Banco Central de Venezuela y La Moneda Divisionaria

En estos días de cambio en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el Banco Central de Venezuela, la institución de mayor fuerza y prestigio financiero de Venezuela, debería revisar el CONO MONETARIO vigente cuya utilidad deja mucho qué desear.

Efectivamente, el país económico todavía no termina la fase de transición entre el sistema monetario inmediato anterior y el actual para el cual rige temporalmente la denominación de “bolívares fuertes” (Bs. F).las monedas que debían ser retiradas del mercado siguen circulando porque resultan de mayor conveniencia para operaciones de detalleo comercial.

Las denominaciones divisionarias del actual cono monetario se mueven entre las monedas de Bs. 1,00 y Bs. 0,01. Contiene monedas intermedias de Bs. 0,50; Bs. 0,25; Bs. 0,12½; Bs. 0,10 y Bs. 0,05. Siete (7) monedas divisionarias en total.

Debemos destacar que, salvedad hecha de las monedas de Bs. 1,00; Bs. 0,50, las restantes han resultado de baja utilidad cambiaria y alto rechazo por parte de comerciantes y consumidores.

Este rechazo se justifica por las dimensiones de esas monedas que las hacen marcadamente intraficables ya que su maniobrabilidad insume muchas molestias y pérdida de tiempo. Fueron diseñadas de mayor a menor según un poder adquisitivo decreciente como si se tratara de monedas con valor intrínseco, lo que demostró un bajo nivel técnico de parte de los técnicos y directivos del Banco Central de Venezuela, dotado de un personal más politizado que profesionalizado.

Además, ante la ingobernable Inflación y la falta de una Política seria, eficiente y eficaz de parte de las autoridades competentes, nos hallamos con un comercio que libérrimamente realiza aumentos de precios que no guardan relación alguna con muchas de las monedas divisionarias. Es el caso de que los aumentos de precio experimentados casi a diario por las mercancías detallables se mueven en múltiplos de bolívares. Digamos, por ejemplo, que los precios pasan de Bs. 2,00 a Bs. 3,00, pero ninguno pasa, por ejemplo, de Bs. 2,00 a Bs. 2,05 ni a Bs. 2,10 ; ni de Bs. 2, 00 a Bs. 2,12½, ni a Bs. 2, 25 ni a Bs. 2,50. Los aumentos menores de Bs. 1,00 casi no se están dando.

Si suponemos que estamos frente a una moneda muy devaluada, razón por la cual hay que seguir desembolsando muchos billetes para cubrir la mayoría de las transacciones de comparaventa, y en materia de comercio al detal nos hallamos con mercancías que ya no son expresables de monedas divisionarias como las actuales, entonces debemos inferir que el actual Cono Monetario debe ser remplazado por otro, o limitar la circulación de divisionarias sólo de Bs.1,00 y Bs.0,50. El resto de las monedas podrían perfectamente salir de la circulación por disfuncionales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3015 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: