Renta petrolera y soberanía

Una aproximación sencilla a la definición de renta petrolera es: la diferencia que hay entre el precio de venta del petróleo y su costo de extracción. Esto significa que si extraer un barril de petróleo en Venezuela tiene un costo promedio de 8 dólares y hoy se vende en los mercados internacionales en aproximadamente a 53 dólares (El precio del barril de petróleo venezolano cerró la semana del 18 al 22 de mayo en un precio promedio de 53,15 dólares) implica decir que nuestra renta petrolera equivale a 45 dólares por barril.

La renta es un fenómeno de la era moderna capitalista. Marx la definió como renta del suelo y la distinguió de lo que es la ganancia por la explotación del trabajo. Coincidió con Smith quien la describía como el excedente que se obtiene de la explotación de la tierra, donde una parte iba al arrendatario capitalista (Salarios de los trabajadores incluidos) y la otra al dueño de la tierra. La renta tiene que ver con la tierra y no es lo mismo que la ganancia. Se da en bienes en donde no aparece el trabajo explotado aunque si su uso.

En nuestro país 40 mil trabajadores petroleros generan un promedio de 80 mil millones de dólares al año. He aquí el núcleo central, lo esencial, de la gran disputa histórica por Venezuela, que no ha sido otra cosa sino por quién se queda con esa gigantesca suma de dólares: en otras palabras, quién se apropia de la renta petrolera venezolana. La respuesta a la pregunta: ¿Cómo se utiliza ese extraordinario beneficio? es la médula espinal del juego de la política criolla, y es la explicación, en los últimos diez años, de la ferocidad con la cual pelean por recuperar sus privilegios las viejas élites desplazadas por el pueblo venezolano con la Revolución Bolivariana.  

En 1829 el Libertador Simón Bolívar decretó que la República era titular de los derechos de la corona española a las riquezas minerales del subsuelo. Este principio el pueblo movilizado en constituyente lo dejó establecido de manera clara en la constitución bolivariana en 1999. La victoria popular sobre el imperialismo al pulverizarle el golpe de estado y el sabotaje petrolero en el año 2002 consolidó esa extraordinaria conquista para nuestro pueblo. Es necesario, por lo saludable, recordar siempre que la actividad petrolera no está vinculada directamente al trabajo manual de sus operarios (no es una fábrica de carros o barcos) sino a una renta mundial internacional. Es una actividad minero-extractiva generadora de una renta muy alta y normalmente no tiene que ver con el esfuerzo de producción. La renta petrolera pertenece verdaderamente al pueblo desde la asunción a la conducción del país del Presidente Hugo Chávez Frías. Sembrarla soberanamente es nuestro gran desafío como pueblo para lograr el objetivo bolivariano de la mayor suma de felicidad posible, y, en consecuencia, construir con éxito la patria socialista.


 

  iran_jose_a@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 26970 veces.



Irán Aguilera Abad


Visite el perfil de Irán Aguilera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: