El IVSS, notoria desconsideración Antisocialista para sus asegurados

De entrada, reconocemos la mejora actual en la prestación de servicios del
Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS)

Hasta la llegada de esta "V República" (VR), que de "pública" tiene muy
poco, y sí mucho de privada, el IVSS mantuvo una actuación deficiente con
sus clientes. Como recordamos, este instituto es un ente híbrido, una
especie de Empresa Mixta, que vorazmente se alimenta con una buena tajada
del Erario Público, una pequeñita migaja de los empresarios y con una
tajadota del salario de su clientela.

Con la llegada de la VR, que sigue teniendo muy poco de pública y sí muchote
de ente privado, se mejoró algunas de sus prestaciones, entre otras el pago
puntual de las pensiones de vejez, seguida de la incorporación entre sus
beneficiarios de pacientes no necesariamente asegurados ni cotizadores, de
quienes en la Venezuela "rica" y de la presente VR siguen abundantemente a
expensas de la caridad pública.

Por supuesto, esta mejora del servicio medicoasistencial, prestado por un
ente que sigue atado a patrones técnicos característicos de un personal de
bajos rendimientos propios de la Cuarta República (IVR), ha sido obviamente
con cargo a una merma en la calidad y oportunidad en la prestación de
servicios para sus cotizadores natos.

En pocas palabras, ahora son los propios asegurados quienes comparten sus
antiguos y deficientes servicios, porque hasta donde sabemos, las
instalaciones, aporte estatal y afines, no guardan relación armónica con la
nueva nómina de beneficiarios populistamente "asegurados". Acotemos que la
inflación ha dado cuenta de buena parte de los posibles incrementos de
todas las fuentes financieras del ente en cuestión.

Seguimos: Esta empresa mixta, de servicios medicoasistenciales, y para
"pensiones de vejez", invalidez y hasta de muerte, se muestra muy
responsable con los patronos que coticen puntualmente. Por este mecanismo
los patronos se liberan a bajo coste del pago de días de reposos médicos
prescritos o convalidados, debida o indebidamente, por los galenos
burocráticos del IVSS.

Es cierto que con alta eficiencia y protección de su patrimonio, esta
empresa mixta, con la llegada de la VR, ha frenado sus ilícitos egresos por
concepto de prestaciones de vejez e invalidez. Recordemos que algunos
familiares, probablemente acosados por penurias hogareñas propias de la
mayoría de sus asegurados, seguían cobrando la pensión, a pesar de que el
beneficiario directo había fallecido.

Pero, para no ser completa la buena labor que viene prestando esta empresa
mixta, los pensionados del IVSS deben obligatoriamente ir personalísimamente
a cobrar su pensión, con sus propios pasos, en camillas, con muletas,
alzaprimado por familiares, cegatos, invidentes y bajo otras no menos
desconsideradas y antisocialistas formas antihumanas de asistir a oficinas
bancarias con escalinatas de muchos y empinados escalones, con aire
acondicionado insalubre, para sentarse en el suelo y esperar largas colas
en la mayoría de esas oficinas, etc., etc.

En entregas anteriores hemos sido hasta majaderos al sugerirle a esta
Administración Pública de la presente república que esa desconsideración que
mantiene el IVSS con sus puntuales asegurados se podría eliminar con un
simple mandato presidencial. Las alcaldías podrían perfecta e
inmediatamente notificar oficialmente al IVSS con copia de la Partida de
defunción del asegurado en cuestión. Y en paralelo permitir a los
pensionados la figura de su representatividad a través de terceras personas
en los casos de impedimentos físicos o mentales de notorio padecimiento.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4044 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas