La Bachelet desayuna con los carajitos

El viernes pasado William Ojeda en un artículo publicado en Ultimas Noticias, reseñó lo que en su criterio sería uno de los eventos más importantes del mes en la agenda de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet: un desayuno con los “jovencitos adolescentes que sacaron los mejores promedios de bachillerato y la mejor nota en las pruebas de aptitud académica” Los cuales fueron “vestidos de lozanía y pertrechados de sus morrales, bluyines desteñidos y franelita cotidiana…..”¡Qué vaina tan tierna!

En su artículo el Doctor Ojeda (Ciencias políticas), descubrió la pólvora al señalar lo que es prácticamente una constante en América Latina; el hecho de que en Chile los colegios privados presentan mejores notas que los colegios públicos. De donde se deduce que el selecto grupo que tuvo el privilegio de desayunar con la presidenta provendría en su gran mayoría, de la educación privada.

Los niños y adolescentes de la juventud estudiantil chilena protagonizaron comenzando el gobierno “socialista” de Bachelet, las más vigorosas movilizaciones que haya vivido Chile desde los tiempos de la Unidad Popular. Movilizaciones de carácter fundamentalmente político. No se trata del medio pasaje, ni de los comedores o los bebederos, ya de por si reivindicaciones importantes. Las movilizaciones masivas de los estudiantes chilenos de comienzos de este gobierno, fueron por la derogación de un reglamento o estatuto para la educación, que fue prácticamente “el broche de oro” con el que cerró su dictadura fascista el General Augusto Pinochet.

Masivas y vigorosas movilizaciones, sorprendentemente sincronizadas con la participación de prácticamente la totalidad del espectro estudiantil a todos los niveles, que duraron semanas sin perder su contundencia hasta llegar a lograr la incorporación de importantes sectores del profesorado. Reclamando la derogación de la legislación fascista para la educación con la que el asesino Pinochet pretendió amarrar el futuro del pueblo chileno. Ese si fue el desayuno que los estudiantes chilenos le dieron a la Bachelet a los comienzos de su gobierno. Y que este respondió con la más feroz represión policial en el mejor estilo acumulado en las últimas décadas de gobiernos criminales.

Después de fuertes y prolongadas jornadas de lucha y de la aplicación de una represión inclemente, el gobierno de Bachelet se vio finalmente forzado a reconocer la necesidad del cambio en la reglamentación educativa. Nombrándose entonces una especie de “comisión” encargada de estudiar el problema y hacer las propuestas pertinentes. Esta “comisión” no gozó de la aprobación del movimiento estudiantil, por considerar que no contaba con una amplia participación de sectores principal y vitalmente interesados. Pero la comisión fue impuesta de todas maneras y en consecuencia allí late el descontento.

Tal vez las movilizaciones de aquellos meses, tal vez el desencanto por la forma traidora de responder un gobierno supuestamente socialista y el estar trabajando su educación reglamentada por concepciones fascistas, sean hoy en día algunas de las cusas del bajo rendimiento de los estudiantes chilenos de educación pública este año y por eso no formaron parte del desayunito de los jóvenes de educación privada con la Bachelet que tan conmovidos pucheros y jolgorios produjera en el Doctor Ojeda.

Donde si se ganaron un puesto los estudiantes chilenos fue en la mesa de las generaciones para la historia, para el combate popular. Lo más sorprendente de aquellas movilizaciones, además de su excelente sincronización su consecuencia y claridad en los lineamientos políticos, fue que esta vez no se trata de estudiantes universitarios, sino niños y jóvenes de educación primaria y media. Allí están latiendo, bien, pero que bien vivas las banderas de la Unidad Popular. Se comprende que no fueran precisamente estos los convidados al banquetico de la Bachelet en La Moneda.

 

mundoiribarren@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1542 veces.



Edmundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor