¿Miedo a los medios?

Encadenen a los Golpistas

La oposición ha incrementado su nivel pernicioso de propaganda antigubernamental. Era de esperarse, pues el plan para un nuevo golpe de estado ya está en proceso y tiene fecha de ejecución. Las jineteras de los medios, fieles y estrechos componentes de este plan fascista ordenado por el imperio, arrecian en sus ataques y no darán cuartel hasta ver colgado en la Plaza Bolívar el cuerpo del Comandante Hugo Chávez. Esta no es una simple conclusión subjetiva en busca de reacciones exageradas. Es un hecho real e incuestionable que debe ser tomado en cuenta por quienes nos representan y están a cargo de ordenar las fichas en el tablero. La reacción no quiere cometer el error de dejar vivo nuevamente a quien ha soliviantado la esperanza en el pueblo. Chávez es la piedra en el zapato, tanto para quienes han perdido cuotas de poder, como para aquellos que están enquistados en el poder y desean negociar su suerte en una era post Chavista.

Nuevamente me veo obligado a mencionar el triste papel que sigue llevando a cabo los medios de comunicación del estado. Pero ahora, debo lamentar el carácter suicida del mismo elemento clave de esta revolución. El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, si tenemos que elevar esta observación de manera respetuosa ó el Comandante Hugo Chávez Frías, si tengo que mencionar al revolucionario que dirige este proceso de cambios, debería entender que la defensa comunicacional del estado sigue tan vulnerable como en Abril del 2002. Si tenemos que valorar algunos cambios positivos en materia de comunicaciones, tendríamos que darle más valor al nacimiento de un hormiguero de medios alternativos y a la constancia de quienes crearon esas trincheras de defensa con las uñas y (aquí el suicidio de un estado) sin recibir el apoyo efectivo de su defendido.

A medida que se acerca la fecha que utilizará la oposición para fracasar, esa vaina es un hecho, en la recolección de firmas y afinan las alternativas golpistas para crear un clima de desestabilización, los medios de comunicación privados han puesto en ejecución una campaña soez de desinformación que haría sonrojar a la cuna del periodismo más amarillista del planeta. Sin embargo y con la excepción de algunos periodistas comprometidos con la verdad, los medios del estado siguen manteniendo una actitud de indolencia, de ingenuidad (es arrecho creerlo) y de poca creatividad periodística para contrarrestar esa sucia campaña planificada y elaborada para enterrar a este gobierno legítimo y soberano. Con promesas no vamos a la guerra y los logros alcanzados por los medios alternativos, no serán suficientes si el mismo estado no acelera los cambios prometidos para transformar al canal del estado en una punta de lanza para la revolución. ¡Ojo! Entendiendo que los cambios no son solo estructurales; más bien programáticos y operacionales.

Recientemente fue expuesta en Suecia, la película “La Revolución no será transmitida”. Según datos obtenidos, esta exhibición fue colocada en horario estelar y tuvo una audiencia cercana a los cuatro millones de habitantes en ese país. Una serie de peticiones de los usuarios, llevaron a que esta película fuera repetida nuevamente en el mismo horario estelar al día siguiente y nuevamente acaparó la atención de millones de televidentes ¿Qué sucedió y por que hubo interés en el pueblo sueco para pedir que se repitiera “Chávez The Film” ó “La Revolución no será transmitida”? La respuesta es muy simple. Esta película es un documental histórico que desmontó la mentira que quisieron imponer las transnacionales de las comunicaciones dirigidas por la Casa Blanca. Esa película ridiculizó a nivel internacional a los magistrados de este pobre e inoperante Tribunal Supremo de Justicia, cuando decidieron que aquí hubo un “Vació de Poder”. En consecuencia, no solo el pueblo sueco sacó sus conclusiones y se encontró con una conspiración mediática y soez que trató de justificar un vulgar Golpe de Estado; si no que demuestra el enorme poder comunicacional que tiene la Verdad cuando se le presenta a quienes han sido engañados por el poder mediático.

La televisora chilena sacó un especial de dos horas con relación a las actividades de la CIA en su país, partiendo de un análisis de algunas acciones probadas en Latinoamérica, hasta el golpe de estado que acaba con la vida de Salvador Allende. Allí, desde Guatemala con la caída de Jacobo Arbenz hasta el Chile que ensangrentaría el General Augusto Pinochet, se ve repetido el guión que ocasionó el Carmonazo del 11 de Abril. Uno tras otro se cumplen cada uno de los pasos que pusieron en práctica, idénticos y solo ajustados a ligeras diferencias operacionales. Sin embargo, tenemos a favor que han pasado treinta y más de cuarenta años de esas operaciones dirigidas desde el imperio y un avance impresionante en las comunicaciones que también han servido de arma para las defensas revolucionarias. Hace tres décadas, el poder mediático podía ocultar el crimen ejecutado por los gorilas latinoamericanos, asalariados del imperio. Hoy no; hoy encuentra resistencia y solo basta un segundo para que una denuncia se convierta en una verdad insoslayable que obliga a los fascistas a ser más cuidadosos. Ese es un punto que favorece al devenir histórico de las naciones que luchan por alcanzar la victoria popular.

Estas dos producciones son un ejemplo del combate mediático que debemos imponer para crear conciencia en nuestra población. Las grandes mayorías, los que fueron excluidos, están siendo bombardeados a diario por las cuatro jineteras, mientras en VTV entrevistan a un carajo que podría tener importancia en tiempos de paz, pero que no me sirve para responderle a mis enemigos en tiempos de guerra. La clase media disociada, vive enquistada en Globovisión, Venevisión, Radio Caracas televisión y Televen, por no decir CNN y otras mierdas, como RTVE española que lleva tres días desmembrando, desvistiendo, deshojando cada uno de los pelos del Príncipe de Asturias y la plebeya que escogió para echar un polvo real. Ahora ¿Qué debe hacer el estado, amén de echar a un lado esa inclinación suicida que nos jodería a todos los que creemos en un proceso de cambios? Encadenar a todas las televisoras en horario estelar para llevarle a la población estas dos producciones magistrales y otras que sirvan para desmontar el golpe que está en proceso. No se pierde nada y más bien se logra ampliar la Verdad a sectores que solo tienen acceso a la basura que es transmitida por las jineteras.

Hace poco, en conversación que sostuve con un alto personero del gobierno, pude reflejarle mi angustia por dos errores elementales. Primero, que nuestros medios alternativos necesitan atención inmediata del estado para desarrollar una ampliación comunicacional a los sectores que están severamente atacados por los medios conspiradores. No es posible que estemos en el poder y sigamos actuando como organizaciones clandestinas. En segundo lugar, los medios bajo la tutela del estado, deben abanderar la lucha revolucionaria con programaciones más audaces, más comprometidas y más combativas. El enemigo que tenemos en frente, actúa sin contemplación, pertinaz y no le importa cuantas muertes se puedan ocasionar con su labor destructora.

Incuestionablemente laboramos por fe en la lucha popular y en la real autodeterminación de nuestro pueblo. Entonces ¿A que le temen nuestros líderes?

mario@aporrea.org
msilvaga@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3580 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas