Yanquización vs. Cubanización

De que se sorprenden los pitiyanquis , si en Venezuela vivimos durante más de cuarenta años yanquisados. Sí “escuálidos” ustedes tuvieron a Venezuela yanquisada, entregada y humillada. Hemos vivido sometidos por el tío Samuel. Ustedes, los que gobernaron el pasado oscuro, e hicieron lo que el imperio les ordenó, sumisos y obedientes como mansos corderitos, para que no se disguste su amo el yanqui. Asegurándose a la vez, eso sí, que sus bolsillos y sus cuentas bancarias quedasen siempre repletas de bolívares. Aunque recuerdo que, ustedes prefieren los dólares, esos que rezan “en dios nosotros confiamos” o en buen inglés: IN GOD WE TRUST

No fueron acaso los presidentes títeres, que gobernaron en nombre de gringolandia de la Coca Cola, de Burguer King, de Ford, de la General Motors, de la IBM, la Creole, Petroleun , la Good Year. En nombre de estas y otras transnacionales imperialistas gobernaron y no para beneficiar a su pueblo venezolano, al contrario para robarlo, ultrajarlo, degradarlo y envilecerlo. Hubo algo para lo que ustedes vende patrias sirvieron con eficiencia y fue para robar y enriquecerse a costa de su propio pueblo, asesinaron y torturaron al honesto y sufrido compatriota en nombre de la libertad y de la democracia estilo yanqui y bajo la bendición de gringolandia el país de Dysney Word, por el que cada pitiyanqui cambiaran su nacionalidad venezolano felizmente.

Ahora, la tortilla cambió, dio la vuelta en la sartén, y ¡horror!

Traen de cuba a maestros para alfabetizar al pueblo, a médicos para sanar al venezolano a trabajadores sociales, a instructores deportivos y los malvados opositores se horrorizan por esto. Hipócritas pitiyanquis, ustedes crearon las condiciones de pobreza y los barrios marginales, con sus miserables salarios que pagan al trabajador en sus empresas. Ustedes originaron esos barrios de pobreza, para tener mano de obra barata en sus empresas y cercanas a sus fábricas y poder explotarlos mejor.

Ahora el gobierno bolivariano ha aceptado la colaboración valiosa de los compañeros cubanos para reivindicar precisamente los derechos de ese mismo pueblo venezolano que habita esos barrios de marginalidad creados por ustedes, por su explotación consciente a la masa trabajadora en cuarenta y más años de explotación al trabajador venezolano.

Es bueno destacar algo, nuestros médicos, maestros, entrenadores deportivos y trabajadores sociales, fuera de honrosas acepciones, que las hay es cierto, no van a convivir en un barrio con los pobres de la patria como lo hacen los compañeros cubanos.

Señores profesionales venezolanos, a ustedes les falta la ética, y la humanidad que a los cubanos les sobra.

 Me lo confesó un médico venezolano amigo, cuando yo le pregunté:

¿Cual era la diferencia entre un medico cubano y otro venezolano?

Él me respondió: humanidad.

Que son humanos,

Y respondí: con honrosas acepciones.

Sí, antes en el pasado estábamos yanquisados y esto sirvió de pretexto a muchos empresarios para enriquecerse desde el Estado y desde sus empresas con la corrupción y negocios fáciles, redondos y jugosos, favorecidos desde sus cargos que ocupaban en las instancias de gobierno y amparados por leyes que sus propios diputados aprobaban a conveniencia. El haber asesinado y torturado al pueblo venezolano en nombre de la libertad y la democracia imperialista, anticomunista macarthista, esa que dice: América para los americanos, pero para los gringos blancos, de ojos azules y pelo amarillo (rubios, catires o güeros) eso nunca significó nada para ellos los oligarcas y sus gobiernos del pasado, los que explotaron al pueblo trabajador,  nunca se preocuparon por su derechos: por a la salud, por la educación por la vivienda, por su derecho a comer bien, a tener una vejez tranquila a los oligarcas jamás les remuerde la conciencia por estos crímenes  ¿la tendrán?

¿Que malo tiene señores de la oligarquía nacional, opositora, conspiradora y pitiyanqui, que ahora Venezuela Bolivariana se cubanice, pero que se cubanice para salvar vidas, enseñar a leer, hacer deporte y aprender a tener dignidad y formar un pueblo venezolano y bolivariano digno, sano, y culto del que todos estemos orgullosos de pertenecer y ser ejemplo para los pueblos del planeta, como en el pasado y aún lo es Simón Bolívar, nuestro Libertador.

Requenave1@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3338 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor