Reflexiones en positivo

¿Queremos seguir viviendo en el pasado?


Algunos políticos venezolanos poseen una fuerte resistencia a los cambios,
prefieren seguir viviendo en el pasado que vivir el presente y prepararse
para el futuro.
Para muestra basta un botón, hay organizaciones políticas, en ambos lados
de la acera, una y la de enfrente, donde el gobernante, bien sea local o
regional se cree el dueño y señor de la sede del gobierno, aunque dicen que
es de su partido. Así nos encontramos a personajes que entran en
conversaciones para llegar a acuerdos electorales con otros grupos y
partidos que están en la misma acera pero ponen como condición que la
alcaldía tal o la gobernación cual no están en discusión porque ella es de
su partido, por no decir de él, ya que el gobernante desea repetir y no
desea dejarle paso a nadie, pero eso sí, en aquellas gobernaciones o
alcaldías donde ellos no tienen el control, esas sí están en negociación.

LA LEY DEL EMBUDO, LO ANCHO PA’ MI Y LO ANGOSTO PA’ TI.
Quién le habrá dicho a algunos políticos venezolanos que las alcaldías o
gobernaciones son de ellos y no del pueblo... además no se han dado cuenta
aún que el pueblo venezolano en general hoy en día conoce algo más de
política, ya sabe algo de sus derechos, sabe que puede elegir pero también
revocar a funcionarios de elección popular. Sabe en buena medida que
algunas posiciones de gobierno deben estar cerca del pueblo o se puede
pedir su salida, y aunque es verdad que se sienten dos fuertes corrientes
políticas, hay una que se ha venido debilitando, pero también hay un grueso
de la población, quizá mayoritario, que no se ubica en ninguna de las dos
corrientes políticas de la polarización y que será decisiva en el momento
de las elecciones... sólo falta que en ese momento se decida a participar
en el proceso electoral.
Por otra parte, ha llegado el momento del pueblo cuando el despertar
político le permita exigir a los aspirantes a hablar en términos realistas,
con ofrecimientos realizables y compromisos que pueda cumplir, ya es hora
de cambiar en los momentos electorales cuando se aparecen un conjunto de
vivos esperanzados en poder llegar a los cargos para resolver la situación
económica, pero eso sí SU SITUACIÓN ECONÓMICA y no la del país o municipio,
eso no importa. La costumbre ha sido que ofrecen villas y castillos y no
construyen ni ranchos... Pero cuando llegan algunos se olvidan de los
ofrecimientos y acomodan a los suyos.
Debemos procurar que el pueblo comprenda realmente que el es el que vale y
que debe imponer su criterio y no dejar que siga la práctica de elegir a
los candidatos de las cúpulas. Debemos aprender de una vez por todas, que se
nos debe consultar nuestro parecer en las cuestiones electorales. Es tiempo
de exigir nosotros los seudo líderes que antes de decidir tomen en
consideración el sentir del pueblo o es que:
¿Queremos seguir viviendo en el pasado?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2776 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas