Momento estelar

Venezuela vive un momento importante en su historia. Ha logrado zafarse de ataduras ultrajantes, lo que le permite inhalar un aire puro y ha influido en otros países para el rescate de los principios básicos sobre los cuales se fundamenta una nación libre y soberana. Respira en una atmósfera de libertad, muy distinta a la repugnante con que se asfixia a los pueblos subyugados. El descontento, cercado, pero aún beligerante, poco a poco se deposita en el fondo, como el cieno en las aguas limpias de los ríos o de los lagos. No es la primera vez que Venezuela juega un papel liberador, y la característica del pueblo venezolano ha sido su lucha por la libertad como pocos países en el mundo, desde las guerras de Independencia y su agitada vida posterior, como en el siglo pasado, con el enfrentamiento a las dictaduras y a gobiernos antinacionales por medio de la violencia redentora, como el Carupanazo, el Porteñazo, el Caracazo, los movimientos militares del 4 de febrero y 27 de noviembre del 92, la presión pública que obligó a llevar a juicio a dos presidentes felones: Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi y que concluyó con el triunfo de un gobierno genuinamente popular.

Venezuela no solamente está viviendo un momento estelar en el campo de la lucha por la libertad y el afianzamiento de los principios de su soberanía, sino también en el campo espiritual. Estamos presenciando con regocijo el papel que está desempeñando nuestro país en el mundo en el campo de la música por obra de dos personajes que nos enorgullecen: el profesor José Antonio Abreu y el prodigio Gustavo Dudamel. El arte, como la luz, ilumina todo lo que rozan sus rayos, en particular la vida espiritual, máxime si es también la de los humildes, como es el caso. Además, utilizarlo para perfeccionar la sensibilidad artística y mejorar la conducta de los niños son propósitos grandiosos. El arte, también, es una fuente de riqueza eterna, por lo que en el alma de toda persona pervive el encanto inagotable de una época, de un ser o de una ciudad, como la Florencia renacentista, debido al arte que la asoleó durante largo tiempo.

Abogado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2878 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor