Jorge Amorín solo frente a las hienas maracuchas

Aquí nunca se profundizará ninguna revolución mientras Globovisión siga como va diez duros años en este plan de estira y encoge y pareciera que al propósito se colocan en CONATEL a puros blandengues, a culilludos y mequetrefes leguleyos que para tomar alguna acción pareciera que le leen hasta las radiaciones merotrópicas de las sensaciones anales de Kiko y la Angola. Diez años aguantando a cinco millones de escuálidos echando espumas de perros rabiosos y delirantemente enfurecidos; cinco millones de locos que todos los días salen a los mercados, plazas, bancos, universidades, hospitales… a lanzar pestes contra el gobierno. Y hay que calárselos a cuenta de que están enfermos y los están “matando”. El otro día en el centro comercial de El Recreo, en Caracas, una escuálida comenzó a dar alaridos agitando una bandera de Venezuela y decía que la estaban matando los chavistas, que ella no podía vivir un día más y que este país estaba cundido de maricos y cobardes que se calaban a un asesino negro y horrible que se había pasado por el forro todas las leyes, a las Fuerzas Armadas y a los valores patrios. Entonces grupos de locos similares la rodearon y la aplaudían a rabiar. A la final se estacionó una ambulancia y subieron ocho paramédicos y le metieron una camisa de fuerza. Se la llevaron para un siquiátrico que queda en Los Dos Caminos. Era que se había escapado, pero es que son cinco millones de gente como esta, camaradas, y no tenemos a cincuenta millones de paramédicos.

Han sido muy pocos los medios alternativos y comunitarios que se han metido en el centro de la jauría escuálida. El día 19 de marzo, el Matacuras con sus ojos vidriosos, con su voz ronquita de perra herida, decía: “La patria está herida de muerte. La democracia gime, y lo que se ha hecho contra Manuel Rosales es el costo que deben pagar por los que no se rinden y por los que defiende la libertad en este país”. Y yo me imaginaba los millones de locos lanzando gemidos y revolcándose en sus hieles y ponzoñas. En toda la extensión de este territorio vilmente ultrajado por la derecha, digo, millones de escuálidos comenzaron a llorar, comenzaron a retorcerse de ira soltando bilis negra y maldiciendo al “tirano”. Ese día 19 de marzo Día de San José, solamente Jorge Amorin se atrevió a entrar en esa hirviente marea de hienas maracuchas, en momento en que Rosales le decía a nuestro presidente que era un hablador de pendejadas, que era un cobarde y que él se iba a alzar. Y uno, mirando aquel espectáculo de una multitud de locos y miserables que estaba defendiendo a un ladrón, a un canalla y a un todopoderoso cuyo valor de silicona se encuentra en las gónadas de Globovisión sentía la más infinita arrechera. A Jorge aquella turba de enajenados lo golpeó, lo insultó horriblemente, y esas hienas lo sacaron a empellones como a un bandido.

Confieso que esta agonía es mil veces peor que vivir en una guerra frontal y directa, porque los locos de Globovisión crecen y se desarrollan espantosamente, porque Globovisión es apenas la puntica de un misil cuya base de poder se encuentra en el Pentágono. Apenas Globovisión se mueve todos los medios poderosos del planeta secundan sus estremecimientos: la BBC, ABC (España), El Mundo (España), El País (España), El Nuevo Herald Miami, El Mercurio (Chile), El Comercio (Perú), El tiempo (Colombia), The New York Times (EE UU), The Washington Post (EE UU), Clarin (Argentina), El Universal (México)… Todos tergiversando la noticia diciendo que Chávez había ordenado la detención de un líder opositor. Y después de casi seis meses de haber iniciado las averiguaciones por parte de la Asamblea Nacional, es cuando viene temblorosamente a pronunciarse la justicia venezolana y todavía falta que algún juez cagón dentro de poco se eche para atrás.

Por eso El Nuevo Herald dice tozudamente: “El presidente venezolano Hugo Chávez dio el jueves un enorme y riesgoso paso hacia su objetivo confeso de encarcelar a su ex rival por la presidencia, Manuel Rosales.” Porque como la SIP a través de Globovisión ha regado por el mundo que en Venezuela no existe división de poderes, pues a cagarse en nuestro país y a decir que Chávez es un déspota y un dictador. Aquí nunca hemos tenido un opositor asesino aunque hayan matado a Danilo Anderson y hayan ametrallado a centenares de venezolanos el 11-A durante el golpe de Pedro Carmona Estanga. Esas fueron gestas por la libertad. Aquí no hubo un criminal paro petrolero de tres meses sino una lucha social de cientos trabajadores de PDVSA contra las arbitrariedades de un tirano. Y a pesar de que el gobierno gane todas las elecciones debe estar siempre reculando. Todo el continente revolucionario se puede ir a pique si nosotros nos jodemos. Si hay realmente algo que Chávez debe hacer de una buena vez es darles un parao a los malditos asesinos de Globovisión que están logrando que el número de locos se reproduzcan alarmantemente. Los medios poderosos del mundo, pues repitiendo que “Chávez anunció públicamente que estaba decidido a meter a Manuel Rosales en la cárcel, y que amenazó con lanzar "un plan militar'' contra Rosales si éste ganaba la alcaldía. El mandatario también ha amenazado con ‘‘borrarlo [a Rosales] del mapa político''.

Ahora el héroe de los escuálidos es Rosales y comienza a superar en las encuestas a Ledezma, su contendor para las elecciones de 2012, porque el filoso filósofo ha dicho: "Chávez ordenó esto a la Fiscalía porque es un cobarde aferrado a los pantalones de los militares... se siente apoyado por los cañones, las fragatas y las armas'' de la Fuerza Armada, ‘‘que tendrá que reaccionar algún día ante sus actitudes dictatoriales'', declaró Rosales durante un acto en la Alcaldía de Maracaibo ante cientos de seguidores.

Pero crecido el filósofo arremetía: "Es demasiado el abuso... pero se ha equivocado conmigo y con el pueblo que sabe dónde están los grandes ladrones. ¿Por qué no investiga a su padre, a su madre, a su familia, a sus ministros'', contra quienes sí hay "pruebas contundentes'' de corrupción… Nos vamos a alzar. No te estés equivocando [Chávez] porque estás jugando con candela… Me quieren callar, me quieren silenciar, me quieren borrar de la política, me quieren liquidar por los caminos verdes, pero yo lo voy a enfrentar igualito… Este no es el Ministerio Público, esa es una orden de Chávez que la dio desde finales del año pasado y ha estado insistiendo en ese tema porque como todos sabemos en Venezuela no funcionan los poderes. Todos están doblegados ante la actitud militarista''.

Y así corrió por el mundo la noticia. Qué bolas.

jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3382 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a74642.htmlCd0NV CAC = Y co = US