Oscar Battaglini: una actitud digna en defensa del proceso revolucionario




No suelo escribir sobre personas en particular, prefiero referirme a temas políticos generales o a procesos que tengan o puedan tener alguna influencia en los acontecimientos que se desarrollan en el país o internacionalmente. Sin embargo, en esta ocasión creo necesario y justo decir algunas palabras sobre la actitud firme y digna de mi colega en la Escuela de Sociología de la UCV, prof. Oscar Battaglini. Ni siquiera comprometeré a mi organización (OIR) en lo que voy a plantear. Lo haré a título estrictamente personal.

Desde que fue nombrado como rector principal del Consejo Nacional Electoral, Battaglini ha asumido una posición clara y transparente de defensa del proceso revolucionario y de rechazo a cualquier situación que lo pusiera en peligro. Con su andar pausado y sobrio, Battaglini ha enfrentado los intentos de fraude, tanto en el “reafirmazo” como durante los reparos; ha sido una voz de alerta contra las intromisiones descaradas de los supuestos observadores de la OEA y el Centro Carter; fue el único de los rectores del CNE que se opuso a la presencia de estos organismos en las instancias técnicas y de control del organismo electoral, y ahora, con su actitud de salvar el voto en la decisión de activar el referéndum revocatorio, pone nuevamente en evidencia su disposición firme y resuelta de defender el proceso revolucionario contra los desmanes y desafueros de los golpistas y del imperialismo. Sin embargo, su posición muchas veces solitaria dentro del CNE, deja en claro el carácter democrático-burgués de este organismo. Su condición de espacio para la negociación y el conciliábulo, para el acuerdo tras bastidores al margen de las masas y de su movilización. Este, definitivamente, no es un organismo meramente técnico, ni siquiera es un verdadero poder independiente dentro de la división burguesa de los poderes del Estado, por el contrario, y al igual que otras instituciones (TSJ, Asamblea Nacional, Inspectorías del Trabajo, Fiscalía, etc.), es un ente que se sustenta en leyes burguesas, en muchos casos heredadas de la IV República adeco-copeyana, penetrado hasta los tuétanos por abogados, técnicos y funcionarios ligados a los partidos de la Coordinadora Democrática. Habituados a transitar por los vericuetos leguleyos de la trampa y el asalto electoral contra el pueblo. Este es un organismo que hoy, como ayer, sirve a los intereses del imperialismo y de la burguesía nacional en el marco de la “contrarrevolución democrática” que hoy privilegian. Es un espacio donde la movilización y la lucha de los trabajadores y el pueblo no cuentan. La actitud de Battaglini es una contradicción permanente con las características del CNE.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4009 veces.



Miguel Angel Hernández Arvelo

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas