De nuevo por el camino de la aventura

La vieja política anda de nuevo en ajetreos. Entre las impaciencias de los desesperados y las presiones de la fracción extremista, la tentativa de tomar el camino constitucional y pacífico se ahoga aceleradamente en su seno, si es que la tuvieron en algún momento. Vuelven a marcar el paso quienes apremian por una salida de fuerza, la “otra vía” como la llamó Carlos Ortega.

En el ascenso de la estrategia de aventuras y violencia ha jugado un papel relevante el “sector duro” de los intervensionistas norteamericanos. Los cambios en Argentina, Bolivia y Brasil y los presagios en Uruguay, Colombia, Salvador, Paraguay, han creado una estela pesimista en los círculos que apuestan por quitarle la cabeza a Chávez. Lo eliminamos ahora o después será demasiado tarde. Este es el criterio dominante en los conciliábulos extranjeros. Es la atmósfera en los grupos “duros” en Washington, Madrid y Bogotá.

También han influido las mediciones de opinión. No hay aliento para recoger las firmas. Demasiadas fisuras y fragmentaciones. Muchas dudas sobre el liderazgo. No hay seguridad en cumplir con las exigencias del CNE. Si se fracasa en las firmas, las repercusiones en el orden político nacional e internacional serán definitivas para consolidar al Presidente Chávez.

El cuadro en la vieja política inclina el peso de las decisiones a favor de quienes proponen un baño de sangre, incluso pagando el costoso precio de una dictadura de ultraderecha “ por 10 o 20 años”, con tal de salir de Chávez, como lo proclaman Carlos Ortega y Manuel Cova.

¿Es una locura? No, no es una locura. Es un expediente a la mano. Ya fuimos testigos cuando el golpe de Estado del 11 de abril y después lo proclamaron abiertamente Juan Fernández y Carlos Ortega durante el paro golpista de diciembre pasado. Los “duros” imponen su política de aventuras y violencia, bajo el paraguas del desenfrenado apetito belicista y reaccionario de los grupos dominantes en Washington, Madrid y Bogotá. La ultraderecha no entiende otra política sino la fuerza, la guerra y el golpe de Estado. Bush ha conducido a Estados Unidos al desastre de Irak. Uribe sumergió a Colombia en las tenazas

de la ocupación extranjera y el estado de sitio. El propio Felipe González acaba de señalar a Aznar como responsable de hundir a España en el fraccionamiento, la intolerancia y la reacción. ¿Qué puede esperarse, entonces, de sus seguidores en Venezuela?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2790 veces.



Guillermo García Ponce


Visite el perfil de Guillermo García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo García Ponce

Guillermo García Ponce

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a5492.htmlCd0NV CAC = Y co = US