Adios luz que te apagaste, Chávez

¡No!, no, no, esta si que no se la voy a dejar pasar al gobierno revolucionario y socialista del camarada Chávez. Ya Ana mi consorte se dio cuenta que al presidente de la Comisión de Energía y Minas Ángel Rodríguez, se le ocurrió la chispeante idea de proponerle a la “enérgica” Asamblea Nacional, una ley para regular y racionar el uso de la energía eléctrica. Ana, que es más chavista que la negrita Maria que tanto menciona mi comandante, me ha electrocutado y amenazado con bajarme el breke, si no le dejo poner las lucecitas que aquí en el Empedrao y en Santa Lucia, todas las mujeres desde la bajada de los furros hasta el día de reyes, cuidan de que estén alumbrando más que el mismisimo rayo del Catatumbo.

Tiene razón mi manceba, porque de donde saca éste diputado tan electrificante iniciativa parlamentaria, si ayer en la Cañada de Urdaneta, el Presidente inauguró una Planta Termoeléctrica y la “Misión Electrón”; que consiste en que todos aquellos que vivan en los alrededores de las planta generadoras de electricidad y que estén pelando cable, queden enchufados a los programas sociales que pondrá en marcha “bombillito rojo” Ramírez.

Con semejante destello legislativo, esta luminaria del parlamento no va a dejar que el encendido de las luces aquí en Maracaibo se produzca, y mucho menos el amanecer gaitero; y hasta razón tendrá este oscuro diputado, porque pá que le vamos a estar alumbrando el camino a tanto borracho amanecío entonando la Grey Zuliana.

Como rayo de luz, esta lumbrera de la Asamblea Nacional ha señalado: “Yo no descarto que haya alguna circunstancia que genere que se aplique un racionamiento de electricidad”. En estas circunstancias que nos irradia el hacedor de leyes, a mi se me ha prendido el bombillo, y tomando en cuenta aquello de la iniciativa popular, propongo que la primera medida de racionamiento se aplique rigurosamente en la ciudad capital, sacando la cuchilla de cinco a siete pm, y así como un rayo achicharramos dos pájaros de un solo chispazo; por un lado nos ahorramos las luces de los semáforos y la gente aplica la participación protagónica; ya que en las colas que se armarían, le echarían bola hablando mal y bien de estos brillantes racionamientos.

En medio de tanta caída de voltaje y con los kilovatios encendido, el propio comandante a más de un técnico del preciado servicio, les ha recordado que esta revolución es “todo el poder para el pueblo más electricidad”; y ha de ser así, porque de lo contrario va a tener razón mi mujercita, quien en medio del último apagón me sentenció: ¡mirá Douglas!, si por culpa de esa ley a nosotros no nos dejan prender las lucecitas vamos a quedar en tinieblas, porque más de una vieja del barrio va a salir a decir que somos oscuridad de la casa y candil de la calle; y allí si, hasta yo diré: adiós luz que te apagaste, Chávez.


douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2553 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor