Un insufrible infierno

Los estupefacientes, casi siempre con bebidas etílicas, son derrochados por unos 48.000 jóvenes de entre 14 y 18 años y que anuncian serios peligros de amarrarse al cannabis y a la cocaína. Son el 2,2 por ciento de la población. Pero el fenómeno ya es alarmante, produciendo las secuelas de la falta de recuerdo, el pequeño rendimiento colegial, el abandono de las aulas y las discusiones, estos pueden ser los primeros indicios del problema. Los narcóticos también están en la raíz de los siniestros de circulación.

Estos fueron los resultados dados a conocer por la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, durante la exposición del nuevo informe sobre el derroche de alcaloides. También se ha descubierto un acrecentamiento del dilapido de la heroína; no se inyecta, se aspira en forma de pitillos, son los sonados «chinos».

La droga cuanto más se consume, con más imperiosidad se necesita. El vendedor promete, al adolescente incauto, que le "llevará al paraíso", pero se calla que el precio que tendrá que pagar es la propia autodestrucción, el deterioro físico y psíquico, transformando el paraíso de unos instantes, en un prolongado e insoportable infierno.

"La lucha contra el mercado y el consumo de drogas. La voluntad de detener esta perniciosa amenaza para el tejido social, que promueve el crimen, la violencia y contribuye a la destrucción física y emocional de muchas personas, exige un compromiso político, cooperación internacional y el apoyo de toda la comunidad", afirmó Su Santidad Benedicto XVI.

Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad

E-mail: clementeferrer@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Ferrer Roselló

Escritor y músico. www.evyferrer.wordpress.com

 evyferrer@gmail.com      @evyferrer

Visite el perfil de Evy Ferrer para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: