No más amnesia en la cumbre de las Américas

Mientras no consolidemos un verdadero bloque político, el horizonte socialista será oscuro así como su desarrollo. No podemos seguir siendo cómplices diplomáticos de los imperios por Guantánamo y las Malvinas, recordatorio permanente del poder militar mientras nos desgastamos de reunión en reunión. Los líderes locales pueden fácilmente ser tentados a actos prematuros con el G20, frenando lo ganado.

El terrorismo político de Estados Unidos espera que todo el hemisferio este dividido. La antesala de EEUU antes de la cumbre en Chile, México y Haití, es la misma estrategia empleada antes de la cumbre del G20. El efecto del debilitamiento ideológico de los países que buscan el socialismo, logra el diversionismo ideológico contra el socialismo real y el movimiento revolucionario continental.

En el momento actual la consigna revolucionaria del ALBA, partiendo con el sucre debería integrar las economías más débiles en base a la participación energética, no puede ser separada de Petrocaribe, gravísimo error, para reclamar la inclusión de Cuba en todos los acuerdos de las Américas. La reunión previa del ALBA en Cumana debía sumar la mayor cantidad de naciones pertenecientes o no al ALBA. ¡Como nos falta diplomacia revolucionaria! Solo concentrando los descontentos y protestas políticas por las diferentes crisis, en un gran conjunto de naciones se podrá fertilizar con los EEUU, el respeto al movimiento revolucionario latino y su participación en el desarrollo y la producción científica tendientes a la profundización de un bloque latino o sudamericano. La integración abierta o voluntaria también tiene sus propias reglas.

La misión en esta cumbre, no puede estar limitada a propagar ideas para “ganarse” a los norteamericanos. Uniendo nuestras fuerzas sostendremos el proyecto revolucionario, ya la reunión de Londres dividió algunos pensamientos ideológicos, tentación muy grande para los grandes de Sur América al ser considerados por el G7 puede afectar los acuerdos comerciales justos, el banco del sur, la nueva moneda, elementos necesarios para construir las democracias políticas y económicas en el hemisferio como bloque, el sucre apunta a eso. Trabajo que impulsara una mejor organización Latinoamericana. El liderazgo recaerá en el banco del sur, alternativa económica encargada de impulsar el desarrollo de la región, así como el sostenimiento social.

Verdad, y no nueva para el “mundo libre”.Lo que es nuevo en su desvergonzada afirmación de lo que EEUU siempre ha reconocido y le ha echo honor. El gobierno estadounidense que defiende consecuentemente la política de paz, amistad y colaboración, entre las naciones, busca siempre, mejorar las relaciones con todos los pueblos explotándolos.

Nadie puede ser comunista dijo Lenin, “sin enriquecer su mente con el conocimiento de todos los valores que la humanidad ha creado en el transcurso de muchos siglos”. Entre los valores que la humanidad ha creado, figuran indudablemente, los encarnados en la filosofía de Sócrates y Euroclides. En la tradición hebrea-cristiana en las cartas magnas, en los escritos de Jhon Locke, Tomas Jeferson, George Washington y Bush. Occidente tendrá derecho a pedir con Obama, tanta libertad para enriquecer las mentes de los pueblos del sur con esos valores, como la ideología de los revolucionarios, enriquecida con Marx, Engels, Lenin y el Che, en las nuevas revoluciones pacificas.

Ninguno de ellos predijo el fin del capitalismo, simplemente se preparo el camino para la exploración de lo que se denomina “un mundo mejor”, si es posible. Pero antes de continuar, necesitamos recordar todos los obstáculos y envolver la historia en papel impreso. 300 Años de colonialismo por los imperios europeos, 200 años de explotación por el imperio norteamericano, es más que suficiente para superar la amnesia total de nuestros gobiernos. La esclavitud continua, mencionando siempre al mundo libre o al país de las oportunidades, el capitalismo y la globalización nos condujeron a una crisis de siglo. Sin embargo llega un presidente negro con su perro también negro, para los “guaguas” a dirigir los designios previamente proyectados, y el mundo suspira por un cambio.

Cuando vamos a darnos cuenta, que el capitalismo necesita de los imperios para sostenerse. Desde el imperio romano hasta el imperio norteamericano, las explotaciones son un requisito fundamental para su desarrollo. Mientras no exista un bloque político revolucionario y consolidado, el horizonte socialista seguirá nublado, lo mismo que su preparación para el desarrollo económico, ambiental, industrial y cultural.

Sin superar nuestras costumbres individualizadas, egoístas, discriminatorias. Brillantes ideas de los estadounidenses, hablar de armonía, significa propagar ideas de salón para el sistema capitalista en un trabajo de salón, de cualquier cumbre, para mantener la estructura financiera privada, causante de la crisis de época.

La cumbre de Trinidad y Tobago, de una vez por todas debe resumir los últimos cien años, que nos condujeron a una extrema pobreza. Lo que Obama haya o no conseguido en Europa con el G20 o la OTAN, para nada debe sugerir, siquiera, los posibles acuerdos en la cumbre de las Américas. Los cambios se imponen en Latinoamérica, con o sin la ayuda de EEUU. Será mejor, con esas grandes huellas de Canadá, Europa, China y Rusia juntas, huellas que nos conduzcan a la superación, y a una conflagración general por un nuevo sistema. Eso es lo que tenemos que proponer en Puerto España.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3449 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: