PSUV. Expediente apresurado de su propia invención

¿Cómo explicamos los socialistas este designio de penetrar sin ser penetrados? Con lógica esto no es problema. Las inmunidades y privilegios del partido socialista unido de Venezuela, se derivan de ser una herramienta progresiva del pueblo. La vanguardia revolucionaria. Ya saben sus dirigentes lo que le conviene al pueblo, no así a los trabajadores, dos cosas distintas, por la conciencia sindical burguesa todavía imperante de poca penetración revolucionaria.

Es además un partido armado con la estrategia de Chávez, algo injusta esta apreciación, por la cantidad de personas valiosas en el partido. La experiencia del 2D nos enseño a no ser confiados, y en el 2009, más que en la campaña para gobernadores y alcaldes, se realizo lo que siempre debe hacerse para fomentar el interés del pueblo y de los trabajadores, estar cerca de la gente, algo tan fácil de realizar cuando hay conciencia social para compartir la autoridad y el poder,(conciencia no es recibir una orden) elementos esenciales de la revolución. Hay que demostrar que la ideología es indispensable, porque solo ella protege la legitimidad del proceso, poder de decisión en manos del pueblo y dinamismo de la revolución mundial. Nos toca demostrar, lo que las otras revoluciones no consiguieron con el marxismo-leninismo, porque ya muy poco tienen que ofrecerle al futuro por estar destinadas ha regresar al pasado. La experiencia, de esos casi socialismos en otros países, han retrasado el progreso social, lo cual es una irresponsabilidad para con la humanidad, por quienes intentaron imitar esos procesos.

Mitad del razonamiento bolivariano hasta ahora. La otra mitad es la responsabilidad de ayudar al pueblo en su crecimiento integral, no tenerlos como miembros tontos, que saben que deben cambiar muchas cosas de la administración publica, pero no saben como hacerlo o por donde empezar. Dirigentes que impulsen el cambio, sin olvidar ayudarse a si mismos en su convicción de lo que están haciendo. Causa común con el pueblo avanzando a través de la línea divisoria para no cruzar a la burguesía, responsabilidad individual de los miembros del partido. Las tensiones y antagonismos continuaran porque no se ha suprimido el sistema del cual se alimentan, las clases, el capitalismo y el imperialismo, existen en abundancia, en un país de diversidades humanas, dividido en segmentos por el consumismo. Son las demandas para el partido, una guerra ascendente contra la oligarquía. Lamentando eso si, por parte del partido, dos cosas: Las consecuencias prácticas y la legítima presencia de la oposición. Esto dificulta la vida y apunta hacia la guerra contra la obstinada diversidad revolucionaria y las clases de la sociedad venezolana. Forma parte del designio del proceso para triunfar y para tener las cosas bajo control, sin influencias burguesas.

Así podemos apreciar nuevos conceptos sobre los asuntos internos, practica en la que todos incursionamos, incluido el presidente Chávez, se incursiona extendiendo la amistad revolucionaria a los desposeídos fuera de nuestra frontera. Tradición practicada desde los orígenes de la humanidad. De no, ¿como multiplicar? Y, esta opinión no es un expediente apresurado de nuestra propia invención ¿Cómo penetrar ideológicamente en otros países? Sin permitir que nos penetren, sabemos que es un deber humano, pero no es suficiente. La soberanía, la diplomacia, contemplan no intervenir en los asuntos internos. Entonces los hacemos discrepar entre si, lo mismo que hacen con nosotros, realidad en funciones desde que inventaron la diplomacia. Recordemos lo sucedido con Colombia, las fronteras se aligeran según nuestras necesidades pero evitando los intereses del otro, desbaratamos la defensa parcialmente, no totalmente. Esta otra responsabilidad del partido, la integración revolucionaria, sostén político del gobierno. Estos dos aspectos de la geografía ideológica del partido. Una ideología que ocupa a Venezuela y la otra, el futuro revolucionario integrador que el partido necesita.

Por lo tanto exige, que el otro campo sea penetrado por miembros del partido, semáforo que regula el transito de entrada y salida de hombres, mujeres e ideas, con el partido unido. Tarea perpetua del socialismo, estimar correctamente las oportunidades para luego desplegar una estrategia útil que sirva a la política revolucionaria, siempre en franca desventaja, en peligro de ser sofocada, por las constantes situaciones cuesta arriba que nos toca enfrentar, el eterno problema económico- energético y la economía de puerto que tenemos que solucionar para tener democracia económica y política.

El presidente, diputados, ministros, pueden hablar como si las finanzas son un milagro de diez años. El partido no puede formar parte de esa euforia ¿Por qué? Porque Venezuela es una tierra rica en recursos naturales, humanos, minerales y solo hemos heredado una economía dependiente del petróleo en más de un 90%. Por ese motivo, el PSUV no puede participar de ese milagro económico. La ideología, su participación, exige diversificar la economía para lograr la soberanía alimentaría, la autonomía industrial y la libertad plena que nos permita caminar hacia la soberanía. La multiplicación de las finanzas internas debe ser una exigencia interna del partido, con la generación de los mercados del sur, desde y hacia, antes de que esos líderes de los otros pueblos se pregunten ¿Por qué tardamos tanto? o sean sustituidos. Necesitamos diversificar la economía, única manera de ampliar el socialismo.

Por ultimo, la corrupción burocrática. El partido es también una contraloría social, el partido es el pueblo, practica que no esta ocurriendo. Algunos dirigentes del PSUV, la mayoría, son: ministros, gobernadores, alcaldes, y…se olvidan de esa función fundamental. El partido es el pueblo, se debe al pueblo, no al poder ejecutivo, legislativo, judicial o electoral. De allí la importancia de que el PSUV sea dirigido por las bases, no solo por funcionarios en la directiva más alta, el trabajo de hormiga para las elecciones debe continuar desde las bases. El presidente del partido puede ser el Sr. Presidente, como líder de la revolución, de ahí en más, los otros cargos deben estar en manos del pueblo para asegurar la salud ideológica de la revolución. Cosas que hay que corregir. El traspaso a la dirigencia popular hay que concretarla.

El poder legislativo, fundamental en los próximos dos años, tiene que recibir el pleno apoyo de la sociedad organizada, antes de las elecciones próximas del 2009 y 2010. El socialismo profundo depende de esa alianza.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3485 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: