Las condiciones de la oposición

El pasado lunes 5 de abril, los Srs. Felipe Mujica y Alberto Quirós Corradi, representantes de la Coordinadora Democrática ante el Consejo Nacional Electoral, celebraron una rueda de prensa en la llamada quinta La Unidad, en la cual leyeron un documento en el que establecían las condiciones mínimas para aceptar ir a los reparos. Por lo peculiar de este documento, es necesario hacer un análisis del mismo, pues este evidencia el discurso y el carácter contradictorio de la oposición. En la página de la Coordinadora (http://www.coordinadora-democratica.com) se encuentra dicho documento completo.

El documento comienza haciendo una serie de consideraciones que es necesario precisar. Citamos: "En los últimos años, hemos recorrido las diferentes opciones electorales que nos brinda nuestra constitución". Esto es falso: el Golpe de Estado de abril de 2002 y el sabotaje petrolero de diciembre de 2002 y enero de 2003 no están contemplados en la Constitución. "Se recogieron y entregaron suficientes firmas para activar el Referendo Consultivo y luego de que este fue convocado por el Consejo Nacional Electoral, el proceso fue abortado por la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia". No se dice aquí que se quiso usar un referendo Consultivo como si fuera Revocatorio, contraviniendo así el espíritu y letra de la Constitución.

"Luego se realizó el Firmazo; las firmas recogidas en esa oportunidad fueron suficientes otra vez para activar el Referéndum, pero quedaron invalidadas por el CNE por considerarlas extemporáneas". Las firmas no fueron extemporáneas, lo que sucedió fue que la solicitud se hizo en unos plazos diferentes a los que establece la Constitución. "Finalmente, se realizó el Reafirmazo y por tercera vez se recogieron suficientes firmas siguiendo un procedimiento sumamente estricto y blindado en el cual participaron funcionarios del propio CNE...". Es el mismo CNE el que ha dicho que las firmas no han sido suficientes pues un gran número de las mismas corresponden a las planillas con caligrafía similar. Como se sospecha que dichas planillas pudieran tener firmas recogidas de forma fraudulenta, el CNE no decidió anularlas (posición que debió ser la que asumiera), sino que decidió enviarlas al proceso de reparos, es decir, que cada dueño de la firma vaya a los centros de reparo y exprese su voluntad de validar dicha firma.

Después de aclarada la introducción que se hace, el documento pasa a señalar, no sin cierta dosis de prepotencia y soberbia, cuáles son las condiciones mínimas de la oposición para ir al proceso de reparos. Analicemos cada una de las condiciones.

Primera condición.

"Garantizar la transparencia de los resultados. Ello comienza por convocar a los ciudadanos que participarán en el proceso de reparos para que acudan al Centro de Votación Electoral más cercano al sitio donde firmaron". Según esto, es el CNE quien debe organizar la convocatoria de los ciudadanos que deben reparar, es decir, no sería un acto voluntario, sino más bien una imposición o mandato del CNE. Luego se señala que "Igualmente los procesos deben ser auditables previo al evento y los observadores podrán realizar sus conteos muestrales para emitir sus resultados al finalizar cada jornada de los 5 días fijados en las normas para efectuar los reparos". No se entiende cómo se puede auditar un proceso ANTES del mismo, y por cierto, muy alegremente se dice que los observadores podrán realizar sus conteos y emitir resultados. ¿Quiénes? ¿Los observadores internacionales, o los nacionales? La ley establece que quien debe dar los resultados es el CNE y nadie más.

Segunda condición.

"Garantizar un procedimiento eficaz de reparo. Esto parte por establecer un mecanismo sencillo según el cual los firmantes que acudan a su Centro de Reparo puedan confirmar su voluntad o demostrar que no firmaron, con solo presentar su Cédula de Identidad laminada y firmar en el cuaderno electoral correspondiente preimpreso con los datos del firmante y subdividido en 10 tomos separados por el último dígito de su cédula, para que de esta forma las colas puedan fluir adecuadamente". Hemos resaltado la palabra sencillo, porque no sabemos si en un arranque de cinismo o de ironía, es que se propone este "sencillo" sistema, que llevaría al CNE a embarcarse en un largo y complejo proceso de publicación, organización y encuadernación de los datos de los firmantes que van a reparos. Es un concepto muy peculiar de la sencillez.

Tercera condición.

"Garantizar un punto de partida adecuado. Ello implica partir de una cifra de firmantes válidos y de firmas a reparo suficientes para hacer viable el proceso de reparos. Es de destacar que pueden ser reparadas firmas pertenecientes al conjunto de solicitudes objetadas como planas más las firmas válidas encontradas en planillas que según el CNE no estaban debidamente relacionadas en las actas". Aquí demuestra la oposición que quiere ganar como sea. Sabiendo que tienen tan sólo alrededor de 800.000 firmas que van a reparo, y sabiendo que de estas deben reparar por lo menos 600.000, se sienten perdidos y ahora quieren reparar aquellas que fueron rechazadas por no estar relacionadas en las actas. Es decir, aquellas planillas que llegaron después de los cierres de actas, o que aparecieron sin haber sido asignadas a los centros de recolección o que se obtuvieron días después de cerrarse el proceso, entre otras, ahora quieren que también vayan a reparos. Esto es el colmo del cinismo.

Luego, el documento señala que "las fechas para el mecanismo de reparos y la celebración del Referendo Revocatorio debería establecerse de manera tal que el RR estuviera convocado a más tardar en los primeros días de agosto. En este sentido, nos oponemos a la celebración del RR de los diputados de oposición, antes de que se efectúe el RR presidencial". Todavía no tienen las firmas y ya establecen condiciones acerca de cuándo debe realizarse el Referendo Revocatorio. Incluso señalan que el revocatorio presidencial debe realizarse antes que los revocatorios de los diputados de oposición. De esta manera ignoran que las solicitudes de los referendos revocatorios de los diputados de oposición se hizo ANTES que el presidencial.

Termina el documento con lo que pareciera un chiste: "Bajo estas simples condiciones, la oposición venezolana estaría dispuesta a ir al proceso de reparos para ganar, una vez más, el derecho a contarnos". En otras palabras, si esas simples condiciones no se cumplen, entonces, el Referendo Revocatorio no se daría por culpa de las condiciones o por culpa de que el CNE no lo permitió. Pero para nada admiten que el Referendo no se dará porque las firmas no fueron suficientes.


ofgomez@espacioautogestionario.com

Visite Espacioautogestionario.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2383 veces.



Omar Gómez, Espacio Autogestionario

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas