Los EE.UU. arman a los paramilitares contra Aristide


Traducción de Margott Allais
Tomado de la Revista CounterPunch

Ira Kurzban, abogado norteamericano, representante del gobierno de Haití
denunció hoy que el gobierno de los Estados Unidos está directamente
involucrado en un intento de golpe contra el democráticamente elegido
presidente Jean-Bertrand Aristide. Kurzban, abogado de Miami y quien desde
1991 se ha desempeñado como Consejero General del gobierno haitiano, dijo
que los paramilitares que tratan de derrocar a Aristide están siendo
respaldados por Washington.

“Creo que este es un grupo armado, entrenado y empleado por los servicios de
inteligencia de los Estados Unidos,” informó Kurzban a la radio nacional y
al Programa de TV ¡Democracia Ya!. “esto es claramente una operación
militar, y es un golpe militar. Existe suficiente evidencia desde nuestro
punto de vista, por lo menos desde el mío, acerca de que ciertamente los
Estados Unidos sabían lo que venía dos semanas antes de que comenzara esta
operación militar,” dijo Kurzban. “Los Estados Unidos ejecutaron planes de
contingencia para Guantánamo,”

De comprobarse una conexión directa con los Estados Unidos, esta será la
segunda vez en poco más de una década que Washington se involucra en un
golpe en Haití. Muchos de los líderes militares que ahora subvierten a Haití
son los mismos que se encontraban al frente de la campaña de terror, apoyada
por los Estados Unidos, durante el golpe de 1991-1994 contra Aristide. Entre
los personajes paramilitares que ahora lideran la actual insurrección, está
Louis Jodel Chamblain, antiguo número 2 en la FRAPH, escuadrón paramilitar
de la muerte. Chamblain fue juzgado y sentenciado en ausencia a trabajos
forzados de por vida por la masacre del 23 de Abril de 1994 en la región
pro-democrática de Raboteau, y por el asesinato del activista demócrata
Antoine Izmery, el 11 de Abril de 1993. Chamblain llegó recientemente a
Gonaives con aproximadamente 25 comandos cuya base era la República
Dominicana, donde Chamblain había estado viviendo desde 1994. Estaban bien
equipados con rifles, uniformes de camuflaje y vehículos todo-terreno.

Entre las víctimas de la FRAPH bajo el liderazgo de Chamblain estuvo el
Ministro de Justicia haitiano, Guy Malary, quien fue emboscado y ametrallado
junto con su guardaespaldas y un chofer, el 14 de Octubre de 1993. De
acuerdo con un memorando de la CIA del 28 de Octubre de 1993, obtenido por
el Centro para los Derechos Constitucionales, “los miembros de la FRAPH
Jodel Chamblain, Emmanuel Constant y Gabriel Douzable se reunieron en la
mañana del 14 de Octubre con un oficial militar no identificado a objeto de
discutir los planes para asesinar a Malary.” Emmanuel “Toto” Constant fue el
fundador de la FRAP.

Un artículo de Octubre de 1994 del periodista Allan Nairn publicado en la
revista The Nation, cita a Constant diciendo que un militar norteamericano,
el Coronel Patrick Collins, quien se desempeñaba como agregado de defensa en
la Embajada norteamericana en Port-au-Prince, se comunicó con él para
conformar un grupo cuyo objetivo era “balancear el movimiento de Aristide” y
ejecutar “trabajos de inteligencia” en su contra. Constant admitió que, en
ese momento, colaboraba en operativos de la CIA en Haití. Constant vive
ahora libremente en los Estados Unidos, supuestamente en Queens, Nueva York.
En aquel tiempo James Woolsey era jefe de la CIA.

Otro personaje que reapareció recientemente es Guy Philippe, antiguo jefe de
la policía de Haití quien huyó de ese país en Octubre del 2000 luego de que
las autoridades lo descubrieron planificando un golpe con otros jefes de
policía. Todos estos hombres fueron entrenados en Ecuador por las Fuerzas
Especiales norteamericanas durante el golpe de 1991-1994. Desde esa época el
gobierno haitiano ha venido acusando a Philipe de ser el autor intelectual
de los letales ataques a la Academia de Policía y al Palacio Nacional en
Julio y en Diciembre del 2001, así como también de los ataques sorpresa en
contra de las estaciones de policía en el Plateau Central de Haití durante
los siguientes dos años.

Kurzban señala también la presencia de otro veterano de la FRAP, Jean Tatun.
Junto con Chablain, Tatun fue condenado por graves violaciones a los
derechos humanos y asesinato en la masacre de Raboteau.

“Esta gente vino a través de la frontera con la República Dominicana después
de que los Estados Unidos le suministraron veinte mil M-16 al ejército
dominicano,” afirma Kurzban. “Creo que Estados Unidos conocía el plan exacto
desde mucho antes y, dado el historial de esta gente, probablemente
Washington está muy, pero muy involucrado y creo que el Congreso debe
examinar seriamente el papel que la Agencia de Inteligencia de Defensa y la
CIA han desempeñado en esta operación. Porque es una operación militar. No
se trata de un grupo de alocados libertadores, como ha sido descrito por la
prensa durante las ultimas dos semanas.”

Kurzban informa que ha contratado analistas militares para examinar las
fotografías del armamento utilizado por los grupos paramilitares. Dice que,
contrario a los informes en los medios acerca de que los grupos armados
emplean armamento originalmente distribuido por Aristide, las bandas
(paramilitares) utilizan armamento altamente sofisticado y poderoso; armas
que sobrepasan por mucho a las de los 3 mil miembros de la fuerza nacional
policíaca de Aristide. “No creo que haya duda alguna acerca del hecho de que
las armas que poseen no provienen de Haití,” dice Kurzban. “Están
organizados como una fuerza comando de choque que va de ciudad en ciudad,”

Kurzban dice que entre las armas utilizadas por los paramilitares hay
M-16´s, M-60´s, armamento pesado de ataque y cohetes lanzadores de granadas.
“Tienen armas como para derribar el único helicóptero que tiene el
gobierno,” dice Kurzban. “Han actuado como una bien entrenada unidad de
comando.”

Chamblain y otros líderes paramilitares han dicho que marcharán sobre la
capital, Port-au-Prince, dentro de dos semanas. Los Estados Unidos han
presentado una propuesta, a la cual se han referido como plan de paz y que
muchos ven como favorable a los oponentes de Aristide. Aristide aceptó el
plan, pero la oposición lo rechazó. El hombre clave de Washington en la
crisis es Roger Noriega, Sub Secretario de Estado para Asuntos del
Hemisferio Occidental.

“Creo que Noriega ha odiado a Aristide durante más de una década,” dice
Kurzban, añadiendo que él cree que Noriega permitió a la oposición demorar
su respuesta al plan a objeto de permitirles capturar más territorio. “Mi
reacción fue que ellos sólo les están dando más tiempo de modo que puedan
aumentar la invasión, y que el ala militar de la oposición tome más terreno
en Hatí para crear un fait accompli,” dijo Kurzban. Ciertamente, tan pronto
como anunciaron ´necesitamos un día extra´, yo predije, desafortunada y
correctamente, que marcharían sobre Cap Haitian (la segunda ciudad de Haití)
y, desde luego, a la mañana siguiente lo hicieron.”

El líder de la “oposición” es un ciudadano norteamericano de nombre Andy
Apaid, nativo de Nueva York. La ley haitiana no permite la doble
nacionalidad y Apaid no ha renunciado a la ciudadanía norteamericana. En una
reciente declaración la Congresista Maxine Waters denunció a Apaid y a su
oposición diciendo que ella creía que “Apaid está tratando de instigar un
baño de sangre en Haití para luego culpar al gobierno por el desastre
resultante, en la creencia de que los Estados Unidos ayudarán a los mal
llamados opositores del Presidente Aristide y su gobierno.”

“Tenemos un líder de la oposición, con quien negocia el Sr. Noriega, y con
quien el Secretario Powell se comunica y quien le dice al Secretario Powell,
¨usted sabe, necesitamos un par de días más´ y el Secretario Powell le
contesta ´O.K.´,” dice Kurzban. “Me explico, hay algo de teatro del absurdo
en una oposición liderizada por un ciudadano norteamericano, en la que
evidentemente se está tratando de lograr más tiempo para cubrir más
territorio en Haití con su ala militar, y por otra parte, los Estados Unidos
y Noriega con una picadita de ojos, asintiendo pícaramente con la cabeza los
dejan que se salgan con la suya.”

Kurzban dice que por cuanto los oponentes de Aristide rechazaron el plan de
Washington, “el próximo paso es, claramente, enviar de inmediato na misión
de paz de las Naciones Unidas. La pregunta es, según Kurzban, “¿aceptará la
comunidad internacional que una democracia en este hemisferio sea derribada
por un brutal golpe militar llevado a cabo por personas que tienen una muy
sórdida historia de graves violaciones a los derechos humanos?”

Mike Burke y Sharif Abdel Kouddous contribuyeron con este reportaje. Pueden
comunicarse con ellos en: mail@democracynow.org.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2451 veces.



Amy Goodman y Jeremy Scahill

Conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.


Visite el perfil de Amy Goodman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas