¿Seríamos aún súbditos de Su Majestad JuanCa si Bolívar no hubiese existido?

¿Individuo vs. sociedad?

Si bien vemos claramente la influencia de los dirigentes sobre sus sociedades, no solemos ver la influencia inversa. Está, por ejemplo, la evolución de Hugo Chávez por presión colectiva, desde aquel del «por ahora» hasta este de hoy, que nos salvó del ojo del huracán de la crisis, gracias a que evolucionó de la «Tercera Vía» de Tony Blair hacia los consejos de Fidel en materia de reservas internacionales, según él mismo contó hace poco. Vamos a sentir la crisis, porque no somos una isla en medio del universo, pero no vamos a descalabrarnos feo como los bancos más ansiosos, gracias a la crítica del neoliberalismo que hicimos Fidel, Chávez y nosotros todos juntos, cada quien según su estatura. Porque nadie es líder si no tiene quien al mismo tiempo lo siga y lo empuje. ¿Qué hubieran podido hacer Fidel y el Che si el pueblo cubano no los sigue? ¿Qué hubiera sido el Che si los bolivianos lo hubiesen seguido en 1967, igual que los cubanos en 1959?

Georgi Plejánov lo dijo en su obra Acerca del papel del individuo en la historia: «El gran hombre es el [...] iniciador porque ve más lejos que los demás y quiere con más fuerza que los demás; cumple las tareas científicas que la marcha anterior del desarrollo intelectual de la sociedad ha puesto a la orden del día; señala las nuevas necesidades sociales creadas por el desarrollo precedente de las relaciones sociales; asume la iniciativa en la satisfacción de esas necesidades» (G. V. Plejánov, Obras filosóficas escogidas, t. II, p. 333).

Por eso digo como Edgar Morin: La sociedad está en el individuo que está en la sociedad. Y también el individuo que está en la sociedad que está en el individuo. Son caras de un mismo fenómeno. Por aquello que también dice Morin: « Je suis dans le monde qui est en moi », que admite dos traducciones: 'Soy en el mundo que es en mí' y 'estoy en el mundo que está en mí'. Y hasta dos más: 'Estoy en el mundo que es en mí' y 'soy en el mundo que está en mí'. Lo que resuelve el dilema mente vs. mundo que se inicia en Descartes, pasa por el empiriocriticismo neokantiano que criticó Lenin y culmina en Morin. Pero ese es otro cuento. Largo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5544 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a66551.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO