La crisis financiera: menos ricos y más pobres

LA GRAN DEPRESIÓN DE EEUU en 1929, se propagó por el resto de mundo capitalista. Llegó cuando precisamente cuando EEUU atravesaba por un período de crecimiento económico con productividad. Muy distinta a la crisis actual donde el crecimiento económico es negativo y apenas se produce. Las bolsas de valores se derrumbaron en 1929, los bancos se fueron a la quiebra, el dinero a crédito se evaporaba. Cientos de miles de personas quedaban sin empleos, sin vivienda, si modo de vida. Las empresas comenzaron a comprar entre ellas, a fusionarse, principalmente en el sector financiero. EEUU estaba gobernado por un republicano, Herbert Hoover cuyas medidas para superar la depresión, lo que hicieron fue prolongarla por varios años más. El país sin dineros bajo sus importaciones en casi dos tercios, y disminuyó su capacidad productiva, y por consiguiente exportadora. Cerraron fábricas, comercios, servicios, la pobreza se agudizó. Los países a quienes compraba o vendía EEUU fueron arrastrados en la crisis, al tenerlo como primero o segundo socio comercial. El patrón oro concluyo definitivamente como patrón monetario. A Hoover, lo siguió el demócrata Franklin Delano Roosevelt, quien aplicó un paquetazo de medidas económicas que tampoco revirtieron la situación. Los estadounidenses desesperados por las bajas condiciones de vida vagaban por todo el país buscando oportunidades de sobrevivencia. Aunque Roosevelt supo capitalizar, sin resolver, la crisis, para mantenerse como el hombre que gobernaba para salir de ella. Llegó al poder en 1934, y en 1937, la depresión continuaba. Países como Alemania, sufrieron índices de inflación diario de hasta 2000 por ciento. El gobierno reelecto de Roosevelt se embarca entonces en la aventura de la guerra europea para reactivar su industria bélica como principal generadora de empleo y de exportaciones. Todo el aparato productivo, científico, educativo y mano de obra se puso en función de una guerra que no era de los estadounidenses. Más de doce millones de personas de todas las edades consiguieron un empleo en pro de la guerra. De esa forma, los estadounidenses comenzaron a salir de la gran depresión. Sin antes sus gobiernos mataban de hambre ahora lo hacían a balazos y con bombas. El gasto gubernamental se dirigió a esa industria. Luego, emergiendo como el único país occidental con recursos, EEUU diseñó una arquitectura económica mundial que le permitiera cuidarse de sus propias crisis. Acabada la guerra, concentró su aparato productivo en reconstruir a Europa, manteniendo así su pleno empleo nacional y creando una deuda europea para con EEUU obligante en cualquier circunstancia. Europa Occidental socorrerá a su mentor EEUU de ser necesario hasta que pague el Plan Marshall (la reconstrucción de Europa por EEUU) *** LA CRISIS Del 2007. Han de estar los cerebros económicos de EEUU estudiando a fondo la gran depresión de 1929 – 42. Al igual que entonces un demócrata (así lo indican los hechos y las encuestas), sustituirá a un republicano causante de la crisis. Deberá presentar un programa que evite que la crisis se prolongue por tantos años, pues de seguro acabará en menos de cuatro con la popularidad del nuevo presidente. No es factible que una gran guerra sea la panacea, pues en el gobierno de Bush han mantenido dos conflictos bélicos de intensas proporciones, con resultados económicos más bien negativos. Por otra parte estas guerras ahora no benefician al gobierno sino a transnacionales bélicas, que si deben estar muy boyantes. El nuevo gobierno de EEUU tendrá que hacer una acción espectacular para reavivar el nacionalismo. Cuidado con eso *** LA CRISIS OBLIGARA A REVISAR EL SISTEMA INSTITUCIONAL CAPITALISTA, EEUU se verá obligado a solicitar auxilios a sus socios de Europa y Asia. Los gemelos Banco Mundial y FMI es poco lo que pueden hacer para conseguir cifras astronómicas como las que necesita EEUU. Europa actuará con mucha prudencia para no caer en el abismo de su gran socio, si logra escapar al holocausto financiero, lo ayudará sin presiones y sin mucha alharaca. Por lo pronto Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia coordinan estrategias y hasta discuten sobre refundar el capitalismo. Los nuevos exportadores a EEUU, incluyendo China y la India darán pasos adecuados para conservar su mercado norteño. Por el lado de América, los que tienen firmados tratados de libre comercio con EEUU, pueden tranquilamente enviarlos a sus archivos muertos. Los capitalistas carnívoros de siempre sacaran el máximo provecho de la crisis y engrosaran sus fortunas a costa del empobrecimiento de sus semejantes. Así es el negocio. Por el lado de los socialistas, son los tiempos de apurar la conformación de nuestra propia arquitectura económica internacional. Tarea difícil pero nunca imposible *** Hipólita y Matea, Madre y Maestra del Libertador al Panteón Nacional *** Voy que Corto

reibol@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2909 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas