer y hoy no les ha convenido ni jamás se han  preocupado oportunamente por actualizar ni siquiera semestralmente esos  pasivos que suelen crecer, crecer y crecer sin freno ni control social  popular alguno. 

Con el uso de semejante método administrativo no es difícil reconocer  un sobreprecio contable que incrementa  constante e irresponsablemente   la Deuda Social original del Fisco Nacional. Con semejante método cunde el  descontento popular, y por lo general la infidelidelidad y la  impostura  populares se hacen   crónicas frente a todos los gobernantes que van sucediéndose al frente de semejantes procedimientos administrativos y fiscales.

Buena parte de la Deuda Pública Nacional (DP) responde  a esa olímpica manera de operar: El nuevo gerente gubernamental sigue automáticamente la costumbre hallada en su personal y que fue propia de sus antecesores, se  muestra ortodoxo, no introduce reforma alguna, pero la DP sigue creciendo y con ello la desidia popular nos ha llevado hasta convertirnos en verdaderos tartufos morales de cuanto gobierno aparece con  cada nueva elección popular.

Es que los  ciudadanos tampoco tienen razón alguna  para mostrarse sinceros en la  administración de sus votos políticos. Hoy se lo dan a Fulano y mañana al propio enemigo de este. Es su manera de pasarle factura a cuanto administrador público transita por Miraflores, quien deja todo como lo encontró, con lo cual  el funcionario público termina sufriendo el castigo que debería aplicarse severamente a los  irresponsables  administradores  que el país ha incorporado  en y para el manejo de unas insinceras nóminas   durante el último 1/2 siglo.

La insinceridad de las Nóminas Nacionales venezolanas se manifiesta de la siguiente manera:

1.-  Oportunos y religiosos descuentos  semanales y mensuales por concepto de Seguro Social, de Política Habitacional, de aportes a la Caja de Ahorros así como de todas las demás cuotas en  favor de Sindicatos, gremios varios y de Seguros privados, y

2.- Tales descuentos no son enterados ni transferidos con la misma  religiosidad   ni automáticamente a los beneficiarios de tales descuentos. Por el contrario, esos descuentos obligatorios  alivian los desembolsos  semanales y quincenales de los organismos públicos correspondientes. Estos  empiezan a disponer de ellos con lo cual se    acumula pasivos contra el Fisco nacional, y este suele terminar  volviendo   a autorizar nuevas partidas presupuestarias para  parcialmente pagarles a los funcionarios públicos afectados con esa mora, y lo hace sólo como corolario de fogosos debates y pugnas entre sindicalistas y políticos quienes generalmente terminan convirtiendo una irresponsabilidad administrativa gubernamental  en conquistas de votos para ambas partes, ya que sindicalistas y gobernantes usan semejantes, deliberadas y acostumbradas moras como fructíferas banderas para sus promisiones electoreras.

Se trata, pues, de toda una consuetudinaria y enquistada estrategia aplicada por  descarados  pillos de la cosa pública, más que de honrados funcionarios. No  pedimos disculpas por estos peyorativos porque consideramos que estamos simplemente reflejando la calidad moral de unos  funcionarios públicos cuyos ascensos al poder nadie duda que han estado respondiendo más a intereses grupales partidistas que a la sana obligación constitucional a la que deben su  razón de ser para  semejantes y elevados caragos gubernamentales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2369 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: