Diego Arria... ¡gran valor!

Muertos insepultos, verdaderos vampiros de ésta Tierra de Gracia, andan como alma en pena, arrastrando pesadas cadenas por Caracas y por el Norte... pasajeros del "Carretón de la Muerte".

Viendo el artículo, sobre éste nefasto personaje y de como "democraticamente" sacó del país a un cura-bueno, comprometido con el Evangelio y con la sociedad expoliada por estos vampiros históricos... lo que da es arrechera y bien justificada.

Recuerdo por aquellos años que se sospechaba de que estaba metido hasta los tuétanos en el "accidente" que se llevara a Reny... al igual que el turco "M" y el atentado a Danilo, todo quedo en la famosa palabra "presunto".

Ni hablar del negociado con los autobuses Leyland... y de "otros" que no vienen al caso mencionar, el tipejo se daba el gusto de ir a la Gobernación en helicóptero... ¡que derroche!... derroche que todavía estamos pagando nosotros los que vivimos en los barrios periféricos carentes de los servicios imprescindibles para medio vivir con dignidad, después de haber dejado el pellejo en alguna empresa, casi todas explotadoras.

¿Cuándo daremos vuelta a esta página decadente de nuestra historia mas reciente?... ¡no fue suficiente la Nueva Constitución!, hay que apurar el paso, estos hijos de Peña Esclusa, no podemos permitir que regresen... ¡No volverán!

Dicen que "recordar es vivir", con estos recuerdos lo que nos sobreviene es la rigidez típica de la muerte social en que sumieron estos hijos del demonio a la Patria de Bolívar, que todavía no es enteramente nuestra... por eso:

¡Patria, Socialista o Muerte... Venceremos!


gervasioarti@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2662 veces.



Gervasio Artigas


Visite el perfil de Gervasio Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: