De Tormentas y Tormentos

Las tormentas y los huracanes son fenómenos naturales frecuentes en esta zona caribeña y oras regiones del mundo desde hace siglos. Ahora más frecuentes, más extraños y más potentes que nunca.

Este es una de las venganzas de una corteza terrestre y una atmósfera agredida, depredada, saqueada, calentada, contaminada…por los seres humanos y las modos de producción y distribución existentes a lo largo de la historia de nuestro planeta.

El industrialismo en general, el capitalismo y el imperialismo en particular, tienen los mejores y más extravagantes record en esa persistente agresión. Han desatado todos los diablos y potenciado las reacciones destructivas del ambiente depredado y envenenado.

Pero eso no es lo peor, sino el empobrecimiento atroz y simultáneo de los seres humanos y del entorno donde habitan.

En ese plano, el neoliberalismo, la globalización neoliberal, ha venido a acelerar, profundizar y extender estos dramáticos empobrecimientos; potenciando a la vez la vulnerabilidad de las sociedades y, sobretodo, de sus enormes contingentes humanos empujados a la más extrema precariedad de vida y a las áreas más esquilmadas y hostiles.

Poblaciones miserables y territorios de altos riesgos forman un dúo inseparable.

Los seres humanos empobrecidos son empujados a las áreas territoriales más inseguras: a los cauces secos, las orillas de los ríos y mares, a la falda de los volcanes, a las montañas deforestadas, a los derrocaderos, a las zonas inundables, al pie de las lomas y colinas erosionadas, a las tierras fangosas y/o desérticas…

Allí sobreviven en casuchas y ranchos de tablas viejas, zinc, hojalata, cartón, yaguas, plásticos, bloques y ladrillos de mala calidad; sin bases estables, con techos y paredes frágiles.

Allí persisten a la espera del día o de la noche trágica, ya no solo por los efectos de fenómenos naturales altamente destructivos, sino incluso de aguaceros, temblores, oleajes, tormentas y crecidas menores.

A mayor empobrecimiento, a mayor desertificación, a mayor depredación y saqueo….mayor vulnerabilidad y mayores riesgos.

Sin Estados que la protejan, con gobiernos insolidarios, elites egoístas y explotadoras, economías privatizadas y deshumanizadas.

Tormentas no clasistas sobre sociedades clasistas, con territorios saqueados y poblaciones carentes de lo mínimo e imprescindible.

Huracanes y terremotos no clasitas sobre sociedades clasistas, repletas de desigualdades e injusticias.

La minoría capitalista, las oligarquías capitalista, los sectores ricos o de altos ingresos ubicados en áreas seguras, en residencias seguras, en zonas con drenajes, frente a calles asfaltadas, protegidos de paredes y muros fuertes, con reservas de agua, con buenas excretas, con tendidos eléctricos seguros, con cisternas bien construidas, sobre tierra firme, con potentes vehículos, con buenos colegios y buenas clínicas, con reservas alimenticias, con trabajadores(a) a su servicio, con dinero a granel.

Unos pocos en la pequeña New York y los/as más en las aldeas y tugurios arrasables por las aguas, los vientos, los derrumbes y los temblores. Otra franja social intermedia en áreas ni tan seguras, ni tan vulnerables.

La desigualdad y estratificación social se expresa dramáticamente también en mayores, menores o ningún riesgo frente a fenómenos naturales de diferentes magnitudes.

Los mayores riesgos cada vez amenazan un mayor número de personas y zonas.

El empobrecimiento continuo hace cada vez más vulnerables a las mayorías populares, incluso frente a fenómenos menos potentes. Cualquier aguacero puede devenir en destrucción y muerte.

El afán de lucro y la corrupción es además causa de la fragilidad de construcciones modernas habitadas y utilizadas por sectores medios.

Las tragedias no son fundamentalmente naturales, más cuando el formidable avance de la ciencia y de la técnica posibilita anular, minimizar y/o contener la esencia o la parte destructiva de ciertos fenómenos naturales más o menos dañinos.

Las tragedias hoy son fundamentalmente sociales.

Producto del devenir capitalista-imperialista del planeta. Hijas del empobrecimiento integral de enormes contingente humanos y territorios. Hijas de las desigualdades e injusticias sociales.

Por eso lo de aquí en esta época de ciclones, lo de Jamaica, lo de Louisiana, lo de Bolivia, lo de Centroamérica...¡Lo de África y amplias regiones de Asia! Por lo contrario no es así en Cuba, aun bloqueada.

Vamos seguros hacia la catástrofe general y al genocidio social total, sino nos decidimos a transitar otras rutas.

Y eso no es una condena insalvable cuando otro mundo, otra América, otro país son imperiosamente posibles: con sociedades solidarias, justas… ¡Socialistas!


narcisoisaconde@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1262 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: