Que no se repita la historia...

Ya otras veces hemos oído esas exclamaciones de júbilo. Nos unimos a ellas con inmensa alegría. Ha sido una extraordinaria jornada democrática y pacífica. En verdad, la masiva concurrencia, en la más absoluta normalidad, de centenares de miles de venezolanos para afirmar la voluntad de revocar el mandato a los diputados que faltaron a la lealtad y se dedicaron a servir al golpismo, a la cola de la ultraderecha y el fascismo, es una demostración sin par de civismo y de democracia.
Ya en siete ocasiones anteriores, a la hora de elegir Presidente o al llamar a Constituyente o cuando fue refrendada la Constitución Bolivariana, el pueblo hizo igual expresión de su voluntad cívica y democrática. También hubo en esas ocasiones aquellas exclamaciones de júbilo. Sin embargo, la vieja política no respetó la decisión popular.

Ahora mismo, mientras millones de venezolanos festejan las jornadas democráticas, pacíficas y cívicas, la vieja política retorciéndose de odio, continúa en su plan de torcer el rumbo del país y regresar al antiguo sistema de exclusiones sociales y sumisión a los intereses extranjeros.

No debe repetirse la historia. Después de las victorias de 1988 y 1999, nos confiamos en que bastaban las contundentes demostraciones de civismo y democracia para asegurar el desarrollo pacífico del proceso revolucionario. Sin embargo, no fue así. Vino el golpe de Estado del 11 de abril y más tarde el paro terrorista de diciembre y enero recientes.

La vieja política no cederá pacíficamente. No acepta sus derrotas porque no tolera la pérdida de sus privilegios y el poder del pueblo. Una y otra vez intentará la revancha, incluso el terror y la intervención extranjera. Ahora mismo está abocada a un programa siniestro para destruir la democracia bolivariana en el marco de la convocatoria al referendo revocatorio del mandato del Presidente de la República. Hoy decimos: el mejor festejo al éxito de las jornadas de revocatoria de los diputados que “saltaron la talanquera” es no desmovilizar al pueblo y mantener el máximo alerta en la defensa de las instituciones democrática y la Constitución.
Mientras la vieja política tenga a su alcance el apoyo extranjero y la televisión, poderosa arma de distorsión y engaño, está en peligro la República Bolivariana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3047 veces.



Guillermo García Ponce


Visite el perfil de Guillermo García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo García Ponce

Guillermo García Ponce

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a5765.htmlCd0NV CAC = Y co = US