Documento para la discusión con las organizaciones sociales

Rearme ideológico a partir de la iniciativa popular transformadora

Se puede entender que en Venezuela la vía que se  escogió para impulsar la revolución Bolivariana fue por la pacífica y que de allí se deriva nuestra participación en todos los procesos electorales que hasta hoy se han dado. Se puede entender igualmente que la vía pacífica de impulso a la revolución bolivariana por sus características requiera de mucha paciencia y disciplina, ya que la mayoría de sus objetivos son a largo plazo. Lo que no podríamos seguir aceptándonos sería que de tanto participar en las contiendas electorales, pudiésemos perder el horizonte estratégico de nuestra revolución bolivariana, para que esto no sea así necesario es advertir el devenir de cualquier proceso que no fortalezca sus raíces ideológicas 

Tampoco debemos olvidar que una revolución del carácter que sea debe contar básicamente con la iniciativa popular, es decir tomar la  delantera de parte de los colectivos sociales. De lo contrario entramos en una etapa de estancamiento del quehacer político, por cuanto estaríamos esperando la señal de arriba para impulsar políticas del estado 

Reconociendo el liderazgo del Presidente Hugo Chávez, quien de manera magistral ha conducido este proceso revolucionario a niveles de participación nunca antes visto en Venezuela y tomándole la palabra al presidente cuando en reiteradas oportunidades ha hablado del protagonismo popular. Pero si verdaderamente somos protagonistas de este proceso, no es si no hasta ahora cuando lo tendremos que demostrar. 

La gestión presidencial de Hugo Chávez ha llevado a Venezuela a alcanzar niveles de calidad de vida superiores a los que encontró al asumir la presidencia en el año 1999, áreas como la Salud, la Educación, Alimentación, Productividad y Protección Social, fueron las puntas de lanza de la agenda Social del Gobierno Bolivariano y en lo que se refiere a la agenda Política si bien el presidente no anunciaba a través del Gobierno una agenda de corte Socialista desde los inicios de su gestión, la Constituyente incorpora elementos que comenzaban a desmontar la Cuarta Republica desde el punto de vista político, como la participación directa del pueblo en los asuntos públicos, la democracia participativa y protagónica, transformación conceptual de la soberanía nacional, las Asambleas de ciudadanos y Ciudadanas de carácter vinculante, los Refertendums, etc. 

Pero al diseñarse una línea política de mayor alcance a partir de su segunda Gestión gubernamental e incorporar la idea del socialismo en la propuesta de transformación del país se sufrió un duro revés en el referéndum del 2007 a pesar que desde los partidos políticos  y movimientos sociales que apoyan al proceso revolucionario se consiguió un apoyo inmenso a la propuesta socialista de reforma constitucional. Muchas razones pudieran explicar el fracaso de impulsar cambios de corte socialista desde el estado sobre el estamento social en Venezuela. Razones desde lo Cultural, lo Conservador, por la reacción, por la conspiración, por las que sean y muchas de ellas (o todas) con sesgo de subjetividad. Pero a nuestra manera de ver las cosas, nos parece en conclusión que el impulsar el socialismo desde el estado y transformar el poder no fué más que la reedición de intentos históricos fallidos sobre la idea del socialismo desde el estado. 

Una formula para avanzar en la construcción del socialismo es que el estado comience a legislar sobre hechos concretos de la transformación social, como por ejemplo desde la creación de organizaciones populares o comunitarias como sucedió en el proceso constituyente del 1999, hecho aceptado por el pueblo, de igual manera se pudiese avanzar sobre los procesos que impulsen en el seno de las mismas comunidades en lo que se refiere al Poder Popular y sus instancias de gestión. 

Si el pueblo falla en sus intentos el mismo pueblo se corrige, (no hay pueblo vencido), pero cuando falla el estado el pueblo le cobra al estado. ¿Deslegitimación? 

Llegamos en una etapa de este proceso donde se debe profundizar o radicalizar la propuesta socialista que se esta construyendo, hemos hablado mucho sobre como debería constituirse, el Poder Popular.

Nuevamente  desde el Gobierno Nacional se diseña una política sobre el impulso al poder popular, esta pudiese ser  necesaria por cuanto quien detenta el poder es el estado y si hay que transferir poder a las comunidades organizadas lo mas lógico es que el gobierno diseñe una propuesta para ejecutar la transferencia, la lógica igualmente señala en el caso de las comunidades organizadas, que deberían comenzaran a crear propuestas concretas para la construcción del poder popular (o miles de propuestas) y que estas se puedan confrontar con las del gobierno. En algunos casos ya se han presentado propuestas serias sobre el tema del Poder  Popular de parte de movimientos sociales y colectivos revolucionarios, pero de lo que se trata en este documento es de hacer un llamado a que se intensifique masivamente la participación comunitaria en este tema. Se podrían adoptar diferentes métodos para tal participación siempre que partan de la iniciativa popular, creyendo también que se pudiera realizar un  Congreso Sobre el Poder Popular con la participación de las organizaciones sociales que tengan planteamientos concretos sobre el tema. El Gobierno Nacional debería esperar que se desarrollara este proceso participativo para hacer los ajustes necesarios a su propuesta igualmente las gobernaciones y alcaldías bolivarianas. De lo contrario sería el estado quien asfixiaría la iniciativa popular. 

Se ha reiterado que el proceso Revolucionario Bolivariano carece del sujeto transformador, que es  una revolución inédita, que no hay librito para explicar lo que aquí esta pasando, que como vayamos viendo vamos haciendo, etc. Todo esto lo que ha logrado es que la gente deje de pensar o actuar, ha congelado las capacidades creadoras de los colectivos sociales, por que al que, o a quienes se les ocurra lanzar una propuesta o desarrollar algún programa de corte autonómico, (o mas bien de iniciativa propia) lo tildan de  anarquista por un lado o loco por el otro, o protagonista o que anda buscando algo, en general, no solo del estado derivan los mecanismos de enfriamiento de las iniciativas populares, si no también de nuestro propio seno (Colectivos Sociales) han surgido este tipo de acusaciones. 

En conclusión podríamos proponer, para que el proceso de transformación que vive nuestro país logre alcanzar niveles cualitativos de avanzada, es necesaria la participación masiva de los sectores populares.

La masiva participación popular en los cambios, no necesariamente debe contar con la conducción tutorial del estado, por cuanto este se ha enfrentado a su propia impotencia a la hora de profundizar su propia transformación. En cambio cuando el pueblo se lo ha propuesto ha logrado transformar sus propias bases de organización y han podido poner en el plano de la participación masiva, las decisiones más importantes para impulsar cualquier proceso. De allí que ante un estado que se ha visto imposibilitado, neutralizado u opacado a la hora de avanzar en las transformaciones, aparece la propuesta que a partir de la Iniciativa Popular Transformadora, el propio pueblo pueda comenzar procesos, que lo conduzcan al empoderamiento de lo publico, es decir creación de instancias de poder popular e iniciativas de economía socialistas, necesarias para la autonomía del poder popular.  

LA INICIATIVA POPULAR TRANSFORMADORA COMO ARMA IDEOLOGICA

¡¡ Quien quiera socialismo venga con nosotros ¡¡  

¿De donde surge la iniciativa popular?

Del pensamiento antes de la acción o la acción repensada que se vuelve idea, o de una arrechera como la del 27 de Febrero del 1989 o como reacción ante el sufrimiento, la explotación, la opresión o la barbarie.

O de no ver una salida ante una crisis o ante el estado de las cosas que queremos transformar. O de la utopía que queremos alcanzar o de nuestro sueño que vamos construyendo.

De donde provenga la iniciativa popular es iniciativa popular, siempre estará legitimada cuando surja del sentir de la gente, de los colectivos, de las multitudes. 

La iniciativa popular transformadora no puede ser cualquier cosa, deber ser como el inicio de un derrumbe, de una avalancha que en la medida que avanza, empuja, crece y transforma el espacio, las cosas, para luego seguir creando avalanchas que ocupen el espacio con las nuevas ideas socialistas.

Entonces el sujeto transformador seremos todos los que nos arrojemos por el barranco de las ideas, quienes nos convirtamos en avalancha sobre avalancha. No hay poder mas transformador que el pueblo labrando su propio porvenir. 

En el caso de la construcción del poder popular desde la iniciativa popular, se podría iniciar un proceso constituyente sin el velo del estado y con el impulso de los Consejos Comunales, colectivos sociales, organizaciones comunitarias desde las Asambleas de Barrios, pasando por la discusión concreta y formulación de propuestas desde el seno de las mismas organizaciones hasta la Asamblea general de todos los colectivos de un determinado sector.  

anzolaali2@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2893 veces.



Ai Anzola


Visite el perfil de Alí Anzola Escorche para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a73551.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO