Presidente Chávez, lea este libro con las miserias humanas de Vargas Llosa

Hace diez años en una esquina cualquiera del centro de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, tuvimos la oportunidad de adquirir un libro de título muy sugestivo que por su importancia, o más bien extrañeza, leeríamos ávidamente en una sola noche y de un solo tirón.

Desde aquél tiempo para acá ese texto había permanecido lejos de nuestra memoria y extraviado ente varias cajas de libros, que quizás no hubieran sido despolvadas de no ser porque al escritor peruano (nacionalizado español) Mario Vargas Llosa se le ocurrió venir a nuestro país a vociferar sandeces, a dar lecciones de moral y a tratar de desprestigiar internacionalmente al gobierno del presidente Hugo Chávez acusándolo de cercenar las libertades individuales y públicas..

El texto en cuestión se titula Lo que Varguita no dijo y fue escrito en 1983 por la boliviana, Julia Urquidi Illanes, tía y ex esposa de Vargas Llosa, quien vivió una relación desquiciante, tormentosa y traumática con el autor de La Ciudad y los perros.

Este libro es un documento imprescindible para tener una idea de las emociones y los rasgos característicos de la psiquis de Varguitas ,pero sobre todo de las miserias humanas de este escritor , que ha puesto su nombre al servicio de los más oscuros propósitos de la derecha fascista, convirtiéndose de esa manera en un intelectual mercenario que vende su conciencia por monedas, como lo ha hecho en Venezuela donde estuvo como payaso de una oposición subversiva que intenta derrocar por la fuerza a uno de los gobiernos más legítimos, democráticos y transparentes que haya tenido la historia de este continente.

Algunos pudieran objetar que el contenido de este libro no es un argumento válido para neutralizar las cínicas y perversas intenciones de Vargas Llosa, nosotros decimos que sí es válido porque a los venezolanos no nos puede venir a dar lecciones de moral, de ética política, o de democracia un tipo que en su vida pública y privada ha demostrado ser un excelente novelista, pero también un charlatán, mediocre y miserable que se ha valido de su pluma para edulcorar y banalizar acontecimientos muy sórdidos de su conducta, así lo hizo por ejemplo cuando público el libro La tía Julia y el escribidor.

En Lo que Varguita no dijo, Julia Urquidi Illanes, deja al desnudo parte de los fantasmas espirituales de Mario Vargas Llosa, un hombre que no ha podido ocultar rasgos prominentes de una personalidad signada por ansias de rapiña y por sus intenciones egoístas como está ampliamente demostrado en varios capítulos de este interesante texto.

Por eso y por muchas cosas más él ha fracaso como persona y como político. Por que no puede hablar con franqueza un personaje que ha puesto el reconocimiento y la fama de buen escritor al servicio de despreciables y mórbidas intenciones. Porque no puede hablar con franqueza, aunque quisiera, un confidente y un lacayo que es capaz de cualquier sordidez política tan sólo por dinero.

“Julia Urquidi ofrece en estas páginas un testimonio profundamente sincero que busca desentrañar la realidad de su vida en común con el novelista peruano a lo largo de más de ocho años “ , se puede leer en la presentación del libro.

Lo que Varguitas no dijo cuenta los vaivenes y entretelones de la unión matrimonial que mantuvo Vargas Llosa con su tía Julia, a quien el escritor peruano le debe mucho de sus éxitos como novelista, pues ella lo ayudó y lo protegió cuando éste era un desconocido inquilino de húmedas bohardillas en Paris.

Una relación que se fue desvaneciendo lentamente debido a la violencia, los maltratos y las infidelidades de Vargas Llosa, quien traicionó a su esposa, que además era su tía, entre otras mujeres con su prima Patricia quien había ido desde Perú con su hermana Wandita a vivir en el apartamento de la pareja en Francia.

La sorpresa de Lo que Varguita no dijo, está sin embargo, lejos de lo que podría presumir un lector que espera simplemente un libro de réplica y polémica, en que ese testimonio se impone por sus valores intrínsecos por la valentía de una narración que no oculta nada y que expresa un momento dramático que, de acuerdo a Julia, ha sido omitido en la novela de Vargas Llosa La tía julia y el escribidor.

A continuación algunos párrafos de esta historia verdadera escrita con sencillez y humildad por la ex esposa del autor de Pantaleón y las visitadoras:

“Una tarde que estábamos solo en casa, decidí abordar el tema que tanto me atormentaba; le dije a Mario que tuviera cuidado, que yo veía lo que estaba sucediendo, que su amor de primo podría convertirse en amor de hombre. ¡Para qué lo diría! Nunca lo vi tan energúmeno. Me trató de mentirosa, de calumniar a una niña de quince años y, sobre todo hija de mi hermana. Me dijo que mi celos eran paranoicos, que me estaba volviendo loca, que qué pensarían mi cuñado y mi hermana si supieran que ofendía con mis dudas a su hija, que me portaba como una histérica, etc. Proclamaba tanto la inocencia de los dos, que me sentía como un verdugo; pensé si realmente no estaría volviéndome loca. “

“Me agarró con violencia de un brazo, sólo me dijo: - Toma tu cartera y ven conmigo,- no sabía lo que pasaba, sentía piernas y brazos como si fueran de plomo, extraños, caminaba con dificultad. Me metió en el auto y a toda velocidad partió. Una vez allí se acercó a María y le dio una cachetada. Ella no dijo nada solo sonrió. Yo le pedí disculpas, le dije que no tenía idea de lo que sucedía…”

“Sumergida en esa angustia que no me dejaba pensar con claridad busqué entre los medicamentos que tenía y encontré unas pastillas para dormir que me habían recetado tiempo atrás. No sé cuantas tomé, pero al momento desperté y volví a tomar, volví a despertar. Entonces, vacié todo lo que quedaba en el vaso y me las llevé a la boca…Llegado el momento de dejar el hospital, Mario me esperaba afuera: no me dirigió ni una sola palabra de aliento, que me hubiera ayudado a vencer la vergüenza que sentía, mi ansiedad fue vana. Sólo me tomó el brazo con torpeza guiándome a la administración y me dijo: - Entra y pregunta cuánto se debe por tu ridículo chistecito – pagamos y salimos…”

“ Acabo estas páginas con un dolor muy grande , con un vacío enorme, todo lo que llevaba dentro de mi lo he dejado en estas hojas, y al mismo tiempo, me siento liberada de un gran peso; por fin pude romper el silencio, por fin pude decir la verdad que tantas veces me ha quemado como fuego en las entrañas “.

“Pensé ilusamente que con el libro se acabaría toda nuestra historia, y toda mi odisea, pero una vez más me equivoque. Leí en un periódico que se firmaría una Telenovela de La tía Julia y el escribidor, y con ello me salió a flor de piel toda la rabia acumulada durante todo ese tiempo. No era posible que se hiciera esa barbaridad, esa aberración con mi vida, con un amor que fue tan intenso, tan sincero tan sin egoísmo, un amor lleno de renunciamiento y de lágrimas y que sólo existió para hacer de él un escritor, no sólo lo digo yo, también lo dice él … “

“A partir de entonces ya no quise saber de Mario. No me interesaba una persona tan egoísta, tan innoble. Cuando me dejó me hablaba de todo mi sacrificio que siempre di mucho más de lo que recibí , de lo que sufrí a su lado , en fin, un castillo de naipes, que se derrumbó, que se vino abajo cuando se le presentó la oportunidad de “coleccionar más papelitos verdes…”

“ No han sido pocas las dificultades que he tenido que vencer para que este salga a la luz, desde la amenaza velada- a través de terceras personas- hasta el querer silenciarme con – malas artes- con la compra de originales por una suma que no era de dejar pasar. Hay algo que olvidaron quines ataron de hacerlo (además de bloquearme varias editoriales): mi conciencia, mi honestidad, reivindicación e integridad de mujer, no están en ventas ”

Este libro de Julia Urquides Illanes fue editado tan sólo dos veces y según la propia autora se consiguieron muchas trabas para reeditarlo. Sería interesante que usted Presidente autorizara la publicación, entre otras cosas, para ratificarle a Mario Vargas Llosa y cia que en este país hay tanta libertad que les sobra incluso para decir por la prensa , la radio y la televisión que no existe.


Periodista.
jhocas10@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6689 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor