Hablar no es igual a Inteligencia

“El más inteligente de los monos es incapaz de hablar, pero el más estúpido de los humanos podrá hacerlo aunque sea analfabeto, porque el habla forma parte de una esencia innata, y la adquisición del lenguaje, el primer aprendizaje, que no tiene relación directa con la inteligencia”.

La frase es de Álex Grijelmo, (1), periodista y profesor de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, que preside Gabriel García Márquez y, sus palabras nos sirven de referencia para abordar un tema que tiene que ver con algo que es un asunto de todos los días entre los humanos, como es el caso del hablar disparatado o tipo circo, en el que suele caer mucha gente y particularmente los aventureros de la política.

Como eso de hablar nada tiene que ver con la inteligencia (¡razón que tiene Grijelmo!), por eso es explicable la expresión de las dos palabritas esas con la que intentan argumentar los oposicionistas, es decir, ¡No es no!

Esto, aunque nos mueva a risas, es un asunto gravísimo, que revela un alto deterioro en esos jóvenes que andan por allí metidos a políticos y sirviendo a intereses extraños.

El periodista Grijelmo dice que, “Salvo deformaciones excepcionales, todos los niños aprenden casi por igual a pronunciar sus primeras palabras y a construir sus frases iniciáticas, y construyen una gramática creativa, en absoluto de imitación. Si imitaran a sus mayores, no dirían “el vaso se ha rompido”.

Desconocemos si nos equivocamos en nuestro juicio, pero tomando en consideración lo que dice Grijelmo, de que este tipo de cosas ocurre porque “…están desarrollando su capacidad innata de aplicar las normas gramaticales y morfológicas que empiezan a intuir. La capacidad del habla se debe a la dotación genética del ser humano y, como explican los psicolingüistas, en lo esencial está impresa en el genotipo de nuestra especie. Y se desarrolla mucho o nada, o poco, si, pero se transmite como un legado…”.

Creemos que todo ello nos permite concluir en que esos jovencitos que se han metido a políticos y que hablan tan mal, pese a la mayoría de edad que exhiben –casi todos- , es ahora cuando están comenzando a desarrollar su capacidad en el habla, lo que nos podría conducir a pensar que están atrasados, porque esa evolución sucede en los niños y ellos están pasaditos.

Y lo otro que nos preocupa, es que a lo mejor su capacidad del habla -que se debe a la dotación genética del ser humano- no se ha desarrollado pese a la edad que tienen y eso si es un problemón, porque habría que rescatarlos. ¡Menos mal que la salud es una prioridad en esta revolución y pudiéramos hacer algo por ellos! ¡Creo que sí!

estacio_conac@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2900 veces.



Pedro Estacio


Visite el perfil de Pedro Estacio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: