El Monseñor Porritas y su Cruz Gamada



Hay una forma de ataque de la ultra derecha norteamericana a la que denominan “Slime and Defend” (Ensucia y Defiende). Este ataque consiste en engrasar la maquinaria para enlodar a un personaje, organización ó evento que se oponga a los intereses mezquinos de la ultra derecha. El funcionamiento de este método en Venezuela por parte de la oposición, ha enrarecido más de un proceso que implique cambios y que pudieran afectar las parcelas de poder de la oligarquía. No importa si el personaje es inmaculado políticamente; no importa si la organización es respetable y menos aún importa si los eventos favorecen a las grandes mayorías. Lo importante es que cualquier factor, sea personaje, organización ó evento, no pase el alambre de púas que la oligarquía ha establecido como límite, por encima de la constitución y las leyes. Si algún personaje, organización ó evento osa pasar ese límite, se pone en funcionamiento todo el poder económico que respalda a esa oligarquía para hurgar en los antecedentes de estos tres factores y encontrar un punto, una coma, un número equivocado ó un respiro a destiempo para atacarlos con todo y desvirtuar la verdad que los respalde; incluyendo la utilización de la mentira repetida una y otra vez.

Monseñor Porritas, a pesar de su enconada labor publicitaria y de ser un experto en el chismorreo de los pasillos en El Vaticano, no logró ser Cardenal y menos alcanzó heredar el puesto del difunto Velazco. Para ser un hombre que viste la sotana del sacrilegio y haber dejado a Dios en la pulpería de su pueblo, no era extraño que buscara al primer camarógrafo de Globovisión y desatara su ira celestial en contra del gobierno y así desahogar tan enorme fracaso personal. Sus tristes declaraciones muestran realmente al ser humano, al matón de esquina, al chismoso de pensión y demuestran que su vocación pastoral, solo fue un documento firmado para obtener una profesión que le rindiera beneficios económicos; una vocación cualquiera, de una industria cualquiera en la que hay que matar a sus adversarios para alcanzar notoriedad y niveles superiores. “Ciertamente, - se repetirá Porritas varias veces - no soy Cardenal y tampoco me subieron de cargo. Pero ¡Carajo! Si puedo seguir jodiendo a nombre de la Iglesia… “Slime and Defend”. Recuerden siempre este método…

Monseñor Porritas declaró lo siguiente ayer: "El esquema de lo que está pasando aquí en Venezuela no es nada nuevo, responde a un libreto escrito desde hace mucho tiempo. Ver lo que está pasando en Venezuela, ante lo que es la mentalidad alemana, con el nazismo, con los italianos con el fascismo, en los españoles con el franquismo". ¡Claro! A Porritas se le olvida la pasividad cómplice del Papa Pío XII, a quien el historiador inglés John Cornwell lo tilda de ser “El Papa de Hitler”. A Porritas se le olvida que la iglesia católica estuvo a la diestra de Benito Mussolini, quien le permite recobrar la categoría de Estado al Vaticano en 1929, luego del pacto Iglesia-Estado en varios Concordatos de los Papas Pío XI y Pío XII; por cierto, ambos Papas relacionados con el fascismo y el nazismo.

A Porritas se le olvida, y dejé el tema español para detallarlo mejor, que la Iglesia Católica española comienza a fraguar su relación con el franquismo desde el Alzamiento Nacional del 18 de Julio de 1936, según palabras del Obispo de Solana y posterior Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Vicente Enrique y Tarancón, que “es motivo también de optimismo el sabernos regido y gobernados por un hombre providencial (Francisco Franco), que con criterio netamente católico ha dado una orientación magnífica a las leyes del estado”. La Falange Española Tradicionalista, milicia causante de la encarcelación y muerte de miles de españoles, fue vista por este monseñor fascista “con simpatía por que esta milicia debe orientar hacia ella los miembros para que cumplan en sus filas con los deberes que en esta hora presente impone el patriotismo…” En pocas palabras: Denunciar, Exterminar, Desaparecer a todo lo que huela a comunismo, incluso ideas liberales… “Slime and Defend”… Sigan recordando el método que Porrita sigue con mucha disciplina…

Con todo el respeto que se merecen todos aquellos sacerdotes revolucionarios que buscan en la palabra cristiana ese acercamiento a las clases populares y el afán de justicia que los excluidos de esta nación encuentran en el proceso bolivariano, una basura como Monseñor Porritas no puede representarlos y venir a hablar de fascismo o nazismo cuando su eminencia el día 12 de Abril celebraba al lado de los golpistas la caída de un gobierno legítimo y llegó a declarar a el diario El Nacional que "¿Si el Presidente había irrespetado la Constitución de 1961, cómo pretendía ahora que fuera respetada la del 1999?" Porritas no tiene moral para hablar de fascismo, cuando se evidencian sus vínculos con un golpe de estado que echó por tierra durante pocas horas todos los avances de un pueblo. Un pueblo que él jamás ha representado como pastor y menos como consejero espiritual. Porritas representa hoy a la oligarquía y a ese estado político policial que se instaló durante casi medio siglo en Venezuela para joder a los pobres. En consecuencia ¿De qué fascismo habla este vagabundo que ha vivido a expensas de sus misas enjoyadas y confesando a quienes se han robado nuestros sueños? ¿A quien trata Porritas de enlodar para defender a su amo el capital? ¿Por qué habla Porritas de fascismo, cuando El Vaticano debería estar pidiendo perdón al mundo por haberlo apoyado? ¿Por qué Porritas no se ocupa de limpiar su patio, escondiendo a un pederasta en Barquisimeto?

Le queda muy mal al monseñor Porritas, hacer estas declaraciones justo cuando se asoma nuevamente un plan conspirativo. Porritas es desmedidamente ambicioso y no me extrañaría que hubieran nexos de la Jerarquía Católica, para triangular a los golpistas políticos, militares drogos e iglesia pederasta con los fondos de una oligarquía desesperada y el asesoramiento de la CIA en la aventura de un nuevo 11 de Abril.

“Slime and Defend”.,. Porritas ha aprendido muy bien esta fórmula de ataque para defender los intereses de la ultra derecha. Pero, y me hago estas preguntas por encima del optimismo golpista de unos pocos: ¿Será que no saben lo que está pasando en los cerros? ¿Por qué subestiman a esa masa que se encuentra alerta en los barrios?...

Monseñor Porritas… La cruz que lleva en el cuello se ha transmutado… Es ahora una cruz gamada, solo le faltan las botas…


marioaporrea.org
msilvagayahoo.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 5219 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas