La unidad. “No hay cama pa’ tanta gente"

Estamos en momentos cruciales para identificar quien está de acuerdo con la
unidad y quien no lo está. Serán muchos los que aspiren a ser el candidato
a gobernador, bueno no puedo ser gobernador, pero me merezco ser el
candidato a Alcalde. Pero si no también debo ser el candidato a legislador
regional. La situación se agrava si consideramos la cantidad de partidos
políticos y organizaciones de la llamada sociedad civil que hacen vida en
el país que dicen identificarse con el mismo proyecto político que con
mucha razón tienen derecho y aspiran a postular sus candidatos al
considerar que el otro candidato o grupo, a pesar de estar en el mismo lado
de la vía (está en la misma acera) no los representa a ellos o a su modo
de ver la realidad.

Los grupos identificados con el mismo proyecto político son muchos y sí
cada quien decide lanzar su candidato propio se atomizaría tanto el
respaldo popular que EL OBJETIVO NO SERÁ ALCANZADO, NI POR AHORA NI
DESPUÉS. Llegó el momento de la evaluación. Sí, debemos evaluar algunos
aspectos asociados a las elecciones, entre los cuales podemos enumerar los
siguientes (sin pretender que sean los únicos, son muchos los aspectos a
evaluar):

• El candidato que nos representa es un líder y un gerente capaz de atender
con propiedad el cargo de elección?
• El candidato es producto de un consenso entre las fuerzas que lo apoyan?
• Se corresponde la candidatura, no al consenso, pero si a la conveniencia
política?
• Hay razones de fuerza que nos lleven a apoyar a un candidato con el cual
no estamos de acuerdo?
• Nos ha convencido la razón para imponernos un paracaidista?
• Nos hemos organizado a fin de poder llevar la concepción del grupo o
hemos preferido la comodidad para que otros si lo hagan?
• Cuál es el costo político de ir unidos contra el costo de ir separados?

En fin son muchas las cuestiones a evaluarse, pero debemos tener presente
que ante la situación política que vive el país recobra vigencia la premisa
“O NOS UNIMOS COMO HERMANOS O NOS HUNDIMOS COMO IMBÉCILES” y hoy más que
nunca se hace necesario postular a los más aptos, por encima de la amistad
personal o las relaciones que mantenga el candidato con otros, su poder
económico o los beneficios personales que pueda obtener con el triunfo o
con la candidatura de tal o cual candidato. Es muy importante elegir a
quienes realmente estén identificados con los cambios y enfoques en la
gestión deseados por el colectivo. Recordemos como muchos de los candidatos
han ofrecido una gestión identificada con el deseo popular y al resultar
electos no recuerdan el significado del deseo popular, y parecieran
confundirlo con el beneficio personal... incluso traicionan al pueblo y el
proyecto que los llevó al cargo para cambiar la conducta por la del
negociador y hasta de experto cocinero de guisos, porque algunos parecen
cocinar solo guisos...

Los cargos de elección popular dan poder político, pero el verdadero poder
buscado por algunos es el poder económico, por lo cual algunos al llegar al
cargo buscar configurar un equipo con sus familiares y cooperadores más
cercanos para blindar su posición y negociar sin muestras claras del
negocio y del guiso. Al transcurrir el tiempo van perfeccionando la
estrategia y los negocios son más rentables, lo lamentable es que la
eficiencia no favorece al pueblo sino a su entorno... por eso debemos
escoger a los que realmente estén identificados con el cambio de esa
conducta y esos vicios repotenciados causante de muchas decepciones. Además
es hora de sacrificios, algunos deberán dejar de lado su aspiración
personal o grupal para darle paso a una candidatura unitaria, LO MÁS
IMPORTANTE ES PODER SELECCIONAR AL MEJOR PARA TODOS Y NO AL AMIGO POR SER AMIGO.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3076 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas