Cuando el primitivismo sustituye a la política

Acción Democrática fue un gran partido popular en sus inicios. Conquistó el amor del pueblo por el combativo discurso de sus líderes a favor de los derechos de la gente pobre y humilde. También lo fue el Partido Liberal de Antonio Leocadio Guzmán y Ezequiel Zamora que, al decir de Laureano Villanueva, “ se disciplinó en la cárcel, se depuró en el infortunio y se hizo grande en la guerra”. Después, en el ejercicio del poder, estos dos grandes partidos se marchitaron, se descompusieron como esas carnes apetitosas y lozanas que se pudren al exponerse al sol y al tiempo.

La ruina y degeneración del Partido Liberal y Acción Democrática no sólo fue el producto de la traición de sus líderes principales que se entregaron en los brazos de la oligarquía y los intereses extranjeros, fue también una consecuencia de un dramático proceso de envilecimiento primitivo a nivel local, a ras de la relación directa y hasta personal con el pueblo.

Suele ocurrir que el primitivismo sustituye a la política cuando se abandona el trabajo ideológico, cuando deja de funcionar correctamente la dirección política, cuando se dejan librados a su suerte los andamiajes de las relaciones locales. Entonces, las relaciones con el pueblo, las relaciones con los aliados, las relaciones con los grupos y personas independientes, incluso con los propios militantes de base, se convierten en una práctica burocrática en donde impera el mandonismo, la exclusión, el amiguismo, el sectarismo y muchos de aquellos abominables vicios de los viejos partidos.

Los partidos revolucionarios no pueden guiarse sino por principios y por políticas. Los principios y la política colocan en primer lugar los intereses estratégicos y fundamentales del proceso revolucionario. Los partidos revolucionarios están obligados a pulsar la opinión del pueblo en la base, valorarla y respetarla; conducir las relaciones con el pueblo sin imposiciones ni dictados.

Acción Democrática y el Partido Liberal se perdieron porque a nivel local y regional se crearon docenas de burócratas y pequeños caciques que rompieron los vínculos democráticos y persuasivos con el pueblo y los sustituyeron por el primitivismo localista donde se privilegiaban las roscas de amigos y los compromisos personalistas. Estas consideraciones las hacemos porque no se han usado buenos procedimientos a la hora de seleccionar los candidatos a las próximas elecciones de agosto.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2903 veces.



Guillermo García Ponce


Visite el perfil de Guillermo García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo García Ponce

Guillermo García Ponce

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a7698.htmlCd0NV CAC = Y co = US