La batalla final

La batalla final en un encuentro bélico, no es siempre la última, lo es la que desgasta al enemigo y en la que pierde toda posibilidad de recuperación, como la de Waterloo, Stalingrado, Verdum, Dién Bién Fu. Las elecciones del pasado domingo fueron el encuentro final de la guerra actual desatada por la oposición política y llevada a cabo por los medios de información a los que no les queda otra alternativa que soportar a Chávez por tiempo infinito, si medimos el tiempo en términos políticos.

Los viejos y los jóvenes dirigentes opositores han demostrado no tener capacidad para derrotarlo y les quedan exclusivamente dos caminos: el asesinato y Chávez demostrará también su capacidad para no dejarse matar, y el derrocamiento, muy difícil, porque el Presidente cuenta con los dos únicos respaldos válidos para la estabilidad de un gobierno: el pueblo revolucionario, consciente y decidido como lo ha demostrado y unas Fuerzas Armadas que hasta ahora han dado un ejemplo de tener una conciencia democrática, poseídas por el espíritu de nuestros libertadores y que no podrán ser instrumentos de una oligarquía fascista y de sus seguidores, a quienes ni siquiera respetan, subestimándolos, diciéndoles ahora que el domingo no fueron derrotados, sino que triunfaron; tesis ridícula, hilarante, sin el más mínimo sentido común.

El Presidente Chávez ha llenado las expectativas del pueblo y las mías propias, sin embargo, sostuve, en su oportunidad, el inmenso error que cometió al no expropiar algunos medios de comunicación social en abril de 2002, por cuanto habían cometido el imperdonable delito de traición a su razón de ser, al revelarse contra el país, proclamar la disolución de la democracia y restaurar la dictadura. Ahora, que nuevamente han sido derrotados y continúan en el empeño de impedir la paz y disolver la nacionalidad, Chávez debe tomar medidas drásticas en contra de esos medios. El temor de alterar la sensibilidad de la oligarquía nacional e internacional, no justificaría perder esta oportunidad. El gobierno es más fuerte que nunca y lo ha consolidado el respaldo decidido del pueblo y sus Fuerzas Armadas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1924 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor