Nuevos ciclos golpistas: Ni Venezuela, Ecuador o Bolivia están preparados

Honduras abre un nuevo ciclo de lucha revolucionaria en Latinoamérica contra Estados Unidos. La ausencia de una dirección revolucionaria práctica explican los golpes en Honduras y Venezuela; la continua desestabilización en Bolivia y Ecuador nos dice que la construcción de partidos políticos sólidos de masas se torna imprescindible para el derrumbe de las oligarquías locales quienes ejercen gran influencia contrarrevolucionaria.

Los republicanos norteamericanos dieron su veredicto: No es golpe dijeron, es una sucesión constitucional. El golpe de Honduras también nos enseña el debilitamiento de las oligarquías locales para frenar por si solas las movilizaciones revolucionarias, la crisis económica los obliga a lanzar ataques a través de organismos como la OEA y la ONU, quien con su silencio es cómplice por negligencia u omisión. La crisis ha debilitado las posiciones de las oligarquías, pero, de ninguna manera están muertas.

A pesar de los triunfos constantes en las urnas, los movimientos de masas no están preparados para hacerle frente a una contrarrevolución, ese fue el caso de Honduras y será el caso de Venezuela y Ecuador si llegase el golpe. Los dos países en condiciones diferentes, Venezuela se ha preocupado por integrar sus fuerzas armadas al proceso, de apoco dejan de ser una casta, existe la experiencia del golpe del 2002, aviso siempre latente para el gobierno de Chávez. EEUU no se la jugara directamente con Venezuela, la hipocresía de Obama persigue debilitar primero su entorno del  ALBA, armando a Colombia y desde allí desestabilizar. Las fuerzas armadas venezolanas son un dilema en caso de un golpe.

Ecuador, con unas fuerzas armadas desleales al servicio de los estadounidenses representa junto a los medios de comunicación la mayor oposición. La salida de EEUU de la base de Manta compromete más aun al gobierno alfarista de Correa. Las constantes pugnas con Colombia conducirán a que EEUU intervenga a favor del plan Colombiano, encargado de agravar las relaciones con Ecuador. En plenas primarias de los partidos colombianos, Santos aguarda agazapado el cierre de todas las puertas para la reelección de Uribe, el dólar continúa bajando permitiéndole a la banca e industriales acceder al dólar a un mejor precio, pago  por las alianzas que están por venir, ya que Santos, es el hombre de Obama.

Ecuador tiene la experiencia de algunos golpes de los 6-7 presidentes en 10 años; habla a las claras de la poca estabilidad política de los ecuatorianos. Que Correa haya ganado todos los referéndums, de ninguna manera garantiza que el pueblo recupere su liderazgo, en el supuesto no consentido de un golpe, promovido desde las FARC para la OEA, por intermedio del plan Colombia. Ecuador representa la opción más viable para consumar un golpe en Sudamérica.

Bolivia, Evo, de apoco se ha consolidado después de aprobada la constitución, cuenta con un partido político, el MAS, fuerte, campesino e indígena que a no dudarlo se enfrentara con los militares y con los separatistas de Sta. Cruz en caso de un golpe, como lo ha hecho históricamente en múltiples oportunidades. Cuenta también ,con una oposición consolidada en más de un 40%, como lo está la oposición venezolana y ecuatoriana.

El Salvador, el presidente Funes se cuido de protegerse como aliado apenas asumió la presidencia. aliado incondicional, no solo de los norteamericanos por la base de Camalapa, de donde se escuchan y monitorean electrónicamente las operaciones desestabilizadoras del plan Colombia y sus cinco bases norteamericanas, con la recién mudada de Manta, se da apoyo logístico para enfrentar el “narcotráfico”, Funes es aliado también de la OTAN, por su participación militar en Irak. Guatemala sin petróleo y con mucha más pobreza que el resto de naciones está descartada por estrategia para un golpe. El efecto domino a punta  más al sur del continente.

Todos estos países tienen algo en común, la estrecha base política los obliga a depender fuertemente del apoyo de los EEUU en las esferas internacionales en caso de un golpe. Eso está demostrado por la iniciativa política cedida a los EEUU desde el golpe en Honduras, por no tener un conocimiento ideológico firme en los pueblos con procesos al socialismo y por carecer de partidos políticos de masas, combativos y revolucionarios; ellos, los golpistas lo saben. También , administrativamente, por tener una estructura semicolonial, corrupta y burocratizada que molesta a la población, y por su semiindustrializacion, nos hace dependientes de la tecnología y comercio norteamericano o del G8, que ya, prácticamente es lo mismo.

Las burguesías nacionales, pueblo en general, acostumbradas a participar en negocios conjuntos con los monopolizadores de la oligarquía los hacen esclavos de los bancos e instituciones monetarias, la escasa política revolucionaria con alternativas sociales de masa, evitan desprenderse de ese habito neoliberal.

Quizá, la dependencia de Venezuela de las esferas internacionales en caso de un golpe, no sea tal, ya que el gobierno de Chávez, prácticamente no depende de los organismos crediticios tradicionales del capitalismo, al cambiarse a otros capitalismos, aliados del imperio, reducen esa influencia, pues, todos sabemos que estas organizaciones, OEA, ONU, son cómplices de los golpes proyectados por Washington en Latinoamérica, especialmente contra Venezuela, el trofeo mayor. Por lo tanto, no se necesitara de un árbitro.

Es una coalición de fuerzas contrarrevolucionarias internacionales: OEA, ONU, Washington y oligarquías nacionales respaldadas por los medios de comunicación y las Iglesias, son dificultades objetivas que siguen una línea imperialista, conscientes de su principal papel como agentes para el golpismo, se llega a un nuevo ciclo de luchas revolucionarias en esta parte del mundo para la próxima década, en donde Colombia juega un papel importante desde el 2010, año de la posible reelección del presidente Chávez.

Este nuevo empeño del capitalismo para hipócritamente aceptar el golpe en Honduras, refleja la incapacidad de enfrentar seriamente la crisis y el estancamiento del mundo no alineado, aplicando solo paliativos, que ya no son suficientes para los sin tierra, sin vivienda, y la colosal envergadura de los desempleados, la falta de efectos tangibles en la industrialización sobre el bienestar de las masas por sus efectos dañinos sobre el medio ambiente, agrava la crisis, permitiéndoles a los imperios del G8 continuar con la opresión salvando la banca privada. Estrategia de Obama para frenar la masa obrera y provocar el estancamiento de los países no alineados.

Sin embargo, el fuerte resurgimiento de poblaciones encargados de sostener los liderazgos en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Brasil, depende cada vez más, de los cambios que se realicen en los movimientos obreros y campesinos acompañados de un partido político revolucionario que acompañe ideológicamente a las masas, capaz de presentar  una alternativa socialista a la política capitalista. Esa, una de las principales referencias para lograr el apoyo de la población, ante esta tremenda situación golpista que se avecina. 

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3478 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: