Los Salarios como anticipos II

Los Propietarios de la Riqueza II

Según explicamos en la entrega I, de igual título, decíamos que:

“Deducido el valor de los MP insumidos en el PTB del año, el remanente pertenecería a ambos propietarios mediante alícuotas cuya cuantificación la determinarían contractualmente   los contratistas del caso, obreros y patronos.”. Ese remanente de valor se colocaría a determinado precio (P).

De resultas al empresario (E) le asistirá una ganancia porcentual (g) impuesta por el mercado a favor de su capital inicial (CIE) consistente en medios de producción (MP) y salarios (S).

Por su parte, al trabajador (T) en funciones, con un “capital” creado (CCT) le asistiría igual porcentaje por la parte del valor agregado (VA) pendiente cobro  = la conocida plusvalía (pl). Recordemos que recibe  salarios(S) a manera de anticipos.

En términos numéricos,  para una tasa estimada de ganancia,

(g) = 20%, y para una tasa de plusvalía (pl) = 100%, tendríamos el siguiente juego de igualdades,

Para MP = 80,  y   S = 20:

  1. CIE = MP + S, capital inicial del empresario (medios de producción y salarios);
  2. CCT = M’ – MP = VA, capital creado por el trabajador, 
  3. (M’ = MP +VA)
  4. P = 1, 2(MP + S) +1,2pl = 1, 2(MP +2S), precio logrado en el mercado para:
  5. M’ = MP + 2S, mercancía fabricada por T a partir de MP
  6. CFE = 1, 2(MP + S), capital final del empresario, y
  7. CFT = 1,2S, “capital” final del trabajador. 

De ese paquete de igualdades inferimos que:

1.- Al terminar el año económico, al empresario sólo le pertenecería una ganancia porcentual sobre su capital aportado. Este quedaría reducido al precio de los MP y al monto de los salarios cancelados antes de vender todo el inventario de M’, y

2.- A los trabajadores les pertenecería un segundo pago igual al monto de los salarios recibidos como anticipo, sumado a una ganancia porcentual no inferior a la recibida por el empresario sobre el remanente de valor agregado, M’-MP-S.

Si así fuere, se  llegaría a la corroboración de que la parte añadida a los MP pertenece al trabajador, cuyo valor lo recibe éste en anticipos salariales y en un segundo pago acrecentado por la supuesta tasa de ganancia a la que se hace merecedor el capital aportado por el empresario. O sea:

P = 1, 2(MP +S) + 1,2S = 1, 2(MP+2S). Este Segundo miembro de la igualdad contendría un sobreprecio de 20% sobre el valor de producción de M’, = MP + 2S, habida cuenta de que las ganancias del empresario y del trabajador, es decir:

0,2(MP +2S)   aparecerían  arrancadas del mercado. Desde luego, individualmente, microeconómicamente, esta desigualdad entre el valor de mercado y el valor real de la producción es concebible, pero no así macroeconómicamente porque sencillamente para que unos vendedores logren  ganancias debe haber otros que sufran pérdidas.

Ocurre que tanto la ganancia, g = 0,2(MP + S) más la de 0,2S, del empresario y del trabajador, respectivamente, carecen de respaldo físico, y sólo queda como precio de M’ = 1,2(MP + S) que pasa al bolsillo patronal, y a los trabajadores se les da como enteramente pagados con los salarios del caso.

Queda así corroborada la fuente del valor, la de la ganancia burguesa, y en resumen confirmamos la Explotación del Asalariado. Sin embargo sería cuestión de ensayar esta nueva visión de la ganancia procedente del mercado, y de la escasez como fuente de la riqueza dentro de los parámetros económicos reformulados en estas entregas sobre  los “salarios” y los “propietarios de la riqueza”.

osmarcastillo@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1669 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: