Las recetas de Estados Unidos para derrocar a Chávez

Mucho se ha escrito sobre las intenciones del gobierno de Estados Unidos de
acabar definitivamente con el gobierno bolivariano de Hugo Chávez. Las
razones más conocidas son: su necesidad de petróleo barato, la oposición al
ALCA, proteger a sus aliados. El motivo de fondo es el viejo miedo de las
potencias a que se descarríe una oveja y arrastre a las demás.

Recuérdese el caso de Paraguay colonial que por haber implementado una
alternativa de desarrollo fue destruido por los españoles. O el Paraguay
republicano que por próspero fue sometido por Inglaterra a un exterminio en
el siglo XIX. Era el Paraguay de Francisco Solano López que enfrentó al
imperio y a las poderosas oligarquías de Suramérica.

El método imperialista es clínicamente infalible: Extirpar el tumor desde la
raíz para evitar la contaminación del resto del cuerpo.

La operación puede ser hecha desde adentro con un dictador militar o una
partidocracia que se encargue de curar cualquier “enfermedad” que ponga en
riesgo los intereses del hegemón. En Venezuela se encargaron de ello Juan
Vicente Gómez, Pérez Jiménez y luego la Alianza de Punto Fijo. En Colombia,
el bipartidismo liberal-conservador; en el Cono Sur, Brasil, Centroamérica y
el Caribe los gorilas milicos que aplicaron la criminal doctrina de la
seguridad nacional. La segunda forma, es la intervención directa a través de
los médicos marines como los que operaron en Nicaragua, República Dominicana
Grenada, Panamá... Y claro está, las cirugías mixtas. Ejemplos hay en toda
la América Latina, África y Asia.

Es extraño, el imperio conoce la receta. Pero ignora los efectos. Extraño
porque muchos escritores de derecha han afirmado que mientras más intenta
penetrar el imperialismo, mayor es la reacción de los pueblos en su contra.


Los dos miedos del imperio

1) Comunismo

El pánico que le provocó el auge del socialismo liderado por la Unión de
República Socialistas Soviética (URSS) después de la II Guerra Mundial,
redimensiona la política de EEUU. Es entonces cuando elabora su estrategia
mundial contra el comunismo. Para eso, los medios de comunicación cumplieron
una gran labor al convencer a la desprevenida humanidad que comunismo es
igual a infierno a Satán. En su plan involucraron a la Iglesia Católica; la
misma iglesia que no condenó el holocausto contra el pueblo judío en
Alemania, ahora actuaba por suposiciones. Esa lucha “del bien contra el mal”
se etiquetó como Doctrina Truman o del mundo libre que llevó a EEUU a
declarar la guerra a varios países como Corea y Vietnam, a asaltar a Bahía
de Cochinos en Cuba y a mantener una tensa calma con la URSS en un
equilibrio de poder que duraría 45 años, con objetivos militares precisos
por ambas partes. Cualquiera que disintiera de los postulados gringos era
acusado de comunista, de hereje que debía ser sometido a la inquisición
imperialista. El brazo económico de la estrategia fue el Plan Marshall.

Solo Cuba, China y Corea del Norte han sobrevivido a la guerra fría. China
es intocable, más ahora que se catapulta tecnológicamente al lanzar su
primera nave espacial. Los chinos son hoy poderosos en todo los sentidos;
los norcoreanos también le dado su mensaje a Bush: “Tenemos armas nucleares,
si quieres ven por nosotros”. Como el imperio es como el mapurite (“sabe a
quien…”) no se le ocurrirá hacer nada contra sus iguales militares. Cuba es
otra historia ¿Cuál sería la actitud de EEUU si Cuba firma un tratado de
amistad y reciprocidad con China? Con China las relaciones son “tensamente
cordiales” hasta se disculpan encarecidamente cuando en sus daños
colaterales está incluida una embajada china.


2) Terrorismo

Cuando se agota el cuento del comunismo y la crisis energética amenaza con
corroer las entrañas del imperio, éste decide remozar su vieja doctrina y
gritar a los cuatro vientos que ahora el problema son los terroristas. Pero
no los suyos, que los tienen en varios estados y en colegios; sino los del
exterior. Y no precisamente los que destruyeron las torres gemelas sino
cualquiera que no se proclamase antiterrorista y más si gobierna en un país
petrolero. Un EEUU, ya no tan económicamente fuerte como antaño, reclama al
mundo ayuda para derrotar al eje del mal. Esta vez el Papa no cae en la
inocentada de sus predecesores, aunque muchos de sus cardenales y obispos sí


La Doctrina Truman toma el nuevo nombre de Doctrina Bush (Plan de Seguridad
Nacional y Estrategia de EEUU y su brazo económico será el Plan Energético
Bush). Las primeras víctimas de la estrategia hegemónica fueron Afganistán e
Irak.


Venezuela en la lista

El Plan Energético Bush es una manera de colonialismo moderno en la cual los
países petroleros conservan nominalmente su soberanía, mientras las
transnacionales absorben sus recursos minerales y energéticos. El mundo es
dividido en zonas energéticas de acuerdo a sus reservas: Medio oriente,
América del Sur, Asia Meridional, y Norte América. La división será la guía
del imperialismo.

A primera vista, no había ningún problema. En Medio Oriente basta con
mantener ardiendo el conflicto palestino, para que los árabes vendan sin
condición su petróleo. Como Hussein estorba le inventan un informe de
fabricar armas de destrucción masiva y lo derrocan (Desconociendo la
reacción popular).

En el caso de América del Sur, todo fluye hasta que en 1998 sucede un
imprevisto en la Venezuela de Simón Bolívar. La misma que se levantó contra
el imperio español en 1810 para derrotarlo finalmente en 1824 en la batalla
de Ayacucho.

Un presidente de extracción popular, conjugando al pueblo civil y militar
dirige una política exterior sustentada en la multipolaridad económica para
acabar con la dependencia económica y la pluralidad ideológica para
acercarse al mundo sin importar ideologías. Es así como Venezuela se acerca
a China, el Asia Pacífico, las naciones OPEP, Rusia y Francia. Consolida sus
vínculos con Sur América y el Caribe y riega el retoño de la integración.

Los aliados nacionales llaman la atención al imperio que de inmediato activa
sus mecanismos contra el miedo. La revolución bolivariana parece seria.
Hasta se da un marco jurídico nuevo, normalizó la tenencia de la tierra, la
pesca, los hidrocarburos, las finanzas y pone a la gente a participar.


Estados Unidos saca los manuales

Hay que parar a Chávez. Se desempolvan los manuales. Se ordena a los medios
de comunicación privado crear la matriz de opinión contraria a este incomodo
personaje y a su gente. Es sencillo: Es un terrorista (de esa manera que la
comunidad internacional ayudará a eliminarlo) y, además, es un comunista (de
esa forma la Iglesia Católica no se negará a condenarlo).

La primera operación fue el modelo chileno. Esta incluyó el exitoso golpe
militar del 11 de abril de 2002. Todos los sectores involucrados cumplieron
su papel: Iglesia, empresas, alto mando militar y los aliados
internacionales en Europa y América. Pero les falló un actor que creían
adormecido por las televisoras: El pueblo. Y Chávez volvió

El modelo chileno fue apaleado nuevamente en el binomio diciembre-enero. A
partir de allí el imperio y sus aliados ha puesto en marcha varias
operaciones simultáneas, siempre con la participación irrestricta de los de
medios de comunicación: La operación Nicaragua (un fraude electoral avalado
por observadores internacionales); La Operación Panamá (vincular al
Presidente con el narcotráfico y supuestos delitos para buscar su
extradición pacífica o por la fuerza y hacerle un juicio en Estados Unidos o
España) y la fórmula Irak (mediante a informes falsos, como el de Linda
Robinsón, justificar una intervención multinacional en Venezuela que pudiera
tener el aval de uno de los alicaídos organismos multilaterales).


¿Qué pasará?

El hegemón no cesará en su empeño, aunque le lleve años. Menos en este
momento, cuando los postulados de la revolución bolivariana se propagan por
toda Sur América. Ya no es Venezuela ahora son los pueblos maduros y alertas
de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Colobia…En catorce años derrotamos
al imperio español. La revolución lleva apenas 5 años. Que nadie desmaye.



Visite: www.geocities.com/reinaldobolivar

Escuche: El Mundo en Venezuela. Jueves 3:00 PM por RNV Informativa

reibol@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3943 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas