Las mismas debilidades que favorecieron el golpe del 11 de abril

Venezolana de Televisión y Radio Nacional de Venezuela: ¿Dónde están los cambios propuestos por el Comandante Chávez?

Recientemente denuncié lo que está a la vista de todos, el plan internacional del tarado Cowboy instalado en la Casa Blanca, títere de las transnacionales petroleras, en complicidad con el Plan Colombia y la oligarquía mediática venezolana con los propietarios de medios internacionales, entre ellos CNN y los medios colombianos con la insistente participación de la conservadora casta política del vecino país.

Esta opción no es nueva y forma parte de la agenda que se está cumpliendo paso a paso, luego del fracaso golpista del 11 de abril, el paro petrolero y los diversos ataques desestabilizadores que han puesto en jaque a la economía venezolana. Hay un objetivo claro en nuestro caso, el derrocamiento de Hugo Chávez, piedra en el zapato de este patio trasero llamado Latinoamérica, y la entrega al imperio de nuestra industria petrolera… Así de simple.

Dicen por allí que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” y estoy por creer que no solo es una verdad increíblemente estúpida, si no lapidariamente estúpida. El proceso bolivariano cuenta con dos medios de comunicación de alcance respetable, Venezolana de Televisión (VTV) y Radio Nacional de Venezuela (RNV), que pudieran estar trabajando en función de la defensa de la revolución en tiempos difíciles y, de igual manera, en tiempos de calma. Pero, parece que no hay urgencia por resolver nuestro problema comunicacional. Digo “nuestro” ¡Carajo!, porque es un problema comunicacional de todo el pueblo soberano.

Hugo Chávez, le inyectó recientemente una cantidad generosa de recursos a ambos medios de comunicación del estado. Se suponía, porque las vainas están color de hormiga, que estos recursos iban a acelerar un proceso de transformación en Venezolana de Televisión y Radio Nacional de Venezuela. Se suponía, que estos recursos iban a radicalizar el trabajo informativo a favor del proceso. Se suponía, que estos recursos servirían de escudo, respuesta y ataque, en medio de una modernización y ampliación de la cobertura, seguido paralelamente por una transformación de los programas de opinión y la inclusión de personajes que levantaran chispas para contrarrestar el ataque mediático de las putas de los medios.

En diciembre todo fue paz y amor; se celebraron navidades dobles y los medios del estado, se llenaron de propagandas navideñas de los ministerios, de las gobernaciones, institutos y alcaldías. Es decir, un lapso preñado de buenas intenciones, mensajes de amor, risa y alegría que no se puede criticar, pero que también nos preñó de programas y entrevistas repetidas y unas lindas vacaciones para todos aquellos ilustres revolucionarios que disfrutaron de un merecido descanso… Mientras, en el canal del hampa y la conspiración, Venevisión, conjuntamente con sus colegas de fechorías, no descansaron ni siquiera el 31 de diciembre, cuando se lanzaron con aquel espectacular fin de año, a todas luces protagonista de una Plaza Altamira, aún territorio del más funesto plan conspirativo… Nosotros, los chicos buenos, bajando la guardia y ellos, los chicos malos, apretando el paso… ¡Que vaina!

Bueno, vamos a aceptar que nosotros, los televidentes y radioescuchas, merecíamos unas navidades dobles. Pero, llega enero y por espacio de dos semanas, se estuvieron repitiendo programas del año pasado. En los canales de la conspiración, mientras nuestros medios todavía tenían el ratón navideño, se empezaba a gestar un plan para desacreditar al CNE, para de nuevo involucrar a Hugo Chávez con la guerrilla colombiana y para anunciar supuestos ataques terroristas a las embajadas… ¿Los medios del estado? ¡Bien, Gracias!

Tenemos que aceptar de una vez por todas, que el único comunicador en este país se llama Hugo Chávez Frías. Venezolana de Televisión y Radio Nacional de Venezuela, explíquenme porque, no han asumido su rol protagónico de información y defensa del proceso venezolano, y solo se convierten en trinchera de lucha cuando el comandante Hugo Chávez emite sus cadenas o su programa dominical “Aló, Presidente”. Hay sus excepciones… ¡Como no! Sin embargo se dieron el tupé de sacarlos del aire y sustituirlos por programas banales, de corte institucional que adormecen al pueblo, mientras los golpistas arrecian en sus ataques para propiciar otro golpe de estado o, peor aún, una invasión del imperio… ¡Qué arrecho!

Yo no puedo discutir ni rebatir, que Vladimir Villegas tenga toda la intención de cambiar la dirección informativa de Venezolana de Televisión. Pero, las vainas no están funcionando o dentro del canal hay personas interesadas en que ese cambio no se produzca. Todavía tenemos a unas señoras, muy respetables, haciendo barquitos de papel y muñecos de trapo, mientras Globovisión se burla, miente, tergiversa y jode la labor que se está llevando a cabo en el gobierno. Se pusieron arbolitos en los plató, se pintaron muy bonitos y seguimos con la “equidad” informativa en tiempos de borrasca… Un suicidio que apunta directo a la cabeza del pueblo.

El caso RNV es peor aún. ¿Dónde carajo está Ricardo Durán y Azize Azán? ¿Por qué se cumplió la amenaza de sacarlos del aire, desde que hicieron aquellos magníficos programas con el Comisario de la DISIP, donde se desnudaba la labor llevada a cabo por la CIA para propiciar el golpe de estado y la conspiración en Venezuela? ¿Qué respuesta nos tiene la directora de RNV en este caso? ¿Va a pasar nuevamente lo sucedido con Rafael Febles, quien denunció irregularidades en el IVSS y eso propició su salida de RNV por presiones del hoy cuestionado Rafael Vargas?

Mientras en RNV se deshoja la margarita y anuncian una serie de programas que van a dejar “impactado” al soberano, vemos debilitarse la participación popular en esa radio. La reacción está trabajando a todo vapor creando nuevamente ese país virtual que favoreció las movilizaciones grotescas de la oposición y los encargados de asumir posiciones de defensa, están barajando alternativas que “suavicen” una guerra que perderemos por vía comunicacional a costa de una actitud burócrata y definitivamente entregada al envión de los golpistas.

No es primera vez que hago esta crítica y parece mentira que en esta materia no se haya avanzado y se sigan cometiendo los mismos errores que favorecieron un golpe de estado. Sean factores internos o externos, sean peleas intestinas dentro de ambos medios de comunicación, sea un sabotaje de quienes conspiran internamente para convertir a los medios del estado en una vía pasiva que vulnere al país o sea la ineptitud de quienes tienen la responsabilidad de ser pizarra de defensa de los intereses del pueblo, Hugo Chávez Frías tiene que actuar en nombre del soberano para que se tape esta brecha de una buena vez.

marioaporrea.org
msilvagayahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6684 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas