La manipulación de la opinión pública

Hasta cuándo intentarán manipularnos? Sigue siendo sorprendente como los
intereses de unos pocos se sobreponen a los interesen colectivos. Dice un
refrán popular “EL QUE TIENE MÁS SALIVA TRAGA MÁS HARINA”, y eso ocurre con
quienes por muchos años han detentado el poder económico, y quines lo han
hecho con el poder político. Ellos aspiran a ver crecer ese poder… luego
aparece alguien que les pone un coto y propone repartir ese mismo poder
entre un conjunto más grande de personas, lo cual implica que quienes lo
posean, la tienen en menor cuantía que al poseerlas unos pocos… eso nos ha
conducido a la capacitación popular en temas como la participación
ciudadana, o nos ha llevado a la representación de los funcionarios pero
sujetos a la posibilidad de revocatoria del mandato, antes era solo
representativa y hasta allí llegaba el asunto.

La posibilidad de la revocatoria del mandato debió conducirnos a una
verdadera participación del pueblo en la toma de decisiones en las diversas
instancias del poder público, donde la conducta normal fuese la consulta de
los temas a presentar en los órganos del poder público, pero eso no le
interesa a algunos políticos, lo que les interesa es el guiso que puede
realizarse desde el cargo… pero el pueblo va aprendiendo y poco a poco,
lento pero seguro, irá aprendiendo y se hará sentir, no tardará el día en
el cual el pueblo se haga sentir y haga rutinario el proceso revocatorio
del mandato en especial en los Concejos Municipales, Alcaldías,
Gobernaciones y Consejos Legislativos Regionales, si en aquellas instancias
del poder que están más cerca del pueblo…

Hoy la lucha está planteada en las candidaturas, pero mañana será por la
elección, serán muchos los que aspiren poro pocos los elegidos. Pero cada
vez es mayor el número de personas que se preparan para que la ley y los
procesos se cumplan como están previstos. Eso nos deberá conducir al cambio
de la vieja manera de hacer política, esa del cuanto hay pa’ eso, y del no
me des, ponme donde hay…

Lo importante es que los que se han preparado para afrontar los procesos de
cambio de conducta política se conviertan en multiplicadores del mecanismo
de participación y lo hagan llegar a muchos para hacerle difícil el
oportunismo a los políticos de oficio. Hacer funcionar las estructuras del
poder público a favor del pueblo, hacer que quien nos representa, aquel que
llevamos a los cargos, nos consulte y nos cumpla o lo revocamos.

Pero eso requiere de un esfuerzo grande y muchos no estamos preparados para
cambiar, y sí no podemos cambiar nosotros mismos, mucho menos podremos
hacer cambiar a otros, en especial a aquellos formados para aprovecharse
de la apatía del colectivo, esos ejemplares de la política clásica
venezolana y que hoy, como un Pompeyo, Ramos Allup, T. Zambrano, Ledezma,
etc. Buscan revivir porque son una especie de fósiles políticos buscando
revivir, una especie de película de cine ficción de Steven Spildberg,
aquel parque jurásico, pero somos nosotros los responsables si llegan a
ocupar los cargos de elección popular porque no hemos hecho de manera
apropiada la labor que debemos emprender…


siglea@latinmail.com
lealsig@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5663 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas