La guerra de los dioses

  LA GUERRA DE LOS DIOSES 

   … Y todo era oscuridad. Entonces dijo Dios, hágase la luz.  Y vio Dios que la luz era buena…

Ese dios hacedor de luz, propulsor de la paz, el amor, el respeto, la solidaridad, defensor del derecho a la vida (no mataras) que le ha asignado un sitio digno a toda criatura en la naturaleza  e hizo del hombre, supremo ante lo habido en la natura,  dándole la responsabilidad de velar que todo en su conjunto permanezca para bien de todos. Sin discriminar y sin darle mayor potestad a unos sobre otros, para explotarlos, esclavizarlos, robarles o vejarlos.

    Ese Dios, camina entre la gente humilde, anda al lado de los pobres, humanizó a su propio hijo y lo trajo al lado de los pobres, despreciando y fustigando a los ricos, los avaros, los que enfermos de vanidad y jactancia, que se creen son superiores a sus semejantes, tan solo por que son duchos en la practica del robo, el desvalijamiento del inocente y en el arte malo del engaño.  Ese hijo del Dios, que anduvo entre los pobres, fue hecho prisionero por lo equivalente ayer, de las conferencias episcopales de hoy.  Fue torturado en cárceles secretas de los organismos antecesores de la CIA del presente; crucificado, muerto y sepultado, desaparecieron su cadáver y hasta el día de hoy no se sabe donde está.

   Como ese Dios tuvo muchos adherentes entre los pobres, fue sustituido por una mafia que vio en esta fe, la posibilidad de un gran negocio, que garantizaría a la vez predominio sobre los creyentes, los cuales pagarían cuotas de comulgado en forma monetaria. De esa manera se fue fortaleciendo esa entelequia explotadora hasta los días de hoy. Tienen su propia cede o estado dentro de otro estado y allí confluyen todas las riquezas obtenidas por engaño a nivel global. Eso le ha valido ser la mayor organización internacional con una riqueza incalculable, la cual se nutre de todos, pero nadie de Élla. Ese clan tiene su propio Dios, un Dios que comulga con los grandes capitales y capitalistas; cobra sus servicios por bendecir las masacres, genocidios, saqueos y expoliaciones que se hacen en el planeta a nombre de ese Dios, de la libertad (que éllos secuestran),  en contra del terrorismo (que éllos practican) en nombre de la democracia (que desconocen). Ese Dios cabalga sobre los intereses de una institución llamada Vaticano.  Es representado por unos muñecos de palo y trapo, o en su defecto, yeso y piedra; a los cuales rinden pleitesía y obligan a otros a lo  mismo. Esa mafia solo tiene un concepto por el cual sacan dinero de sus arcas: Es para lavar las ofensas hechas contra niño y niñas en actos de pedofilia y violación, que hacen algunos de sus miembros o sacerdotes. Pagando con dinero, la honra arrebatada.

     Pero existe otro Dios que está  en guerra permanente contra el falso Dios del dinero y el capital. Es el mismo nombrado al inicio y que hace lo que originó la vida y la existencia misma del universo. Ese Dios, vive en la conciencia de los hombres y mujeres buenos, en el espíritu de los niños.  Él profesa la solidaridad. Donde come, comen todos; donde vive, viven todos. Sana y no cobra por el servicio, educa y no pide nada a cambio.  Siempre está al lado de los pobres y los humillados, les alimenta el espíritu, para que tengan fuerza para la lucha que les conducirá a la liberación del yugo del Dios de los opulentos miserables explotadores y ladrones de vida.

    Pero ese Dios demoniaco y perverso, que mas que un diablo es un imperialista con predica de Sion judío, le está llegando su fin.  La batalla decisiva está por librarse y la correlación de fuerzas, la razón,  el amor y la justicia es estandarte del Dios de los pobres.  Un Dios que desprecian y ofenden a diario por Globo visión. En boca da Sabino Urosa, con coro de Baltasar Porras, Luis Ugalde, monseñor Berloco, Roberto Lûkert, etc. las voces fantasmales de la conferencia episcopal venezolana (con poquísimas excepciones)

    Tal como el primer episodio de la guerra de los dioses en los cielos ancestrales; donde el traidor “querubín” Lucifer (como un Pinochet cualquiera), peleo contra las tropas del  bien; comandadas por el arcángel Miguel.  Lucifer fue obligado a huir a la tierra. Con él llegaron los imperios, las enfermedades, los capitalistas, los explotadores, los flojos ladrones enseñoreados en templos de mentiras, lo mimo que Urosa, Lûckert, Porras etc.  En definitiva, con Lucifer llegaron a la tierra todos los males de los cuales padecen hoy los pueblos.  Allí identificamos a los racistas, los asesinos, los ladrones, los comerciantes especuladores, los mentirosos, los invasores de naciones, los saqueadores. 

       En este momento se libra en la tierra la nueva batalla por el bien contra el mal. Tal como lo describe “el apocalipsis” todas las fuerzas malignas suman fuerzas para la gran batalla.  De esa forma se unifican: la gran prensa, el gran capital, las grandes mafias, los grandes fabricantes de armas, los grandes monopolios, los políticos serviles, los viciosos, los mentirosos, los estafadores,   los tarifados, los racistas, los profesionales elitistas, los militares golpistas, los sacerdotes del demonio ( ya nombrados como ejemplo) los locutores sin cerebro ni autonomía, los dueños de canales de televisión y periódicos falsarios, los agentes extranjeros con nacionalidad distinta a los de los amos, los dueños de bancos, los terratenientes, los latifundistas. Toda esa pléyade de miseria, se une contra el Dios de los pobres y contra el pueblo para librar la batalla definitiva por la vida y por la paz

   ¿A QUE BANDO SE SUMA UD?

+Candidato al purgatorio

javierdelvallemonagas@gmail.com 

                                      



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



*Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a85000.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO